Para reunir y compartir información en inglés sobre Uruguay, la galesa Karen Ann Higgs creó Guru’Guay, un blog que ofrece notas de gastronomía, hospedaje, recorridos y vida nocturna en Montevideo

En el comienzo estuvo una desilusión. Por partida doble. Primero, como estudiante. Luego, como ciudadana adoptiva. La primera la llevó a viajar. La segunda, a escribir. Karen Ann Higgs proviene de Gales, una tierra donde el frío “te hace sentir miserable”, dice Karen, con una carcajada contagiosa, sentada en el living, bañado de luz, de su casa en el Parque Rodó. Junto con su esposo, Sergio, es dueña de un hostel, Casa Sarandí, y en paralelo, responsable de Guru’Guay, un blog con información para extranjeros de habla inglesa que usualmente no encontraban centralizada en la web. Ambos emprendimientos tienen una íntima conexión.


Guay Not? Ubicada en el tercer piso de un edificio art déco en Ciudad Vieja, cerca del Teatro Solís, la guest house Casa Sarandí cuenta con dos habitaciones, Máscara y Sirena (ver Especial Interiorismo de galería Nº 608, agosto de 2012). Inaugurada en 2010, fue distinguida con los premios Travellers Choice de TripAdvisor en 2014 y 2015. Desde los inicios, para recibir a sus huéspedes, Karen les preparaba una guía, de unas cuatro páginas, con indicaciones prácticas del barrio y de cómo trasladarse, lugares donde desayunar, una lista de sitios para degustar vinos y recomendaciones para hacer compras, en especial si disponían de poco tiempo. Al final de la estadía, que a veces no sobrepasaba las 48 horas, los turistas le comentaban que las pocas páginas que ella les había suministrado contenían información más jugosa, útil y actualizada que la guía internacional que ellos portaban en sus bolsillos. “Muchas veces en algunas guías internacionales Uruguay aparece como un capítulo de Argentina”, comenta Karen, que continúa recibiendo a los huéspedes con su minifolleto. Además de hallarse frente a datos erróneos (lo que en la guía aparecía como un restorán elegante en la ciudad era uno de comida rápida), los turistas de habla inglesa le comentaban que no encontraban información del país y de Montevideo en su idioma. Que lo que había en Internet estaba muy disperso y no era siempre confiable. Y que ella, que llevaba tantos años en Montevideo y que conocía tan bien el lugar, debería centralizar esa información en inglés en una página web, en un blog.

Karen empezó con el blog. Hizo un concurso entre sus amigas para decidirse por el nombre. Guru’Guay, nombre propuesto por una compañera de facultad de Londres, le ganó en la hora a Guay Not?. Para mayo de 2013, Karen ya estaba escribiendo posteos sobre cómo aprovechar lo mejor posible el tiempo en Montevideo y las razones por las que vale la pena visitar Piriápolis y Punta Colorada. Un día se contactó con ella un corresponsal de la revista de viajes “Lonely Planet” que había visto sus posteos. Le interesaba hablar con ella para actualizar y ampliar información. Karen se sorprendió cuando el corresponsal le dijo el tiempo que pensaba quedarse en Uruguay: tres días. “Me quedé tan ofendida”, recuerda.

“Llegué hasta acá porque fui mochilera y me enamoré de alguien del sur”, dice entre risas. “Mi esposo es de Entre Ríos, lo conocí en Costa Rica. Y cada vez que me encontraba con personas de habla inglesa, me decían que Uruguay no valía la pena. No no hay nada, te lo podés saltear, me decían. Yo tenía unos veintipocos. Y ahora pienso que lo que puede haber pasado es que Uruguay no tiene los grandes paisajes dramáticos, los escenarios épicos, las playas tropicales de otros países de sudamérica, no tiene esas fotos, y aunque sí tiene una actividad cultural fenomenal, la información disponible en inglés era muy poca y muy dispersa y no nos enterábamos. Ahora también la información es escasa y dispersa. El episodio con el corresponsal de la revista fue determinante. Ya llevaba 12 años viviendo en Uruguay y sabía que tres días no alcanzaban para actualizar ni siquiera la información de Montevideo”, comentó.

Los temas surgieron de las preguntas y de las conversaciones con los huéspedes de Casa Sarandí. También de las inquietudes propias que ha vivido ella misma como ciudadana del mundo. Inquietudes que son muchas, como sus facetas. Nacida en Newport —fue la primera bebé del año nuevo, la portada del diario local—, después de terminar la secundaria en Gales, de estudiar en Londres, de manejar la posibilidad e ir a Francia para estudiar francés, de irse a California para licenciarse en Historia y Literatura Americana y decepcionarse al comprobar que Latinoamérica apenas estaba contemplada en un módulo y que ni siquiera figuraba el español en el programa de estudios, Karen —que también es música y cantante— viajó a México. Fue a visitar a una compañera de clase, y por error nunca se encontró con ella, así que terminó vagando sola en el aeropuerto hasta que se hizo de unas amigas alemanas y se quedó a vivir tres meses. Entonces, adiós al francés, aló al español. Regresó a Gales, trabajó, ahorró, cargó la mochila y a viajar por el sur. Cuando veía a Uruguay en mapa y preguntaba por ese pequeño país, los que hablaban en inglés se encogían de hombros.

Sobre la base de todas sus inquietudes han surgido posteos que están entre los hits del Guru’Guay: “Uruguay, el país más gay friendly de América del Sur”,

Hay un post genial: “5 álbumes de Uruguay que debés escuchar”, que incluye “Contraseña”, de Jaime Roos, y “Mateo solo bien se lame”, de Eduardo Mateo (la autora no se atreve a traducir el título), entre otras instituciones. Con 16.000 visitas a su blog en marzo, la mayoría de EEUU, las notas de Guru’Guay tienen un amable balance de información, cariño y humor que los usuarios agradecen en los comentarios. Karen, que antes de instalarse en Montevideo vivió en Buenos Aires, había pasado una semana en la ciudad en pleno invierno y quedó fascinada con la intensidad del sol en la calle. Desde el blog recomienda observar la arquitectura montevideana y ofrece recomendaciones de hoteles boutique donde alojarse. También hay textos dedicados a cómo moverse en taxi por Montevideo, las mejores y las peores aerolíneas para volar a Uruguay, cómo aprovechar mejor la noche en la ciudad, una nota sobre “Tiranos Temblad” (“¿Tiene Uruguay el informativo más divertido del mundo?”), nota inevitable sobre Pepe Mujica y, claro, sobre la marihuana: “¿Pueden los extranjeros comprar marihuana en Uruguay?”, y Karen aclara desde el principio que no hay turismo cannábico.

A todo esto, ¿qué le sobra y qué le falta a Montevideo? “Hay actividades culturales de sobra. Es impresionante. Todos los días elijo una actividad para la página en Facebook de la guest house. Si hay algo que sobra, y para bien, es eso. Siempre hay. Los jueves, viernes, sábados y domingos es increíble, impagable. En otras ciudades no es así, no existe la variedad de acá”, dice Karen. “Lo que falta es la parte gastronómica. La comida es sencilla, con ingredientes de primer nivel, no hay nada para criticar, el problema es encontrar restoranes que tengan constancia en lo que sirven: vas cinco veces a un lugar, tres veces comés excelente y dos veces no. Y lo que ocurre es que la comida acá es cara. La gente que viene de afuera paga precios caros, pero siempre y cuando valga la pena. Lamentablemente me resulta muy difícil recomendar lugares. Otro tema a mejorar es la cartelería en los museos, casi no hay en inglés. Muy pocos lo tienen.

Juan Andrés Ferreira
Foto: Luciano Dogliotti