El casamiento de Lucía Soria

2min 1
Nº1943 - al de Noviembre de 2017

El sábado 4 en la tardecita, la zona de Carrasco delimitada por las calles Rostand y Carlos Federico Sáez se transformó en una fiesta para recibir a los invitados que asistieron al casamiento de Lucía Soria y Federico Roquero.

Como amantes de los espacios al aire libre, la pareja decidió además celebrar allí un año colmado de éxitos. Lucía, chef y jurado del programa MasterChef de Canal 10, y Federico, uno de los responsables de la productora de espectáculos A Chicken, se hospedaron en el Hotel Sofitel.

Cerca de las siete de la tarde caminaron hacia la plaza Rostand, en donde tuvo lugar la ceremonia. La idea de casarse surgió del novio, lo hablaron naturalmente varias veces hasta que, entre los dos, decidieron fijar la fecha para noviembre. Junto a su amigo Francis Mallmann y el equipo del restaurante Manzanar, la pareja comenzó a organizar una fiesta en la que se sintieran ellos mismos y pudieran disfrutar de todas las instancias de la noche.

Los novios en el Hotel Sofitel antes de la ceremonia.

Lucía eligió un vestido diseñado por Margo Baridon, asimétrico, con un volado que recorría su figura, logrando un atuendo elegante y cómodo, simple y festivo. Al terminar la sesión de fotos en el lobby del Sofitel, la pareja partió hacia la plaza. 

La fiesta continuó en Manzanar, decorado por Mallmann con mesas largas vestidas con arreglos florales blancos. Su amigo Antonio Musacco consiguió los primeros jazmines del año para que la mamá y hermanas de Lucía armaran los bouquets. El DJ Federico Deutsch, también amigo de los novios, tuvo la responsabilidad de musicalizar la noche. 

El chef Mallmann ideó el menú sorpresa para los novios. Desde la mañana instaló en la plaza sus característicos fuegos para preparar distintos tipos de carnes y vegetales. 

La pareja y amigos caminaron desde el Sofitel hasta la plaza Rostand, donde se celebró la ceremonia.

En el tapeo se sirvieron sandwiches a la plancha con palta, tomate y panceta crocante; piadina de parmesano y jamón de parma; empanadas y sandwich de pan negro, pescado, zucchini y menta. Como entrada, salmón en cama de bambú con papas aplastadas y de plato principal ojo de bife colgado, pollos al hilo y rescoldo de calabazas, cebollas, boniato y remolacha. De postre, el menú consistió en ananá asado al hilo, frutillas a la plancha y helado de crema. 

A causa de sus distintas actividades, los novios dejaron su luna de miel en José Ignacio para más adelante. 

Francis Mallmann preparando la cena.