Caetano Veloso junto a sus hijos Moreno, Tom y Zeca. Foto: Rafael Berezinski

Caetano Veloso presenta Ofertório junto a sus tres hijos, el martes 24 en el Antel Arena

Cantando en familia

3min
Nº2038 - al de Septiembre de 2019
Javier Alfonso

Ahora que los tres ya están grandes y algo de esto de la música entienden, tengo ganas de grabar un disco y salir de gira con los nenes, pensó una mañana Caetano Veloso. Y puso manos a la obra. Un año después de publicar Ofertório, su primer disco junto a sus tres hijos, Moreno, Tom y Zeca. El martes 24 el que quizá sea el mayor artista viviente de Brasil volverá a actuar en Montevideo, por quinta vez en los últimos 10 años. A las 21 h en el Antel Arena, presentará este show basado en el extenso disco grabado en vivo, en idéntico formato acústico al que veremos aquí: un piano, una guitarra, mínimas percusiones de mano y, por supuesto, las cuatro voces de los Veloso, en todas las combinaciones armónicas posibles.

A los 77 años y con más de 50 discos publicados, Caetano ostenta, junto a leyendas como Paul McCartney y Mick Jagger, el privilegio de poder interpretar sus canciones históricas en las mismas condiciones en las que fueron creadas. Y por eso conserva intacta su vigencia, incluso arriesgando como lo hizo en el crossover al rock con su notable trilogía Cê. En el plano político, el ascenso de Jair Bolsonaro al poder renovó su espíritu contestatario, al punto de dedicar una canción en su contra, Ele Não, en plena campaña electoral. Pocos días después que el ultraderechista llegó al Planalto y una de sus ministras reivindicó que “ahora el rosado volverá a ser de las niñas y el celeste de los varones”, Veloso apareció con remera rosa y la imagen se viralizó de inmediato. Antes de que Bolsonaro cumpliera un mes en el cargo, Caetano ya le había dedicado otra canción, Prohibido el carnaval, compuesta y grabada junto con Daniela Mercury, en protesta contra las primeras medidas de censura del nuevo gobierno.

En una entrevista promocional para esta gira Veloso habló de cómo la música marcó el vínculo con sus hijos. “Desde la infancia de cada uno de ellos me gusta estar cerca. Cada uno es diferente. Siempre he cantado para que duerman. A Moreno y Zeca les gustaba. Tom me pedía que dejara de cantar. Yendo por caminos diferentes, todos se acercaron a la música a partir de un momento de la vida”.

Moreno Veloso es el mayor de los tres hermanos. Nació en 1972, cuando Caetano volvió de su exilio londinense a su Bahía natal. De los tres, es el que tiene la carrera más importante. De hecho, cuando aún era niño creó y cantó el leitmotiv de la melodía de Um canto de afoxé para o bloco do ilê, coautoría que su padre se encargó de reconocer en los créditos de Cores, Nomes, su disco de 1982. Moreno asumió, junto con Pedro Sá, la dirección musical y producción discográfica del período rockero de Veloso, marcado por los discos Cê (2006), Zii e Zie (2009) y Abraçaço (2012), proyecto con el que visitó dos veces Montevideo, en 2010 y 2013.

“Hace unos años, hice, atendiendo a una invitación específica, un show con Moreno, que fue una de las mejores cosas que me sucedieron en la vida. En el show que haremos ahora, volveremos a ciertas canciones imposibles de ser descartadas, como Un canto de afoxé. Moreno tiene una línea creativa extremadamente refinada. Su disco individual es uno de los más bellos ejemplos de delicadeza de la historia de la canción brasileña”. Pese a que ningún progenitor puede ser objetivo e imparcial al hablar de sus hijos, al escuchar Ofertório no se puede sino darle la razón.

Zeca, el hermano del medio, 20 años menos que Moreno, se dedicó desde la adolescencia a la música electrónica. “Zeca siempre adoró la música, y justo cuando creía que no había para sí mismo un camino en esa actividad compuso un grupo de canciones conmovedoras. Al oír una de ellas, Djavan exigió que él la mostrase en público. Se resistió, pero en este show finalmente obedecerá a Djavan”.

Tom es el más joven, nacido en 1997, y aún está en los inicios de su carrera musical, en la banda Dónica, que fusiona rock y MPB. “A Tom, al principio, ni le llamaba la atención la música, y hoy es, de nosotros cuatro, el más naturalmente dotado para las relaciones entre las alturas, los tiempos y todos los signos musicales”, dice su padre.

El repertorio del show fue seleccionado mayormente por los tres hijos. Hay clásicos de Caetano como O leãozinho, Reconvexo y Trem Das Corers. Hay varios temas de cada uno de los hijos y versiones de clásicos ajenos como Força Estranha, de Roberto Carlos. “Es un show familiar, nacido de mi voluntad de ser feliz. Tener hijos fue lo más importante de mi vida adulta. Lo que aprendí con el nacimiento de Moreno —y se confirmó con las llegadas de Zeca y Tom— no tiene nombre y no tiene precio”.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.