Por primera vez en su historia, el Secretariado Ejecutivo de la central sindical tendrá 30 % de mujeres en su integración

El nuevo PIT-CNT

8min
Nº1972 - al de Junio de 2018
Escribe: Elena Risso

El PIT-CNT concretó un reclamo que desde hacía años estaba dando vueltas internamente y que en el último tiempo se había convertido en un pedido frecunte entre sus afiliadas: la necesidad de aumentar la presencia femenina en sus órganos de dirección.

Ayer miércoles 6, la central sindical dio un paso significativo en ese sentido, al dejar instalado su nuevo Secretariado Ejecutivo, en el cual cinco de sus 15 miembros son mujeres. Es la primera vez en la historia que la presencia femenina alcanza 30 % del órgano de conducción.

Los avances de las mujeres en distintas áreas de actividad, ganando terreno en sectores tradicionalmente asociados a los hombres, no se venían reflejando en la interna del movimiento sindical. Sin embargo, finalmente, el sábado 26 el XIII Congreso del PIT-CNT eligió su nuevo Secretariado Ejecutivo y tuvo un cambio histórico.

Su conformación surgió de una lista única a la que se llegó por acuerdo entre los distintos sectores. En los últimos dos congresos se había resuelto avanzar en una mayor presencia femenina en los órganos de conducción, pero recién ahora se concretó porque cada sindicato tiene autonomía y al momento de definir el delegado que asistiría no siempre se optaba por mujeres.

El Secretariado Ejecutivo es uno de los órganos de conducción de la central sindical. Se reúne de manera semanal y fija los temas que luego trata la Mesa Representativa, que tiene 43 integrantes. También en ese ámbito un tercio de sus integrantes serán ahora mujeres. El máximo órgano de la central es su congreso, que se realiza una vez cada dos años.

Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT, dijo a galería que la nueva integración del Secretariado Ejecutivo es más democrática y destacó que “por suerte” hay más mujeres reclamando una mayor participación. “Son mujeres que se formaron, que tienen participación en sus sindicatos, no fue una cuotificación con antojo”, explicó.

Pereira indicó que el objetivo es que las mujeres tengan un rol importante en las instancias centrales del PIT-CNT, por ejemplo en los ámbitos de negociación colectiva, y que no solo estén “encasilladas” en temas de género. Hoy el PIT-CNT tiene unos 400.000 afiliados, de los cuales 40 % son mujeres.

Además de las cinco mujeres, sus otros integrantes son: Pereira (Federación Uruguaya de Magisterio); Marcelo Abdala (Unión Nacional de Trabajadores Metalúrgicos y Ramas Afines); Gabriel Molina (Sindicato Único de Telecomunicaciones); Fernando Gambera (Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay); Federico Barrios (Federación de Obreros y Empleados Molineros y Afines); José Fazzio (Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte); Daniel Urquiola (Federación Nacional de Municipales); José Lorenzo López (Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado); Marcos Acosta (Sindicato Único de Trabajadores del Mar y Afines), y Fernando Ferreira (Federación de Obreros y Empleados de la Bebida).

.

Valeria Ripoll. Foto: Adrián Echeverriaga
Foto: Adrián Echeverriaga

.

Valeria Ripoll

35 años

Secretaria general de la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (Adeom) y presidenta de la Federación Nacional de Municipales (FNM)

Cuando en 2007 hubo un llamado para  funcionarios en la Intendencia de Montevideo, era encargada de un local de McDonald’s y empleada de la Armada. Dejó esos dos puestos y comenzó a trabajar como auxiliar de atención al público y apoyo en el Planetario. Estaba embarazada de su segundo hijo y sufrió acoso laboral por parte de un superior, lo que la llevó a acercarse a Adeom. Así comenzó su carrera como dirigente sindical, hasta llegar a secretaria general.

Su trabajo es muy amplio. “Pasás de negociar con los compañeros de limpieza, que quizás visualmente son los más conocidos, a una situación de músicos de la Filarmónica, de actores, administrativos, médicos de la policlínica, hay una diversidad tan grande”, explicó Ripoll. Considera que existió una campaña de “demonización” de Adeom que ella intenta revertir.

Está en licencia sindical pero espera volver a trabajar en breve, una vez que logre compatibilizar su rol en Adeom con su desempeño laboral. En la intendencia hay unos 8.400 funcionarios, pero no tiene claro cuántas son mujeres porque, según dijo, el gobierno departamental no ha dado a conocer esos datos.

Tanto en Adeom como en la FNM su trabajo va más allá de los temas estrictamente vinculados al género y en esa línea seguirá en el Secretariado Ejecutivo. De todas maneras, confía en que la presencia femenina vaya aumentando en los distintos ámbitos. “Creo que a medida que las mujeres vamos ocupando lugares en los sindicatos los hacemos más amigables. Por ejemplo, hay veces que mis hijos me acompañan a las movilizaciones, porque son parte de mi vida. Cada vez más mujeres y hombres los llevan, ese entorno lo modificamos nosotros”, dijo.

.

Abigail Puig. Foto: Adrián Echeverriaga
Foto: Adrián Echeverriaga

.

Abigail Puig
33 años

Secretaria de la Organización de la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicios (Fuecys).

Fue una de las oradoras del último acto por el Día de los Trabajadores. Empezó a trabajar en Tata en 2006 y ahí inició su militancia sindical formal. Antes solo había participado en temas puntuales en el ámbito estudiantil en el IAVA, pero no tenía identificación partidaria. Es cajera de Macromercado. Está dedicada a tiempo completo a la organización sindical, pero evalúa la forma de volver a su lugar de trabajo al menos unas horas.

Fuecys tiene unos 22.000 afiliados y más del 50 % son mujeres. Puig considera que las prioridades en el Secretariado deben pasar por mejorar la comunicación de logros y conquistas, y también por promover campañas de afiliación entre los sectores más jóvenes de la población.

Recuerda que le tocó vivir situaciones de discriminación por su condición de mujer cuando discutió con los empresarios en las mesas de negociación y también en la interna de su sindicato. “En 2007 eran pocas las mujeres que estaban militando, vi cómo algunas se retiraron de la militancia sindical por el machismo que había. Eran otras las formas de relacionarse. Con la llegada de más mujeres, de jóvenes, se empezó a hacer una lavada de cara al sindicato y hoy por hoy tenemos muchísima participación”, dijo Puig, quien destacó que en su sindicato comenzará un taller de lenguaje inclusivo vinculado a políticas de género.

.

Laura Alberti. Foto: Adrián Echeverriaga
Foto: Adrián Echeverriaga

.

Laura Alberti
41 años

Integrante del Consejo Directivo Nacional del Sindicato Único Nacional de la Construcción y Anexos (Sunca).

En 2006 empezó a trabajar en una fábrica de cerámicas y poco a poco se inició en la militancia sindical. Empezó involucrándose en temas básicos vinculados a las condiciones laborales de esa planta —como el frío, el calor, o el ruido en el lugar de trabajo— y en 2010 desembarcó en el Sunca para negociar por los Consejos de Salarios. Poco a poco se fue abriendo camino en la interna del sindicato, que agrupa a unos 45.000 trabajadores, de los cuales las mujeres representan apenas 2 %.

Hoy está en licencia sindical.

Fue una de las abanderadas en la discusión de temas de género dentro de su sindicado, ya sea militando a favor de la ley de violencia integral u organizando talleres relacionados con el acoso callejero. Sobre esos puntos, dijo, el PIT-CNT ya está trabajando, y ella espera sumar su colaboración. Sin embargo, estima que la presencia femenina no debe encasillarse solo en temas de género. Por eso considera que el nuevo Secretariado deberá enfocarse en promover una mayor organización de los trabajadores y “seguir peleando” por Consejos de Salarios y nuevas leyes obreras.

.

Soraya Larrosa. Foto: Adrián Echeverriaga.
Foto: Adrián Echeverriaga.

.

Soraya Larrosa
57 años

Secretaria general adjunta de la Federación Uruguaya de la Salud (FUS) e integrante de la Dirección de la Asociación de Funcionarios del Casmu (Afcasmu).

Comenzó la militancia sindical a la salida de la dictadura, apenas ingresó al Casmu. Su primer trabajo fue como auxiliar de servicio y después se desempeñó durante años en el lavadero de la institución, donde fue planchadora. Ahora es telefonista de la central del Casmu. Sigue en esa función, y pide licencia sindical cuando la necesita para alguna actividad en concreto.

La FUS tiene alrededor de 33.000 afiliados, de los cuales casi 70 % son mujeres. Para Larrosa, las prioridades en el Secretariado Ejecutivo son las negociaciones en los Consejos de Salarios y el proyecto de Rendición de Cuentas. “Para nosotros es lo fundamental porque eso define las condiciones laborales de los trabajadores y sus salarios”, dijo.

Otro asunto que considera se debe abordar de forma prioritaria es la violencia de género. “Es un tema que está instalado en la sociedad. Por ser un gremio de mujeres tenemos  un montón de compañeras que son víctimas de violencia de género, a veces podemos ayudar y a veces no visibilizamos”, explicó.

.

Fernanda Aguirre. Foto: Luciano Dogliotti.
Foto: Luciano Dogliotti.

.

Fernanda Aguirre
43 años

Secretaria general del Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay (Sughu); secretaria de Derechos Humanos del PIT-CNT.

Cuando en 2002 llegó al sector gastronómico decidió afiliarse al sindicato y comenzó la militancia en ese ámbito, algo que hasta entonces solo había hecho en lo social. Trabajó en un cine, un supermercado, y hoy lo hace en una empresa de organización de eventos, donde es ayudante de cocina y también se desempeña como moza y maître.

El Sughu tiene una cantidad variable de afiliados, porque depende de la estacionalidad de los servicios. Si bien hay más de 1.200 afiliados, en la práctica no está claro cuántos son efectivamente cotizantes, algo que se está tratando de contabilizar ahora. Aguirre explicó que es un sindicato “bastante parejo” en lo que respecta a hombres y mujeres, algo que fue cambiando en la última década, cuando la mayoría era claramente masculina.

Aguirre ya ocupaba un lugar en el Secretariado del PIT-CNT y en este nuevo período quiere avanzar en lo que considera que son los “desafíos” del movimiento sindical: la búsqueda de “verdad y justicia” sobre muertos y desparecidos durante la dictadura y “mejorar la distribución de la riqueza y la calidad de vida de los trabajadores”. “La mayoría sigue estando en una situación de salarios muy sumergidos, este período hay que pelear por desmercantilizar la educación y la salud y mejorar los salarios mínimos”, dijo. Para Aguirre, la presencia de más mujeres en el PIT-CNT permitirá contar con un movimiento sindical “más democrático y participativo”.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.