Foto: Nicolás der Agopián

Hay cada vez más casos judiciales que involucran armas; los ministerios de Defensa e Interior no logran ponerse de acuerdo para reglamentar la ley que regula su posesión

El poder de fuego de los delincuentes aumenta mientras crece la cantidad de importación y tenencia de armas en manos de privados

6min 3
Nº1855 - al de Febrero de 2016
escriben José Peralta y Guillermo Draper

Dos delincuentes huyen de un control policial en Maldonado y dejan tirada una mochila. Adentro, además de droga y dinero, había una pistola Glock 9mm “adaptada” con un cargador extensible de 30 tiros y un dispositivo denominado Roin para usar la pistola como un fusil: con las dos manos y apoyada en un hombro.

Un operativo policial en La Unión derivó en la incautación de droga, dinero y varias armas, entre ellas otra Glock con cargador de 30 tiros, una pistola Bersa 9mm, una sub ametralladora FMK3 y un fusil modelo FAMAS calibre 5.56.

Los delincuentes buscan aumentar su poder de fuego en un contexto de “guerra” para disputarse el negocio de la droga en diversos barrios. “El paso siguiente y casi obvio”, dicen las autoridades del Ministerio del Interior, es que esas armas sean usadas contra policías, los jueces y fiscales.

Pero no son los únicos que quieren pertrecharse. Cada vez más los civiles buscan tener una, o al menos regularizar su posesión, al punto que la expedición de guías de armas alcanzó un máximo histórico de 17.939 en 2015, unas 4.000 más que en el año anterior, según datos a los que accedió Búsqueda.

Pese a que su presencia aumenta y que la Policía considera indispensable restringir su circulación, hace más de un año que los ministerios de Interior y Defensa no logran ponerse de acuerdo en el decreto que reglamenta la denominada “ley de armas”, una norma aprobada en agosto de 2014. Esta demora provoca que algunos jueces no apliquen la ley, explicaron los informantes, y que detenidos sean dejados en libertad pese a que portaban armas sin autorización.

La disputa entre las dos secretarías de Estado llegó a un nivel tal que será la Presidencia la que resuelva sobre los puntos en discordia, dijeron fuentes del Poder Ejecutivo.

Más muertes por armas.

Durante su comparecencia en la Comisión Permanente del Parlamento, el 4 de febrero, el ministro Eduardo Bonomi describió la evolución de la delincuencia en Uruguay. Según la estadística oficial, en 2011 un 49% de los asesinatos ocurridos en el país fueron con armas de fuego. Esa cifra trepó hasta el 67% en 2015.

Bonomi declaró a Búsqueda que ese empuje se explica por el aumento de muertes como consecuencia de la “guerra” entre criminales. La Policía tiene identificada a varias bandas que están disputándose el control de algunos barrios como Villa Española y Cerro Norte.

Para poder incrementar sus arsenales los delincuentes apuntan a robar a civiles y coleccionistas, pero también a las fuerzas de seguridad.

La Policía alertó por algo que es una realidad, que cuando pierden armas, como están perdiendo ahora bastante seguido, los delincuentes las quieren recuperar enfrentando de a uno a la Policía. Porque no quieren cualquier arma, quieren determinados fusiles, determinadas armas automáticas y armas cortas quieren Glocks, que son las que tiene la Policía”, Bonomi.

“Puede ser que se agarre a un particular con una Glock, pero por lo general es la Policía. Por lo tanto quieren agarrarlos aisladamente. Y los fusiles los tienen los militares. Les salió bien una vez y después aparecieron imitadores a los que ya no les salió bien”, agregó.

El Ejército también constató, aunque de modo lateral, este incremento en la violencia entre delincuentes. El Servicio de Material y Armamento (SMA) es el responsable de llevar el registro nacional de armas desde 1944. A diario reciben pedidos de informes de la Justicia sobre armas de fuego que están implicadas en algún caso.

Según los datos suministrados por el SMA a Búsqueda, esas solicitudes aumentaron 39.5% en el último año. Los pedidos de informes pasaron de 1.662 en 2014 a 2.320 en 2015. Ese aumento está relacionado con la incautación de armas por parte del Ministerio del Interior. (Ver gráficas).

“Estamos recibiendo entre ocho y diez pedidos diarios. Tuvimos que reformular el servicio para responder en tiempo y forma”, dijo el coronel Hugo Rebollo, director general del SMA. El incremento fue tan alto que los militares resolvieron establecer un servicio de atención 24 horas para dar cumplimiento a las solicitudes.

Todas las armas. 

De 1944 a la fecha se registraron 605.313 armas en el país. De ellas, 43% son revólveres, 23% rifles, 18% pistolas, 15% escopetas y 0.30% pistolones.

De ese total hay 330.556 en circulación y 56.779 fueron destruidas. El resto (217.978) se encuentran en situación “irregular” ya que su registro no fue renovado. “Eso no quiere decir que sean ilegales, muchas veces son armas que se heredan, o quedan ahí tras la muerte del propietario y no se renuevan”, dijo a Búsqueda el coronel Daniel Farías, jefe del Registro Nacional de Armas.

En el SMA funciona el depósito judicial que alberga todas las armas incautadas por diferentes organismos. Actualmente hay 10.751 armas, 6.478 cortas y 4.273 largas que fueron decomisadas desde el 2012. Si bien la mayoría corresponden a las incautaciones del Ministerio del Interior, no son las únicas. La división Fauna del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente también aporta varias, explicó Farías

“Todo lo que es turismo relacionado con la caza tiene mucha importancia en el país. De hecho, entre pistolas y revólveres vendidas en el ámbito civil sigue siendo inferior al número de rifles que se vende”, sostuvo Farías

También Aduanas incauta armas y municiones que son ingresadas al país sin los debidos permisos.

Si la Justicia no solicita lo contrario, el SMA destruye las armas luego de un período de tiempo.

Más armas y más registros. 

Los números marcan que la sociedad también se está armando más. Según el registro del SMA, las importaciones de armas creció tanto por las compras civiles como por las estatales, en especial las del Ministerio del Interior y las de Defensa.

El año 2011 había marcado un récord histórico con 7.442 armas importadas. En 2015 la cifra trepó a 13.838. En ese período las compras estatales jugaron un papel fundamental en el crecimiento de las importaciones, en especial en la compra de pistolas; solo el año pasado Interior compró 8.000.

Las guías son el certificado expedido por el SMA donde se registra toda la información del arma. Hay tres tipos: la guía de propiedad, que se le expide al propietario de un arma; la guía de préstamo o transferencia que es cuando el propietario presta su arma a otra persona y la guía provisoria, que se expide por un período acotado (un turista o custodias presidenciales).

La expedición de guías de propiedad también aumentó. En 2014 totalizaron 13.837 y en 2015 pasaron a 17.939, otro máximo histórico.

Para los militares una parte de este crecimiento se explica en la campaña de regularización que vienen llevando adelante en todo el país para que la gente “se acerque” a las unidades militares con su arma y renueve su registro o solicite el mismo por primera vez. Sin embargo, reconocieron que también existe un aumento en la cantidad de población armada.

En 2014 se expidieron 6.418 guías por primera vez y 2.969 renovaciones mientras que en 2015 fueron 7.671 y 4.230 respectivamente. También aumentaron las guías de préstamo, que pasaron de 4.450 a 6.038.

“Apelamos a la tenencia responsable de las armas. Nuestro objetivo es seguir aumentando el registro mediante las campañas en todo el país”, sostuvo Rebollo.

Para Farías, la política de incentivar los registros viene siendo exitosa porque de todos los pedidos de informes solicitados por Interior en 2015, 78% correspondían a armas registradas. En 2014 solo 58% de las armas estaban registradas.

“Tratamos de concientizar a la población de que es fundamental que registren las armas, porque con la nueva ley si no la registran y tienen cualquier inconveniente con esa arma están expuestos a duras penas, ya sean multas o años en prisión”, dijo Farías.

Laudar.

El ministro Bonomi sostuvo que si bien el “poder de fuego de los criminales sigue siendo menor al de la Policía”, es “indispensable” reducir la cantidad de armas en manos de los delincuentes.

Ese era el objetivo principal de la ley aprobada a mediados del 2014, aunque sus efectos han sido escasos. “Los jueces se amparan en que no está reglamentada y muchas veces dejan en libertad a personas que portaban armas sin registrar”, cuestionó un jerarca de la Policía consultado.

La ley prohíbe “la tenencia y porte de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados que no hayan sido debidamente autorizados por el Ministerio del Interior, por el Ministerio de Defensa Nacional o por ambos, según corresponda”.

Interior elaboró un proyecto de decreto que no satisface a Defensa, dijeron las fuentes del gobierno. En las Fuerzas Armadas cuestionan que la Policía quiera tener su registro de armas y propietarios. Como las secretarías de Estado no se pusieron de acuerdo, añadieron, “será Presidencia la que laude”.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.