El Uno del fútbol uruguayo

3min 1
Nº1950 - al
Clementina Delacroix

El lunes 18 de diciembre se cerró un ciclo para el periodismo deportivo uruguayo. Julio Sánchez Padilla presidió la mesa de debate de fútbol de Estadio Uno por última vez. Habían pasado más 47 años desde el primer programa, emitido el 5 de julio de 1970. Pero esa permanencia en la pantalla —en un ciclo que se transmitió casi exclusivamente por Televisión Nacional de Uruguay (TNU)— no fue el único mojón del programa.

En 2002, Estadio Uno ingresó al Libro Guinness de los Récords como el programa de tevé con el director de más larga carrera frente a un mismo programa televisivo. Además, a pesar de la cantidad de años al aire, el formato básico se mantuvo estable a lo largo de las casi cinco décadas: un grupo de periodistas debatiendo sobre fútbol alrededor de una mesa. Según recordó Sánchez Padilla, en estos años pasaron más de 80 periodistas, entre ellos Carlos Muñoz, Alberto Kesman, Eduardo Rivas, Víctor Hugo Morales, Jorge da Silveira, Ariel Delbono y Juan Carlos Scelza. 

Estadio Uno también fue el primer programa en viajar a los mundiales de fútbol, lo hizo desde el de México 70 hasta el de Alemania 2006 de forma ininterrumpida. Y para no perder su esencia, colocaban la clásica mesa en la calle y transmitían desde cualquier lugar del mundo. Diego Maradona, Franz Beckenbauer, Julio Grondona y Pelé son solo algunos de los entrevistados que pasaron por esa mesa internacional.

“Prefiero despedirme a que me despidan”, dijo Sánchez Padilla en la despedida al aire. Los panelistas que formaban parte de su equipo en los últimos años y lo acompañaron en esa mesa de cierre —Silvia Pérez, Mario Bardanca, Ariel Alsina, Enrique Yanuzzi y Axel Fucks—, se mostraron conmovidos ante el fin de un ciclo histórico. “Valoro mucho que en Estadio Uno se pueda decir siempre lo que se pensaba, estuviera de acuerdo o no con el dueño del programa. Voy a extrañar”, comentó Silvia Pérez, única panelista femenina del ciclo. “Le agradezco el tiempo compartido y la oportunidad. Y lamento mucho el final. Pero me quedo con un montón de cosas buenas”, agregó Mario Bardanca. Antes de terminar, en el estudio de TNU aparecieron los nietos del conductor y al presentar el video final, Sánchez Padilla se despidió con un “hasta siempre”.

Algunos días más tarde, el conductor recibió a galería en su casa quinta del barrio Prado. Acompañado de su fiel perro Tango atravesó el jardín y se acercó al “club”, como se conoce la barbacoa de su casa, que por muchos años funcionó como escenografía y estudio de Estadio Uno. Allí, mientras miraba álbumes de fotos y recordaba nombres y anécdotas, transmitió la nostalgia ante el final de una etapa y a la vez el orgullo de haber creado un programa “exitoso y plural”. “En Uruguay lo más importante que hay es el fútbol, es el número uno”, dijo como una suerte de evaluación de su carrera, a los 85 años. Sin embargo, recordó que su inquietud por la televisión nació cuando fue contratado como comentarista de básquetbol para el programa Prisma de los deportes, de Eduardo Lalo Fernández. Cuando este programa fue sacado del aire, Sánchez Padilla sintió que era una lástima y decidió tomar las riendas del asunto. El resultado fue Estadio Uno, un programa que añorarán varias generaciones de futboleros y mucho más que ocho televidentes.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.