Foto: Presidencia

Gobierno avanza en estrategia de firmar varios TLC porque favorecen “bienestar de los pueblos”

3min 1
Nº1901 - al de Enero de 2017

Pese a las dudas que genera en sectores del Frente Amplio, el Poder Ejecutivo avanza en su estrategia de firmar tratados de libre comercio (TLC) porque considera que los acuerdos de “última generación” tienen un “énfasis en la dimensión del bienestar de los pueblos”.

Mientras en el gabinete comienzan las discusiones sobre el eventual acuerdo con China, cuyo desenlace no está claro para los integrantes del oficialismo, el gobierno envió al Parlamento el proyecto de ley para que el Poder Legislativo ratifique el TLC firmado entre Uruguay y Chile a comienzos de octubre.

En la exposición de motivos del proyecto, firmada el 29 de diciembre, el Poder Ejecutivo sostiene que el acuerdo con Chile contribuirá a “facilitar la operativa diaria del comercio” bilateral. En cuanto al TLC, una sigla que genera la alerta inmediata en sectores de la izquierda, el gobierno dice que se enmarca en los acuerdos de “última generación” que se aprueban en el mundo. Su “rasgo distintivo”, explica, es el “énfasis en la dimensión del bienestar de los pueblos, razón por la cual en virtud de ellos se adoptan compromisos en campos que a priori parecerían estar desconectados de las cuestiones  puramente comerciales, como los asuntos medioambientales, la igualdad de género, la reglamentación laboral”, entre otros.

El Parlamento deberá definir ahora si ratifica o no el acuerdo, sin posibilidades de aplicarle cambios. El vicepresidente del Frente Amplio y futuro presidente de la Cámara de Diputados, José Carlos Mahía (Frente Líber Seregni), dijo a Búsqueda que el TLC con Chile “sale”.

Su colega Daniel Caggiani (Movimiento de Participación Popular) fue un poco más cauto. Dijo que si bien la bancada oficialista ratificará el TLC y que apoya una política “agresiva” para abrir mercados, la llegada del proyecto al Parlamento abre “un segundo tiempo” que va a permitir “analizar con profundidad y detenimiento” los alcances de la iniciativa. El legislador quiere saber “cuáles son los sectores productivos que se beneficiarán y cuáles no” y qué tipo de estrategia adoptará Uruguay para asumir las consecuencias.

“Tenemos algunas preocupaciones con respecto a los compromisos que nuestro país podría asumir en materia de patentes y su posible impacto en un sector industrial importante, como en la fabricación de los medicamentos genéricos por parte de los laboratorios de fármacos uruguayos y su impacto en el Sistema Integrado de Salud”, dijo a Búsqueda.

Gabinete.

El gobierno espera que el TLC con Chile sea el primero de varios. La agenda de la Cancillería incluye, entre otras, negociaciones con Perú, México y China.

El ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, dijo a Búsqueda que la Comisión Interministerial para Asuntos de Comercio Exterior (Ciacex) está “analizando el fortalecimiento de la asociación estratégica con China y, eventualmente, el posible camino hacia una meta que está puesta ahí, que es el TLC”.

“Si alguien piensa que firmar un TLC es algo fácil o que resuelve todo, es difícil de saber. Yo estoy muy contento con la asociación estratégica con China”, afirmó.

En octubre del año pasado, el presidente Tabaré Vázquez encabezó una delegación que visitó China. “En este momento, las relaciones diplomáticas entre los dos países han cumplido 28 años. En el año 2018 cumpliremos 30 años y hemos fijado esa fecha como límite para firmar el Tratado de Libre Comercio”, dijo el mandatario.

Pero la posibilidad de concretarlo no parece clara. En diciembre, el gobierno uruguayo planteó a los demás países del Mercosur que se le concediese un permiso para llevar adelante la negociación con China, lo que fue vetado por Brasil.

El ministro de Economía, Danilo Astori, manifestó sus dudas al respecto. “Hay resistencia a la flexibilidad para que Uruguay haga un TLC bilateral con China. No veo salida”, afirmó Astori el 20 de diciembre en Radio El Espectador.

El canciller Rodolfo Nin Novoa dijo que Uruguay sigue firme en su determinación de llegar a un TLC. En declaraciones a Radio Carve, el lunes 9, el ministro sostuvo que “no hay un ‘no’ rotundo” al acuerdo por parte de Brasil.

Interés.

El lunes 9, el presidente de la Asamblea Popular China, Zhang Dejiang, transmitió a una delegación de legisladores uruguayos que visitó Beijing el interés de su país de concretar el acuerdo bilateral. 

El representante chino destacó las oportunidades que brinda Uruguay por su “estabilidad jurídica y política”, informó a Búsqueda el diputado blanco Gerardo Amarilla, que viajó a China junto a su correligionario Jorge Gandini y a Mahía.

“El TLC con China debería ser tratado como asunto de Estado”, dijo Amarilla.

En diciembre, el diputado Gonzalo Civila (Partido Socialista) opinó en una entrevista con Búsqueda que el tratado con China no llegará ni siquiera al Parlamento porque no es viable.