El director del BNS entre el apoyo a su gestión, acusaciones de maltrato y una oferta poderosa

Julio Bocca considera una propuesta del American Ballet de Nueva York

5min 5
Nº1861 - al de Abril de 2016

Tras seis años al frente del Ballet Nacional del Sodre (BNS), Julio Bocca recibió una oferta por un millón de dólares anuales para dirigir el American Ballet Theatre de Nueva York (ABT), uno de los principales elencos del mundo, que integró como primer bailarín durante 20 años (1986-2006). Según la información obtenida por Búsqueda, para el ex bailarín pesa más “la gloria” de dirigir al elenco neoyorquino que la oferta económica. Esa es la razón principal por la que el viernes 1º el argentino comunicó al organismo su voluntad de tomarse “una licencia temporal” de la dirección del BNS “por razones personales”, según consta en una carta pública.

La decisión se precipitó luego de un fuerte altercado que Bocca tuvo con una bailarina en los ensayos de El lago de los cisnes, en cartel hasta el domingo 15 (ver reseña en página 40). Si bien no es el primer enfrentamiento de este tipo que trasciende y las desavenencias entre el director y la Asociación de Funcionarios del Sodre (Afusodre) han acompañado los seis años de gestión, su posible “pase” al ABT parece un motivo más que suficiente como para inclinar la balanza.

El American Ballet es dirigido desde 1991 por Kevin McKenzie, un reconocido bailarín y coreógrafo americano que el próximo domingo 29 cumplirá 62 años de edad. Bocca y McKenzie coincidieron en la institución de la Gran Manzana durante 15 años. La crónica de El País de Madrid de la gala en la que el bailarín se despidió del ABT en 2006 dice que mientras era aplaudido de pie “fue levantado a hombros por el director Kevin McKenzie”.

Desde que Bocca dio a conocer su alejamiento temporal se instaló una atmósfera de incertidumbre en el ambiente de la danza local, comenzaron a circular varias versiones en las redes sociales y en medios periodísticos y se dispararon diversas reacciones institucionales a través de comunicados: el lunes 4 el Consejo Directivo del Sodre y el miércoles 6 el Ministerio de Educación y Cultura, y Afusodre. Una petición pública a través de Internet para que Bocca permanezca en Uruguay ha recibido unas 14.000 adhesiones y el elenco completo del BNS —76 bailarines— firmó una carta de respaldo entregada a Bocca el viernes 1º, a la que accedió Búsqueda. En ella reconocen “algunos desafortunados acontecimientos” que ocurrieron antes del estreno de El lago de los cisnes y le expresan el apoyo y compromiso para seguir trabajando juntos: “Valoramos los logros obtenidos en diversas áreas (condiciones de trabajo, producciones locales, giras nacionales e internacionales, reconocimiento del público) y creemos que el camino propuesto (…) es el adecuado para seguir renovando los desafíos y cumpliendo las metas”.

Hortensia Campanella, integrante del Consejo Directivo del Sodre —junto al presidente Jorge Orrico y el vicepresidente Doreen Ibarra—, dijo a Búsqueda que Bocca transmitió al Consejo que necesita “tomarse un tiempo y salir del día a día que lo agobia”. “Las versiones de roces y epítetos con el elenco me parecen normales en una situación de tanta disciplina y tanta tensión. Existen en todas las compañías de esta dimensión”, dijo en referencia a la discusión ocurrida la semana pasada, de la cual informó El País el sábado 2.

Sin embargo, un integrante del BNS que prefirió permanecer en el anonimato dijo a Búsqueda que los problemas con Bocca no fueron gremiales, sino a raíz de “maltratos de todo tipo”: “Él es exigente, pero todos los bailarines estamos acostumbrados a la exigencia de maestros y directores. Sucede en todo el mundo. El problema es cuando se rebasan de distintas formas los derechos humanos. Por ejemplo, con acoso laboral: las chicas no se pueden embarazar porque saben que prácticamente están despedidas. A una chica que se embarazó le dijo que la iba a bajar de categoría, a otra le dijo que si hubiera pensado en su familia no habría quedado embarazada, para cuidar el trabajo”. La fuente agregó que “absolutamente todos queremos que esté, también todos sabemos de su maltrato, algunos tienen menos miedo que otros y pocos se animan a hablarle”. La fuente agregó que “tanto a músicos de la orquesta como a técnicos del teatro y bailarines les habla de manera violenta, siempre con una ironía o una amenaza”.

En declaraciones al Diario de Cuyo (argentino), citadas por Espectador.com y otros medios internacionales, el integrante del BNS Guillermo González dijo: Julio no tiene una buena actitud con nosotros. (…) Destrata cuando corrige y cuando se pide día por estudio, para dar examen, te saca de lo que bailabas”.

Campanella negó las versiones que circulan sobre que Bocca arribó a la reunión con el Consejo Directivo con su renuncia firmada. También rechazó enfáticamente que los bailarines no tengan permitida su agremiación sindical: “No es así porque en Afusodre hay una representación del Ballet Nacional con dos delegados”.

Por el contrario, Lilián Cardone, integrante del Coro Nacional del Sodre y de la directiva de Afusodre, dijo a Búsqueda que Bocca “no quiere que los bailarines se agremien y se los ha dicho, pero igual hay algunos. Todos saben las medidas que él toma. No cree en los gremios, piensa que los artistas no los necesitan”.

El martes 5, la mesa directiva de Afusodre publicó una carta abierta en la que deslinda toda responsabilidad del sindicato por el alejamiento de Bocca. Hace mención a que la mayoría del personal técnico y administrativo del Auditorio y los integrantes del BNS “son contratados a través de un fideicomiso con carácter de régimen privado”. También aclara que solo ocho bailarines del cuerpo están afiliados al sindicato. “Hablar de una incidencia del sindicato en el funcionamiento del cuerpo de baile es totalmente desacertado”, dice hacia el final la carta, y solicita a los medios que no los señalen como los “causantes” de la decisión de Bocca.

Por su parte, el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) difundió el miércoles 6 un comunicado en el que señala que el alejamiento del bailarín “pone transitorio fin a un ciclo que marcó una nueva edad de oro del BNS”, y le agradece a Bocca en nombre del gobierno su labor. A su vez se compromete a realizar “todas las gestiones necesarias para que pueda iniciar una segunda etapa al frente del BNS”.

La ex bailarina y maestra asistente del BNS Sofía Sajac, mano derecha y persona de confianza de Bocca, ocupará su puesto en forma interina. Consultada por Búsqueda, Sajac declaró que el cuerpo de baile sigue trabajando con “total normalidad”: “Ahora comenzamos a ensayar para Coppelia, que era lo que teníamos planificado. El ritmo de trabajo continúa y los bailarines están dando lo mejor como lo hacen siempre. Hubo situaciones de tensión como en toda compañía, pero nada raro”.

Sajac no sabe cuánto durará la licencia de Bocca, algo que tampoco le comunicaron en el Consejo Directivo del Sodre. Consultada sobre las acusaciones de malos tratos de Bocca hacia algunos bailarines, las rechazó y agregó: “Trascendió demasiado”.