Fachada de al Udelar. Foto: Nicolás Der Agopián

La calificación se paga más que las horas trabajadas

3min 2
Nº1901 - al de Enero de 2017

El presidente Tabaré Vázquez se trazó como objetivo el 1º de marzo de 2015 en el primer discurso de su segundo mandato que “para el año 2020 el 100% de los jóvenes de hasta 17 años esté en el sistema educativo y el 75% termine el ciclo de enseñanza media”. Pero el escenario actual del mercado laboral uruguayo muestra que más del 60% de los trabajadores no culminó la Secundaria, lo que los lleva a tener un ingreso equivalente a menos de la mitad de lo que ganan quienes finalizaron la educación terciaria.  

Los trabajadores que culminan los 12 años de estudio ganan en promedio $ 3.000 más que quienes no terminaron el liceo, según cálculos realizados por Búsqueda sobre la Encuesta Continua de Hogares (ECH) de 2015, que elabora el Instituto Nacional de Estadística. Quienes lograron superar un escalón más y terminaron algún estudio terciario, reciben en promedio el doble de ingresos que un trabajador que abandonó los estudios una vez culminado el Bachillerato.

A su vez, quienes completan el nivel terciario consiguen ingresos superiores al resto con una menor carga horaria: la mitad trabaja menos de 40 horas semanales y solo el 10% lo hace más de 50 horas.

Ingresos.

Existen numerosos estudios que muestran la importancia que tiene el nivel educativo en los trabajadores a la hora de determinar el desarrollo productivo de un país. La conclusión es que cuanto más formación haya, mayor es el valor de lo que se produce.

En 2015 el 40% de los ocupados en Uruguay había pasado por la enseñanza media sin terminarla, mientras que 23% de los trabajadores no concurrieron al liceo. Entre quienes sí terminaron el liceo (37%), el 65% decidió continuar con sus estudios pero solo 37% (14% del total de trabajadores) finalizó el tercer nivel educativo.

Un uruguayo que completó los estudios terciarios gana en promedio casi el doble que aquellos que dejaron de estudiar una vez que consiguieron ser bachilleres. El ingreso medio mensual en 2015 de quienes consiguen un título de grado o una tecnicatura fue $ 32.882. Sin embargo el máximo ingreso declarado fue una persona que no completó los estudios terciarios pero ganaba más de $ 7 millones, mientras que el máximo ingreso entre los recibidos fue $ 1,2 millones.

Los trabajadores que ingresaron a una universidad pero no completaron su carrera ganaron $ 747 más que quienes solo consiguieron secundaria completa ($ 18.666 y $ 17.919 respectivamente). El salto entre terminar o no el liceo es bastante superior ($ 3.143), aunque también sucede que el máximo declarado por un trabajador que no terminó el liceo es tres veces superior que el bachiller que ganó más.

Distinta es la relación entre las franjas de menores niveles educativos. El ingreso promedio mensual de los ocupados que tienen menos de seis años de estudio supera en $ 100 a los ingresos de quienes terminaron la escuela pero no el liceo.

Carga horaria.

El nivel educativo parece tener una influencia importante en la carga horaria que afrontan los trabajadores. La gran mayoría de los uruguayos trabaja menos de 50 horas semanales (86%), pero la mayor concentración se da entre 40 y 50 horas por semana (48%). Entre los que cursaron algún año de nivel terciario pero no culminaron sus estudios, el 21% trabaja más de 60 horas. Es la misma cantidad de tiempo que destina al empleo el 10% de los que estudiaron seis años o menos. Sin embargo en el resto de los niveles educativos no más del 7% trabaja esa cantidad de horas. 

Quienes completaron los tres niveles del sistema educativo perciben mayores ingresos con menos horas de empleo. El 90% trabaja menos de 50 horas y la mitad lo hace menos de 40. En el resto de las categorías solo un tercio percibe un ingreso por menos de 40 horas de trabajo. 

La persona que declaró ganar $ 1,2 millones en un mes trabaja menos de 30 horas, mientras que el mayor ingreso declarado —$ 7,5 millones por un trabajador con nivel terciario incompleto— requiere entre 50 y 60 horas a la semana.

Los trabajadores que se desempeñan entre 80 y 90 horas semanales son también quienes tienen el mayor ingreso promedio entre los abarcados por la encuesta oficial; ese valor asciende a $ 27.819 mensuales. Sin embargo al agregar al análisis el valor hora de ese trabajo, esas personas son quienes reciben la menor cantidad de ingresos ($ 70 la hora). Por el contrario, los ocupados que reciben el mayor salario promedio por hora son quienes tienen la menor carga laboral por semana (diez horas), obteniendo un ingreso promedio de $ 570 considerando rangos de trabajo de entre cinco horas.