Latinos y diferentes

2min 1
Nº1960 - al de Marzo de 2018

La ceremonia de entrega de los Premios Oscar en su 90ª edición fue bien aburrida, con pocos chistes, por más que el comediante Jimmy Kimmel, conductor del evento, se esforzó por hacerlos. Para peor todo se desarrolló en una escenografía recargada y dorada.

Kimmel fue frontal en su discurso inicial cuando se refirió a Harvey Weinstein, el poderoso productor borrado de Hollywood después de las denuncias de abuso y acoso sexual. También Kimmel fue directo al pedir el apoyo a los movimientos contra la discriminación y por la igualdad de género.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.