El tema sindical en Uruguay es considerado “crítico” por los negociadores de la empresa. Foto: Presidencia

Tras encuentro “positivo” con Vázquez en Finlandia, las autoridades de UPM se acercan al PIT-CNT, que tuvo rol protagónico en la visita

4min 4
Nº1906 - al de Febrero de 2017

Helsinki (Juan Pittaluga, enviado). “Por aquí, presidente, por favor, que tengo prometida una fotografía”. Ju­ssi Pesonen, presidente y CEO de UPM, desvió unos pocos metros a Tabaré Vázquez para enfrentar a ambos a una decena de cámaras que los retrataran delante del “griffin”, la criatura mitológica protectora del bosque, el reconocido logo de la fabricante finlandesa de pulpa de celulosa, papel y madera.

Eran las 16:00 del lunes 13 y la mayoría de los 400 empleados de la renovada sede central de UPM, ubicada en Helsinki e inaugurada en 2013, ya se habían retirado cumplido su horario laboral. En la entrada, la imagen solitaria de Pesonen y Vázquez simbolizaba la importancia política de un encuentro marcado con flúo por el gobierno en la gira presidencial, ante lo fundamental que resulta para el país la inversión de U$S 4.000 millones que puede ocasionar una nueva planta de celulosa. Pese a que desde el Poder Ejecutivo no se esperaba firmar ningún acuerdo ni solucionar diferencias específicas, sí se procuraba dar el mensaje de avance hacia un mismo destino, darlo en la casa de UPM y con las dos máximas autoridades de cada parte negociadora mirándose las caras.

La intención se cumplió más allá de la fotografía. “Adelantaron varios casilleros”, describió tras el encuentro una fuente del Poder Ejecutivo consultada por Búsqueda . Un comunicado de la empresa, emitido minutos después de la reunión, también fue estimulante, aunque matizó que ciertas diferencias persisten. “Las discusiones han proseguido en un espíritu positivo. De todas formas, actualmente, un número de cuestiones se mantienen sin resolver”.

¿Cuáles son esas cuestiones? “UPM ha planteado una serie de necesidades: infraestructura, medioambiente, aspectos impositivos. Tenemos que ir cautelosamente avanzando”, indicó el ministro de Economía, Danilo Astori, en rueda de prensa una vez terminada la visita a la sede de UPM. Astori, sin embargo, no mencionó el tema sindical, un aspecto considerado “crítico” por la empresa, según dijo a Búsqueda un participante en la negociación , quien añadió que el valor del encuentro entre el gobierno y la compañía fue “puramente de afianzamiento político”.

Aún está por definirse la petición de UPM al gobierno para que dé garantías de que no permitirá ocupaciones u otras medidas sindicales en torno a su eventual segunda planta de pasta de celulosa en Uruguay. Por el tamaño de la inversión, la empresa quiere evitar que problemas sindicales atrasen, por ejemplo, la hipotética construcción de la planta industrial.

De todas formas, es consciente de que el gobierno uruguayo tiene límites de maniobra en materia sindical, marcados por la propia legislación nacional , y por ello sus autoridades aprovecharon la presencia en Helsinki de Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT, para tantear posibles coincidencias con el sindicato.

El momento elegido fue el lunes a la noche, cuando las formalidades del día de trabajo se colgaron en el perchero para disfrutar de una recepción más distendida en el Hotel Hilton Kalastajatorppa, donde Vázquez se alojó. Sobre el final del evento, Juan Otegui, presidente de la forestal Cofusa y socio local de UPM en Uruguay, acercó a Pereira a Heikki Vappula, vicepresidente ejecutivo de Biorrefinería, integrante del Equipo Ejecutivo de la empresa y enlace clave con Uruguay. Pereira y Vappula, que se conocían de vista pero nunca habían sido presentados, expresaron cordialmente determinados posicionamientos.

“Considero que fue un buen paso. Planteé que el PIT-CNT siempre procede a partir de reglas claras que hay en el país, y que lógicamente pretende seguridad laboral y salarios adecuados en caso de una nueva planta”, señaló Pereira a Búsqueda. Vappula , por su parte, le dijo que los trabajadores uruguayos ya conocen a UPM y saben que tiene un modo de actuar “predecible” y “directo”, que “cumple con las legislaciones de cada país donde actúa” . Además le aclaró que la empresa no aspira a firmar un convenio con los trabajadores sin que antes estos no estén instalados en la posible planta.

El encuentro con Va­ppula no fue el único que tuvo Pereira relacionado con UPM. El líder sindical fue uno de los integrantes de la delegación más ajetreados a lo largo de las casi dos semanas de gira. Esa misma noche en Finlandia acudió a la recepción junto con Janne Ronkainen, director ejecutivo del Centro de Solidaridad Sindical de Finlandia , organismo con el cual se había reunido horas antes para debatir, entre otras cosas, acerca de las condiciones laborales de los trabajadores de UPM tanto en Uruguay como en Finlandia, y de la potencial construcción de una nueva planta en el centro del país.

Pereira presentó a Ronkainen a distintos empresarios y a los ministros, y destacó que tanto Ronkainen como representantes sindicales finlandeses de la industria papelera se comprometieron a colaborar para que la inversión de UPM en Uruguay finalmente se concrete , “respetando las normas laborales y el diálogo”.

El recorrido de Pereira siguió ayer miércoles en Moscú, antes de que el presidente Vázquez fuera al teatro Bolshói y luego a cenar. Los dos mantuvieron una reunión personal de casi una hora y media en el Ararat Park Hyatt, hospedaje del presidente. Fanapel, Rendición de Cuentas y la queja de las cámaras empresariales ante la Organización Internacional del Trabajo estuvieron sobre la mesa. También el tema UPM y las conclusiones que el paso por Finlandia dejó para el país.

Es que, más allá de que Vázquez y otras autoridades afirmaron que el viaje a Helsinki tuvo muchas otras causas que la sola reunión con los jerarcas de UPM, lo cierto es que en la propia capital finlandesa el tema que más interesaba a los periodistas locales era la posible nueva planta en Uruguay, al punto que fue de lo único que consultaron al presidente durante su conferencia de prensa. “Estamos en este momento en la primera etapa, se fueron desglosando los asuntos que tenemos que resolver entre UPM y el gobierno uruguayo, y para fines de marzo tendríamos que tener culminada esta etapa”, contestó Vázquez.