Nikolay Sofinskiy, embajador ruso en Uruguay, habló sobre la imagen negativa de su país en Occidente, las medidas de seguridad y los festejos en las calles rusas

“Un campeonato así es una posibilidad de descubrir Rusia desde otro lado”

6min 1
Nº1972 - al de Junio de 2018
Entrevista: Carolina Villamonte

El embajador de Rusia en Uruguay, Nikolay Sofinskiy, desembarcó en Montevideo en enero pasado, cuando la fiebre mundialista y celeste ya estaba instalada. Antes fue embajador en Perú, cónsul general en Houston (Estados Unidos) y ministro consejero en España, todos cargos que alternó con el de vicedirector del Departamento de América del Norte y del Departamento Latinoamericano del Ministerio de Relaciones Exteriores en Rusia. Para definir a sus coterráneos, Sofinskiy recurre al concepto de “alma rusa”, que tiene que ver con una forma de ser abierta, sincera y amistosa frente a cualquier interlocutor. A una semana del comienzo de la Copa del Mundo, asegura que en su país son bienvenidos los gays y cualquier clase de turista.  De todos modos, conscientes de que los hinchas de fútbol son un público “apasionado”, reforzaron las medidas de seguridad para “prevenir cualquier incidente” que pueda surgir durante el Mundial.

¿Cómo se ha tenido que preparar Rusia para recibir el Mundial de fútbol?
Estamos en proceso de preparación para el Mundial desde 2013. Hasta este momento hemos invertido, en todas las labores de construcción, de modernización y otro tipos de preparaciones, casi 15.000 millones de dólares, que es alrededor de 1% de nuestro producto bruto interno. Y estamos esperando por 2.000 millones más que van a llegar con los turistas. Durante todas esas tareas de preparación hemos construido casas, estadios, centros médicos, ferrocarriles, autopistas, gran parte de la infraestructura de hoteles y aeropuertos. Hemos modernizado un sector sustancial de nuestra economía.

Además de construir estadios y la infraestructura edilicia necesaria, ¿qué otros grandes cambios han tenido que hacer para recibir a tantos millones de personas?
En primer lugar, modernizamos las comunicaciones en el transporte. Por ejemplo, en la ciudad de Volgogrado se ha hecho un espacio especial para helicópteros para transportar a los visitantes. En cuatro ciudades se han construido líneas de subte. Se han tomado medidas en logística, infraestructura, seguridad, asistencia médica, en todas las esferas asociadas con todos los aspectos del Mundial.

¿Ser anfitrión del Mundial atrae un turismo diferente al que están habituados a recibir?
No pienso que sea otro tipo de turistas. El tema es que Rusia es una séptima parte del mundo y turistas de todo el mundo viajan allí. Por supuesto que habrá un acento en la gente aficionada al fútbol, pero me parece que los turistas del fútbol son iguales a los de otros ámbitos. En ese sentido, no esperamos cambios, pero tenemos en cuenta que los hinchas de fútbol son siempre un poco más apasionados. Por eso, nos preparamos un poco más especialmente en términos de seguridad y mantenimiento del orden público, para prevenir cualquier incidente como ocurre habitualmente entre los hinchas de diferentes selecciones. Esto es una peculiaridad para nosotros como para cualquier otro país que recibe campeonatos grandes.

¿Cómo es Rusia en cuanto a la seguridad pública? ¿Hay cosas que no está permitido hacer en la vía pública, como por ejemplo tomar alcohol o hacer festejos?
En lo que se refiere al comportamiento en los estadios habrá restricciones bastante serias. Los hinchas uruguayos tendrán que tener en cuenta que los termos estarán prohibidos. Y si no me equivoco, será restringido todo tipo de líquido en envase superior a los 100 mililitros, que es un poco más que una tacita (de té). Esto es en relación con las tradiciones como el mate, por ejemplo. Antes de viajar, les recomendaría a los hinchas uruguayos conocer bien la lista de estas reglas, que está publicada en la página de FIFA oficial welcome2018.com.

¿Por qué Rusia se presentó como candidata para ser sede?
Porque queremos ser el país anfitrión. Esto es un gran impulso para desarrollar el fútbol como deporte en nuestro país y una forma de mostrar nuestra cultura a todo el mundo.

¿Tiene que ver con mostrarle al mundo una cara de Rusia no conocida y alejarla de la imagen del vodka, los espías y el comunismo?
Exactamente. Es una posibilidad de mostrar al mundo las partes que no son muy conocidas de Rusia. Porque si leen los diarios de Uruguay, por ejemplo, la mayor parte de las publicaciones llegan de las agencias de prensa occidentales, como EFE o Associated Press. Y habitualmente, la forma de presentar Rusia es negativa, uso de armas químicas en todo el mundo, Rusia siempre mata a cualquier persona, envenena. Pero es totalmente diferente. Y un campeonato de este tipo es una posibilidad de abrir y descubrir a Rusia desde otro lado.

Existen muchos preconceptos sobre los rusos. ¿Cómo son con los turistas?
Amistosos, con gran ánimo, con buenas intenciones, con humor, abiertos. Existe un concepto tradicional muy conocido en el mundo que es “el alma rusa”. Y se suele entender “el alma rusa” como la forma de ser abierta, la sinceridad, el sentido amistoso frente a cualquier interlocutor y la hospitalidad. Todo eso van a ver cuando vayan a Rusia.

¿Tienen una cultura más conservadora con respecto a otros países de Europa? ¿Existen machismo, racismo, homofobia?
Vuelvo a decir que Rusia es un país muy cosmopolita. Lo que quiere decir que está siempre abierto al resto del mundo, a otras culturas. Es como un melting pot, si podemos usar las palabras en inglés, que significa que todos los elementos de la cultura están cocinados juntos y conviven. Hay dos formas de organizar la sociedad. Por ejemplo, tenemos una composición que se llama Ensalada Bélgica, que significa que todos los ingredientes mantienen su identidad; si usted es una cebolla, se mantiene su característica de cebolla. Pero hay un concepto diferente, como en el que está organizada la sociedad norteamericana, que es una mezcla de todas las culturas y no hay una identidad. Es casi lo mismo a lo que tenemos en Rusia. En este sentido, en nuestro país no puede existir machismo porque contradice a todo el resto de los elementos de este melting pot. Todo está mezclado. No tenemos tradiciones conservadoras. Somos tradicionales, que significa que tenemos tradiciones concretas que llegan de los tiempos antiguos pero no contradicen la identidad de cualquier otro país, de cualquier parte del mundo.

¿Hay algo que recomiende evitar?
No hay algo específico que se refiera al comportamiento. Se pretende un comportamiento civilizado, nada más.

¿Los conflictos internos entre las etnias se sienten en las calles de algunas ciudades?
No, absolutamente.

¿Cómo suelen festejar sus victorias deportivas?
Como en otros países, con gran ánimo, bailes, canciones, gritos, saludos. Hay algunas condiciones, como siempre, y la seguridad va a vigilar estas cosas.

¿Es cierto que no se consiguen productos alimentarios europeos?
No, tenemos todo. Los uruguayos van a encontrar vino uruguayo si no quieren vino chino o vino francés. Hay carne uruguaya también, si no quieren probar la carne rusa.

¿Cómo es la carne rusa?
Es muy buena, por ahora, porque criamos los tipos de vacas que importamos de Uruguay, pero también de Australia y Estados Unidos. Ahora tenemos carnes similares. Se puede encontrar en restaurantes, dependiendo del restaurante. Pero no hay problema para cualquier turista, independientemente del monto de dinero que vaya a llevar, porque tenemos diferentes niveles de restaurantes para cualquier persona.

¿Cómo es el acceso a Internet? ¿Se puede acceder a cualquier contenido?
No, cualquier contenido no. No está permitido contenido que promueva drogas, pornografía, pedofilia. Pero no hay limitaciones ni restricciones en otros niveles.

¿Hay acceso a Internet en todos lados?
Absolutamente, es una de las esferas específicas de todas las labores de preparación.

¿Qué lugar no tradicional recomienda visitar?
Tenemos 11 ciudades, cada una con su propia cultura. Por ejemplo, de Moscú se pueden visitar diferentes partes según su arquitectura, su cultura. Y lo mismo se puede decir de cualquier otra ciudad. Kazán, que recibe algunos partidos del Mundial, es un centro islámico en nuestro país, y su cultura es totalmente diferente. No hay ninguna necesidad de cambiar Kazán por ir a otra ciudad, porque tiene mucho para ver. Y puedo decir esto sobre cualquier ciudad que va a recibir el Mundial. La recomendación para nuestros amigos uruguayos es llegar con buen humor, buen ánimo, abiertos y listos para ver y escuchar todo lo posible.

Se llevó un trozo del césped del Estadio Centenario para Rusia. ¿Con qué objetivo?
La idea es utilizar este césped en tres ocasiones. En la ceremonia de apertura del sector de América Latina en el Foro Económico Internacional nuestra representante les entregó una parte de este césped a las autoridades de San Petersburgo, como una de las principales ciudades del Mundial. Otra parte va a ser entregada a las autoridades de Samara, donde van a jugar nuestras dos selecciones: uruguaya y rusa. Y la tercera parte será para Moscú en el contexto de la ceremonia de apertura oficial del campeonato.

¿Le gusta el fútbol?
No puedo decir que es mi deporte favorito. Yo prefiero el tenis. Jugué al tenis por mucho tiempo, pero me gusta el deporte en general, entonces voy a hinchar por dos selecciones, la de mi país y la de Uruguay.

¿Y cuando se enfrenten...?
Yo le deseo lo mejor a su selección, pero voy a estar por supuesto del lado de la de Rusia.

¿Dónde va a ver el partido?
Acá (en la Embajada).

¿Y cómo cree que va a salir el partido?
Creo que vamos a ganar juntos.

Empate.
Empate.

¿Qué esperan de la actuación de su selección?
Yo querría que mi selección ganase, saliera campeona. Pero realmente creo que estará muy bien si pasa a la siguiente etapa.

¿Qué expectativa hay en su país por el comienzo del Mundial?
Será una fiesta para nosotros en todos los aspectos; estamos esperando que empiece.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.