• Cotizaciones
    jueves 18 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Las Fuerzas Armadas

    Sr. Director:

    Es sorprendente el veneno que destila el profesor Vázquez Franco en su carta titulada Las Fuerzas Armadas, publicada en el último número de Búsqueda. Empleando información falsa sobre compensaciones y beneficios a militares totalmente inexistentes, agrede a una institución que, le guste o no al Sr. Profesor, fue protagonista principal de nuestra historia, en las buenas y en las malas. A decir verdad, no se podía esperar otra cosa de quien dedicó su vida a denostar al general Artigas. Fracasado en su intento de acusar al Prócer de todos nuestros males, ahora la emprende contra la Institución que nació junto a él, en un esfuerzo digno de mejor causa.

    Es comprensible que a alguien que se define a sí mismo como anarquista, el Ejército Nacional en tanto y cuanto significa la garantía del cumplimiento del marco normativo que rige a la República, le cause repulsión o, para usar sus palabras, le genere miedo, ya que tal vez pueda atreverse en el futuro a evitar la disolución del país, por la que el Sr. Profesor luchó durante su larga vida. Demuestra coherencia, ya que siempre sostuvo en sus clases que nunca debimos ser independientes.

    Minimiza y ningunea la actividad militar en un claro desconocimiento de las múltiples actividades que llevan a cabo nuestros uniformados. Para cada una de las tareas que realizan, tiene una organización civil que puede cumplirla, como si en este país fuera posible contar a toda hora con los medios suficientes y preparados para enfrentar cualquier tipo de emergencia o acciones terroristas, por citar solo algunas de las amenazas a las que estamos sometidos. No menciona a quiénes mandará a las misiones de paz, que tan bien parado han dejado a nuestro país y tanto rédito les han dado a nuestros gobiernos, pero es evidente que el Sr. Profesor es totalmente contrario a esas actividades al servicio del imperio (en este punto ya no es tan coherente, como veremos).

    Con el criterio de que no vamos a poder pelear contra nuestros vecinos ni contra las grandes potencias (nuestra historia debió enseñarle otra cosa), no vacila en sugerir la desaparición de las Fuerzas Armadas (“un enorme y costosísimo aparato”). Demuestra así, una vez más, su profundo espíritu cipayo, al proponer que quedemos inermes no ya ante poderosos ejércitos, sino ante cualquier organización u ONG interna o externa que pretenda ignorar nuestro ordenamiento jurídico y que, ante la indefensión total del Estado, se atreva a cruzar líneas que hoy deben respetar, para apropiarse de todo o parte del poder real.

    Tal vez eso es lo que busca el Sr. Profesor, defensor (¿o instrumento?) de gente como la senadora Constanza Moreira y su banda, generosamente financiados por organizaciones del primer mundo como la Open Society de George Soros, entre otras, tal cual ha sido reconocido públicamente por dirigentes de ese sector, con el objetivo de destruir a las Fuerzas Armadas.

    Es triste llegar a la senectud en un estado tal de incoherencia. Toda la vida despotricando contra el Imperio del Norte, y terminar sirviéndolo sumisamente, cumpliendo a rajatabla el libreto por él elaborado…

    Por suerte son muy pocos los que tienen su visión, aunque tengan los apoyos externos y los recursos suficientes para aturdirnos hasta el hartazgo con sus eternas demostraciones de odio y resentimiento.

    No es eso lo que hoy necesita nuestro país.

    Cnel. (R) Ricardo Milans

    CI 1.393.403-2

    Cartas al director
    2017-08-03T00:00:00