• Cotizaciones
    viernes 12 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Manual de educación sexual

    Sr. Director:

    Es de todos conocido que las autoridades de la enseñanza acaban de aprobar un nuevo manual para maestros de educación sexual para niños escolares.

    He leído y escuchado muchas opiniones en contra del contenido de este manual, algunas con expresiones de verdadera indignación.

    Debo decir como médico neurólogo que soy desde hace 33 años, pero sobre todo como padre, abuelo y ciudadano de este país, que me adhiero totalmente a las voces que desaprueban el contenido de este manual.

    Este manual en todo su contenido propende a la teoría del sexo único, basada en la ideología de género.

    Esta ideología del sexo único, o de género, no solo está muy lejos de demostrarse científicamente, sino que, por el contrario, existen numerosos trabajos serios que la refutan: sin ir más lejos, existe una muy reciente declaración del Colegio Americano de Pediatras de EE. UU. que desmonta la ideología de género (ver www.google.com/familia/ el colegio americano de pediatría).

    Si el lector está interesado, lo remito además a YouTube a: “Brainwash - the gender equality paradox, Harald Eia”; se trata de una exhaustiva investigación de un científico finés, que con notable tenacidad entrevista a científicos europeos de diversas opiniones, algunos a favor, y otros en contra de la ideología de género, y deja al desnudo las enormes contradicciones científicas que dicha teoría entraña.

    Volviendo al manual, en la página 11 se lee la siguiente afirmación: “El sexo es una construcción social”.

    Debo decir enfáticamente, como científico, pero además como padre, abuelo y ciudadano de este país, que discrepo del todo con ese concepto, dado que está harto demostrado que el sexo viene determinado genéticamente, por ejemplo con experiencias como la que ha ocurrido en un caso del Hospital John Hopkins (para nombrar solo un ejemplo paradigmático, también se puede ver en Internet), el caso de unos gemelos, en que uno de ellos nació con una malformación genital; siendo fenotípica y genéticamente de sexo masculino, se lo opera y se le imponen genitales femeninos; es criado como niña, y toda su vida es un drama por la contradicción biológica, psicológica y afectiva constante que lo atormenta, y termina su desgraciada vida suicidándose siendo adolescente.

    Partiendo de la base de que la educación es un derecho irrenunciable de los padres (consagrado además por nuestra Constitución), es precisamente a partir de los padres, y en el contexto de la familia, como verdadera escuela del amor y del afecto, que dicha educación debe encuadrarse, máxime la educación sexual, en la cual está en juego la afectividad, tan relevante en la formación del ser humano.

    Los centros educativos, sean ellos públicos o privados, no deberían arrogarse ni usurpar este derecho de los padres y de la familia en la educación sexual, y en caso de que se imparta dicha educación sexual en los centros educativos (con lo cual en principio podemos estar de acuerdo), debería ser acordado previamente con los padres, a ser posible, como se hace en otros países democráticos, con consentimiento expreso escrito de los mismos.

    Además, habría que considerar si el hecho de pretender imponer una ideología concreta como la del sexo único, en lugar de respetar la diversidad sexual, que tantas luchas ha costado en nuestro país, o ser neutral en este terreno y abierto a todas las opiniones, no constituye una violación de la laicidad.

    Apelo al sentido común y buen criterio de los padres, educadores y autoridades de la enseñanza de este país, para retirar de circulación este manual antes de que provoque daños irreparables en la formación de nuestros niños, en particular en el terreno de la afectividad.

    Dr. Carlos María Schroeder Gastelumendi

    Médico neurólogo

    Médico internista

    Docente colaborador honorario

    de la Facultad de Medicina, Udelar

    Cartas al director
    2017-08-03T00:00:00