• Cotizaciones
    miércoles 17 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Sendic y Master Chef

    Sr. Director:

    Uruguay for export. En la semana pasada asistimos a dos acontecimientos masivos que por su relevancia no tienen antecedentes en la historia del país.

    Nos referimos al reality show Master Chef Uruguay y por otro lado a la probable renuncia del vicepresidente de la República.

    Frente a dos hechos de gran difusión, intentaremos navegar entre las antípodas y los efectos que se producen en el imaginario colectivo.

    En primer término, cada uno de estos hechos dispara efectos diferentes en la mass media con toda la gama de aplicaciones que la ciudadanía tiene para expresar lo que piensa y siente. Desde este punto podemos compartir que tanto hombres como mujeres puedan expresarse libremente frente a hechos de la realidad, siendo una demostración de una plena convivencia democrática.

    La verdad ausente. En el año 2014 fue el momento en que Sendic dijo que había obtenido el título de licenciado en Genética Humana y medalla de oro dos o tres años seguidos (1). A partir de ahí se han sucedido una catarata de declaraciones en los medios que van descubriendo la verdad oculta (Ancap y sus derivados). “Nadie resiste un archivo”, se oye decir. Y este caso no es la excepción. 

    Concepciones sobre la verdad. Para no inducir a equívocos, el diccionario de la Real Academia define la mentira como “decir o manifestar lo contrario de lo que se sabe, cree o piensa”.

    Aristóteles decía acerca de la verdad: decir de lo que es que es y de lo que no es que no es verdadero. Decir de lo que es no es y de lo que no es que es, es falso.

    Si hay una correspondencia entre la idea, lo que digo y la realidad estamos frente a la verdad. Si siento algo, también es verdadero para mí. La verdad nos descoloca y por ello tenemos que darle lugar a lo real.

    Lo verdadero y lo real, por lo tanto, son complejidades que se construyen subjetivamente.

    Váttimo dice que hoy vivimos tiempos de la imagen y la virtualidad que hacen de nuestra época la edad de la interpretación. Aquello que somos, de dónde provenimos, está en permanente estado de cambio que interpreta los hechos y que va resignificando nuestra subjetividad.

    Nietzsche decía que la verdad es como un ejército de metáforas en permanente combate.

    En aras de la verdad. Las guerras pueden ser un perfecto ejemplo de lucha por la imposición de la verdad. La historia de la humanidad está plagada de ejemplos terribles de exterminio de pueblos en nombre de la verdad.

    Cuando se trata de imponer la interpretación de la verdad como la única estamos posicionados en una modalidad de relación que sostiene la violencia. Y la violencia es justamente la imposición de uno sobre el otro bajo la apelación de mi prioridad frente a los demás. Por eso importa escuchar el discurso de quien porta la palabra que afirma que lo verdadero es tal o cual cosa. Un claro ejemplo es la frase que el vicepresidente dijo hace poco: “El que es de izquierda no es corrupto y si es corrupto no es de izquierda”. ¿Podemos soportar tanta falta a la verdad cuando la falta a la verdad es enunciada por él mismo?

    Parafraseando a un expresidente que decía que a veces hay que tragarse algún sapo, me pregunto si eso resuelve el dilema. La cuestión que está en juego es que quien lleva una afirmación a ultranza es un representante de la política nacional y una de las máximas autoridades de gobierno. Hoy se ha descubierto, se ha corrido el velo. La verdad que falta es todavía negada. Por increíble que parezca, hay que esperar el dictamen de la Justicia y de un Comité de Ética para comprobar que la evidencia está demostrada por su propia falta a la verdad.

    Al título del colchón, lo divino se hizo a la luz por medio de la tarjeta como prueba de lo negado: la verdad.

    ¡¡¡Qué lástima!!!

    ¡Cuánto se podría haber logrado si en su debido momento se hubiera dicho la verdad bajo el imperativo categórico de errar es humano!

    Un pequeño aporte legal. El Decreto 30/003 de 23/01/03 que lleva por título Normas de conducta en la función pública define con claridad:

    Artículo 10°. (Concepto de corrupción). Se entiende que existe corrupción, entre otros casos, en el uso indebido del poder público o de la función pública, para obtener un provecho económico para sí o para otro, se haya consumado o no un daño al Estado (art. 3° de la ley 17.060).

    Artículo 11°. (Probidad). El funcionario público debe observar una conducta honesta, recta e íntegra y desechar todo provecho o ventaja de cualquier naturaleza, obtenido por sí o por interpuesta persona, para sí o para terceros, en el desempeño de su función, con preeminencia del interés público sobre cualquier otro (arts. 20 y 21 de la ley 17.060).

    El otro extremo. La emocionante definición del Master Chef Uruguay del lunes 24 de julio pasado nos hace pensar sobre lo que muchas veces permanece invisible a los ojos de los espectadores. En este caso, debemos aclarar que no se trata de ocultar como aquella acción deliberada que redunda en el propio beneficio de quien la ejerce en desmedro del otro.

    Aquí, un puñado de hombres y mujeres lograron pulir con esfuerzo otra esencia de lo humano como valor fundamental: el ideal de superación a través del estudio y el trabajo. Quiero subrayar con énfasis que se pueden realizar muchas lecturas o interpretaciones sobre este reality.

    ¿Qué tuvo este programa que logró un récord histórico de audiencia jamás visto?

    Uno de los condimentos principales que tuvo fue la legitimidad con la que se desplegó y se desarrolló la propuesta televisiva. Tanto el conductor como los participantes y el jurado revelaban la transparencia vivida en cada etapa. La verdad expresada en palabras y emociones era la invitada de honor conforme avanzaban los desafíos que se debían sortear. Cada uno decía lo que pensaba y lo que sentían emergía a través de sus propias emociones.

    La verdad puede ser cruda, incisiva, dolorosa, así como dulce, fresca y exquisita. En cada plato aparecía una u otra.

    “Yo no tengo pelos en la lengua. Lo que pienso lo digo” afirmaba Lourdes con intensa pasión. La permanente disconformidad e incomodidad consigo mismo de Martín también daba cuenta de su verdad, que no ocultaba su desazón. Sin embargo, ambos estuvieron dentro de los cinco primeros lugares. La suposición de hijos y entenados era echada por tierra en forma permanente en cada definición de eliminación.

    Era imposible sustraerse emocionalmente en momentos de las despedidas. La de Ana María, una enfermera jubilada de 65 años y la de Sibila, una estudiante de arquitectura de 24 años, oriunda de Durazno, fueron las que causaron mayor impacto.

    Dos profesionales universitarios estuvieron dentro de los cuatro finalistas: Nicolás (odontólogo) y Leticia (química). Ambos demostraron que tener un título no siempre va de la mano de la pasión. El arriesgarse, apostar y jugarse por lo que se siente profundamente es una postura frente a la vida que da cuenta del perfil de ambos.

    La frutilla de la torta fue la de Nilson, un carpintero de profesión, de 36 años, proveniente de Florida. Alguien una vez me dijo que el oficio de carpintero es el más noble y en este caso se aplica literalmente puesto que la persona que lo representa lo es tanto como el material con el cual trabaja.

    Nilson representa a un hombre bueno, con cualidades que denotan su potencia interior. Humildad, honestidad y sencillez quedan de manifiesto al momento de cada relato.

    La competencia no era contra el otro, sino con uno mismo. Lo fundamental y la tensión generada en cada instancia estaba dado por la necesidad de superación. Aspecto interesante que remite a conceptos tales como aprendizaje, trabajo interno, cambio paradigmático. En un mundo que prioriza al consumidor y deshabilita a la persona, la emergencia de estos valores se hace urgente.

    Cada uno de los nombrados sin excepción ha mostrado la dignidad que da cuenta no solo de valores apreciados en nuestra cultura sino que también muestra de manera manifiesta la pasta que proviene de lo interno de cada uno de ellos.

    Sin excepción, la visibilidad familiar como soporte en cada concursante ha sido una evidencia incontrastable. Somos producto de un clan familiar que provee, alimenta y reproduce significados culturales. ¿Qué lugar ocupa el alimento en el seno familiar? Elemento primario de vida. Producto del amor.

    La cocina configura un espacio de intimidad dentro del cual comparto la rica variedad de afectos. El acto de cocinar genera huellas en la memoria a través de sabores, aromas, imágenes, desde la más tierna infancia. Marca la transferencia de la tradición a través de las generaciones que identifica a cada grupo y me hace parte del clan. Es lazo de la unión fraterna, eslabón solidario de la cadena significante y símbolo de igualdad con quien comparto el mismo pan. En definitiva, cocinar es también el acto de fraguar alimentos para el alma.

    Detenernos a pensar sobre nuestra identidad como nación quizás nos devuelva al origen de valores de lo humano acuñados por nuestros antepasados. Más allá de un programa de televisión u otra propuesta masiva, es clara la responsabilidad que tenemos en el presente como comunidad. Sostener, cultivar y practicar la humildad, la honestidad, la dignidad, entre otros. Nuestro legado para las generaciones venideras como marca registrada for export Uruguay quizás sea asegurar las buenas costumbres al amparo de la verdad.

    Pablo Almeida

    Lic. En Psicología

    Referencias:

    (1) Programa Sonríe, te estamos grabando 5/12/2014 Canal 12

    Váttimo, Gianini: El pensamiento débil

    Sztajnszrajberg, Darío. Mentira la verdad 2012

    Cartas al director
    2017-08-03T00:00:00