• Cotizaciones
    lunes 10 de junio de 2024

    Diez partidos políticos nuevos compiten por primera vez en elecciones internas en busca de los 500 votos

    Hay récord de lemas participantes, según la Corte Electoral; son expresiones que apuntan a un tema, a una idea o giran en torno a una figura mediática

    Termina la tarde en 18 de Julio y Acevedo Díaz y el Centro late su hora pico. Adentro, dos hombres y una mujer esperan la noche en el único local de Identidad Soberana. Es uno de los 18 partidos políticos que participará en las elecciones internas del 30 de junio; uno de los 10 debutantes en estas lides.

    A la entrada gobierna el merchandising partidario: gorros y tazas a $ 200, banderas para auto a $ 100 y banderas grandes a $ 250. Alicia Rossi, jubilada de 80 años y militante, lamenta no tener el precio de las remeras. Hay un pequeño Gustavo Salle de yeso, subido al banco de una plaza y con un megáfono, obra de una simpatizante, Mirta Rombys. Ese no está a la venta.

    La de Salle es una ausencia muy presente dentro del lugar y también afuera, en el muro que separa la vereda de la antena de Canal 4. Está omnipresente el 18010, el número de lista. Están sus consignas: “Que Salle no se calle”, “Contrato y memorándum genocidas” (por UPM), “Cuidemos el agua”. Son algunas de las posturas más conocidas de este abogado que va por su segunda postulación presidencial, cinco años después de haber aglutinado 19.392 votos al frente del Partido Verde Animalista y casi ser electo diputado. Las otras fueron su rechazo tajante a la vacunación contra el Covid-19, otro “genocidio”, a la “cleptocorporatocracia” integrada por la “narcoalición” y el “narcofraudeamplio” y al “gobierno global dictatorial”, que incluye “autorizar la pedofilia” que impulsa Naciones Unidas. En este local austero pero cómodo, donde los jubilados están a la mañana y los más jóvenes de noche, sus ideas son doctrina.

    “Estoy con Salle porque le creo. Está muy seguro, informado. Admiro su postura en todo, sobre todo su estatura moral”, cuenta Alicia, exvotante —“no militante”— del Frente Amplio. “Eso les falta a los políticos, moral y poder luchar contra la corrupción. También falta mucho patriotismo”.

    “Estoy con Salle porque le creo. Está muy seguro, informado. Admiro su postura en todo, sobre todo su estatura moral” “Estoy con Salle porque le creo. Está muy seguro, informado. Admiro su postura en todo, sobre todo su estatura moral”

    Entra un transeúnte al local. Pregunta si el diputado Eduardo Lust, líder del Partido Constitucional Ambientalista, que al igual que Identidad Soberana se formalizó en 2023, no tiene una postura contraria a la Fiscalía similar a la de Salle. “Sí, se dijo en contra, pero en cinco años en el Parlamento (Lust fue electo por Cabildo Abierto) no hizo nada”, retruca Jorge Rodríguez. Este último está con Salle desde 2019; antes —enumera— militó en el Frente Amplio, en el Partido Colorado y en el Partido Nacional. “Me resultaron todos la misma cosa. En 2004 largué todo pero me animé de nuevo con Salle y (Enrique) Viana en el Verde Ambientalista”, le dice a Búsqueda. El exfiscal, fallecido en 2021, también está presente en un retrato en la sede. “Nos guía desde arriba”, agrega. “Nos fuimos de ahí porque no era el instrumento para generar los cambios que Uruguay precisa”, concluye.

    Récord

    La Corte Electoral dice que 18 participantes es un número récord. Son tres más que en la misma instancia de 2019. En solo tres de estos partidos hay una interna propiamente dicha. Para más de la mitad el desafío es alcanzar 500 sufragios en la elección interna del 30 de junio y quedar habilitados para las generales de octubre y ahí quizá alcanzar una banca. Algunos tienen mucha fe: “Tenemos expectativa de que Identidad Soberana tenga entre 7.000 y 10.000 votos”, asegura Rodríguez.

    En esta avalancha de partidos hay una diversidad importante de motivaciones y realidades. “Las expresiones chicas muchas veces giran en torno a un tema en particular, son partidos nicho, por llamarlos de alguna forma, como los 'verdes' en Europa. Están los conocidos como partidos 'de ideas', muy ideológicos y doctrinarios, pero sin un correlato electoral importante. Y un tercer tipo, más recientes acá, son más personalistas, que giran sobre una figura mediática con llegada a la opinión pública”, dice a Búsqueda el politólogo Diego Luján. Identidad Soberana, en torno a Salle, es un caso claro.

    Otro, según este experto, es Basta Ya, de Jorge Bonica. Olga Márquez, una docente salteña de 52 años, se dice “podrida” de ser “desilusionada por los políticos”. En distintos años votó al colorado Julio María Sanguinetti, al frentista Tabaré Vázquez y al blanco Luis Lacalle Pou. Los dardos de Bonica a la clase política desde su semanario El Bocón, del que ella fue suscriptora, la terminaron convenciendo. Realista, no lo imagina presidente, aunque sí parlamentario.

    Hoja 39, ODN, Basta Ya.jpg
    Lista Nacional del partido Basta Ya para las elecciones internas

    Lista Nacional del partido Basta Ya para las elecciones internas

    “Yo voy a votar para que en el Parlamento alguien levante la mano cuando algún político pida 5.000 dólares para un viaje. Y que proteste. Es como dice (el presidente argentino Javier) Milei: son la casta, ganan fortunas y se olvidan del pueblo. Es todo acomodo y festicholas”, señala quien no ahorra críticas a la intendencia de su departamento, a cargo del frentista Andrés Lima, ni a la Comisión Técnico Mixta de Salto, donde en 2023 renunció el blanco Carlos Albisu por denuncias de clientelismo político. El voto bronca, ahora “anticasta”, también alimenta esta afluencia de opciones.

    “Con Bonica coincido en la rabia y la desilusión por la corrupción y el despilfarro. Él tiene un estilo frontal por el que lo tildan de loco. Pero ahí lo tenés a Milei en Argentina, loqueando”. Ella tiene fe en llegar a los 500 votos. Si eso pasa, Basta Ya tendrá su sede. Por ahora, según dijo el propio candidato a Búsqueda, las reuniones se suceden en el quincho de su casa, en Punta Gorda.

    Milei

    El triunfo de Milei, como todo lo argentino, repercute acá. El Partido Libertario, nacido en diciembre pasado y que postula a la presidencia al abogado Nelson Petkovich, tiene una sede provisoria en un local de fotografía céntrico y listas en Montevideo, Salto y Maldonado. El presidente del directorio, Nahuel Speranza, está convencido de que tienen los votos necesarios. “El tema es el financiamiento, que lo hacemos todo a pulmón, estamos pensando en un pasacalles, en apelar a las redes”, dice.

    Speranza tiene 23 años, trabajó con aerogeneradores y hoy coorganiza shows en vivo. Desde adolescente le interesó “la economía, la inflación y la historia de los bancos”. Así se acercó a autores como Ludwig von Mises y corrientes como la escuela austríaca; no en vano, pensadores y pensamientos libremercadistas a ultranza que Milei ayudó a popularizar. “Es necesario reducir el Estado y limitar la capacidad de interferir en nuestras vidas del poder político. Este tiene que estar lo más alejado posible de los ciudadanos. Para las personas más desfavorecidas también es necesaria una economía más abierta y más flexible, además de sacar el IVA a productos de primera necesidad”, resume.

    El triunfo de Milei fue un impulso “muy fuerte” que “se veía venir, quizá llamó la atención la rapidez, porque estos eran movimientos muy marginales. Y como son marginales, son rebeldes. Los jóvenes son rebeldes, por eso este partido tiene mucha juventud”, concluye Speranza.

    Hay dos grandes factores que alimentan el auge de estas opciones, según Luján. Uno es “el declive de los partidos como instrumentos de movilización electoral”. En este punto, admite, Uruguay está atrasado con lo que pasa en el mundo, ya que todavía hay “altos niveles de partidismo”. Sí es más notorio el uso de las nuevas tecnologías, que hermana peces grandes con chicos. “Los partidos en realidad son instrumentos transmisores de información. Pero con los medios actuales, como los digitales, un dirigente puede ‘puentearlos’ para poder difundir sus ideas”.

    Descartelizar

    Algunos de estos nuevos partidos son hijos de agrupaciones ya existentes. El Constitucional Ambientalista surge desde Cabildo Abierto; al Partido por los Cambios Necesarios lo conforman exintegrantes de Un Solo Uruguay como Guillermo Franchi; el derechista Partido Devolución es fruto de una escisión del Partido de la Gente (que no corre más) y postula a Pablo Paiva. Y Avanzar Republicano, cuya principal figura es el exdirector nacional de Turismo Martín Pérez Banchero, nació del Partido Colorado.

    “Lo que pretendemos es romper la lógica binaria que existe en el sistema político actual, entre el Frente y la coalición" “Lo que pretendemos es romper la lógica binaria que existe en el sistema político actual, entre el Frente y la coalición"

    “Lo que pretendemos es romper la lógica binaria que existe en el sistema político actual, entre el Frente y la coalición”, dice a Búsqueda Fernando Reyes, ingeniero de 46 años. Avanzar Republicano nació tras detectar que en los colorados “no había lugar” para quienes no estaban de acuerdo con la Coalición Republicana. No sobran militantes: casi todos están en las listas. “Tener el país así dividido es un ejercicio de circo para mantener a la gente entretenida mientras las soluciones no llegan. No hay un debate real por la inseguridad ni para eliminar los asentamientos. Así aumentan los excluidos y se cuela la ultraderecha. Nosotros lo que queremos es oxigenar el sistema”, explica. Claro que para eso deberán cruzar el umbral del medio millar de votos en la interna. “Ahí veremos cómo transmitir el mensaje”.

    El cuadro de estos partidos se completa con el antiglobalista Patria Alternativa, que postula a Javier Sciutto como precandidato; el Partido de la Armonía, que surge de grupos sociales muy diversos, tiene su sede central en Maldonado, prefiere hablar de “filosofía” y no “ideología política” y tiene como líder a un maestro en artes marciales graduado en China, Ruben Martínez Izaguirre; y la Coalición Republicana. Este es un partido instrumental, como la Concertación de 2014, creado por el oficialismo para disputarle las departamentales de Montevideo, Canelones y Salto al Frente Amplio en 2025. Su precandidato es el excronista parlamentario Juan Carlos Otormín.

    1258 PA ODN.jpg
    Lista nacional del Partido de la Armonía para las elecciones internas

    Lista nacional del Partido de la Armonía para las elecciones internas

    ¿Tanto abanico es bueno o malo? Luján, doctor en Ciencia Política y docente de la Universidad de la República, dice que esta pregunta es de difícil respuesta. “Descartelizar” el sistema es algo positivo. Pero estas expresiones están condenadas a un rol marginal desde su nacimiento: “Luego de las elecciones hay que gobernar, y para eso precisás políticas públicas y programáticas. Eso solo te lo da un partido que permanece en el tiempo y tiene respaldo popular. Vos sabés qué puede hacer el Frente, es predecible la coalición, ¿pero qué puede salir de una alianza de Identidad Soberana con Basta Ya?”.