Arbeleche vislumbra impacto “muy significativo” pero “transitorio” en la economía; la “obsesión” es preservar la cadena de pagos