A 165 años del fallecimiento de Rivera

3min
Nº2003 - al de Enero de 2019

Sr. Director:

Los primeros días de enero de 1854 para el general Fructuoso Rivera fueron entre la vida y la muerte. La agonía era la dueña.

Viniendo hacia el sur, con una ansiedad que tiene los límites de la desesperación, apurando lo que no se podía apurar, la “comitiva” con el atardecer llegó a las cercanías del villorrio de Melo.

Era el día 11. El coronel a cargo de la delegación que escoltaba al general era Brígido Silveira. El propio Brígido Silveira se adelantó a pedirle al dueño del rancho alojamiento, refugio, amparo, asilo para el general don Frutos.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.