Concentración contra el racismo frente al anexo del Palacio Legislativo. Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS.

Afrodescendientes: más desempleados y pobres que el resto de los uruguayos

3min 1
Nº1994 - al de Noviembre de 2018

La discriminación hacia los afrodescendientes en Uruguay no es un tema que se trata cotidianamente como puede ocurrir en países como Estados Unidos o Brasil, donde la proporción de aquellos que se definen con ascendencia “afro o negra” es mucho mayor. Pero el tema se instaló en los últimos días por un afiche para promocionar la Fiesta de la Patria Gaucha con la imagen de una mujer afrodescendiente amamantando a un bebé, aparentemente de raza blanca.

Las estadísticas permiten observar que los afrodescendientes padecen una discriminación que llega a lo económico.

Quienes dicen tener ascendencia “afro o negra” en Uruguay son 10,5% de la población según la Encuesta Continua de Hogares (ECH) de 2017, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). A partir del análisis de los microdatos de dicha encuesta, Búsqueda calculó que el 17% de los más de 360.000 afrodescendientes tienen ingresos que los ubican por debajo de la línea de pobreza. Son 64.747 que están en esa situación.

Eso quiere decir que la pobreza está más extendida entre esa población que en el promedio del país (donde 8,3% se ubica debajo de esa línea).

Si se analiza la distribución por deciles de ingresos, se observa una mayor proporción de afrodescendientes en los primeros deciles (los más “pobres”): 20% se encuentra en el primero, 15% en el segundo y 13% en el tercero. Del otro lado, solo 3% pertenece al decil más alto (los más “ricos”).

En cuanto al empleo, esa población también está peor que el resto. El desempleo entre los afrodescendientes fue 11% el año pasado (frente a 8% para el promedio).

El 31 de octubre investigadores del Banco Mundial (BM) junto a la Oficina de Planeamiento y Presupuesto presentaron el informe Afrodescendientes en América Latina: Hacia un marco de inclusión, que incluye distintas estadísticas sobre esa comunidad en la región. Con respecto al mercado laboral, señala que en Uruguay “la probabilidad de laborar en el sector informal es alrededor de 3% mayor para los trabajadores afrodescendientes”.

Empleo e ingresos

Según el sector de actividad en el que trabajan, se constata cierto sesgo a aquellas menos remuneradas. Si bien la distribución entre las principales ramas es similar al del total de la población, en la que tienen mayor participación es en la construcción (donde alcanzan el 12% de los ocupados), mientras que la menor es en el rubro de intermediación financiera (no llegan a 5%).

A su vez, el ingreso medio de los que se definieron con ascendencia “afro o negra” fue de $ 16.740, cuando el promedio de la población del país ascendió a $ 23.690. Al observar los máximos ingresos declarados por mes, el de la población afro ($ 419.000) fue casi siete veces menor al declarado por los de descendencia blanca ($ 2.870.000).

Residencia

La mitad de la población afro que vive en Montevideo lo hace en los Centros Comunales Zonales lindantes con los departamentos de San José y Canelones, que a su vez son los que tienen los peores indicadores socioeconómicos. Por el otro lado, solo el 5% reside en los barrios costeros comprendidos entre Punta Carretas y Carrasco.

Esta segregación territorial puede estar denunciando una discriminación estructural, que según el informe del BM se profundizó en la última década en algunos aspectos. La educación se considera un instrumento fundamental para lograr escalar social y económicamente, y es allí donde señala un deterioro en Uruguay. Las cifras presentadas indican que la probabilidad de una persona afrodescendiente de terminar el nivel secundario entre 2005 y 2015 era 24% menor al de una de raza blanca con similares condiciones socioeconómicas, de edad y género. Es un valor mayor al de la década anterior, cuando esa probabilidad era de 19%.

El informe destaca que “la discriminación es responsable de la mitad de la brecha salarial para los hombres y 20% para las mujeres”, una situación que “tiene efectos más profundos entre los trabajadores más pobres y menos educados”.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.