Bolivia: un “golpe de Estado” con raíces lejanas

4min 6 1
Nº2046 - al de Noviembre de 2019
por Fernando López D’Alessandro

Cuando en 2003 el sindicalismo urbano y campesino se movilizó con la “guerra del gas” hasta la caída de Sánchez de Lozada, algo comenzó a cambiar para siempre en Bolivia. La sucesión del vicepresidente Carlos Mesa, si bien buscó poner paños tibios a una situación explosiva con una consulta múltiple sobre los problemas del país, no logró sostenerse en el gobierno. El camino estaba abierto para que Evo Morales, dirigente sindical cocalero y líder del Movimiento al Socialismo, ascendiera a la presidencia el 22 de enero de 2006.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.