Rosa Salazar

Undone, nueva serie de los creadores de BoJack Horseman

Despertar

3min
Nº2038 - al de Septiembre de 2019
Juan Andrés Ferreira

Algo anda mal. Alma (Rosa Salazar, de Alita: la última guerrera) siente que las distracciones, rutinas y construcciones mentales que se apilan en el día a día intentan disimular con mayor o menor sutileza una insatisfacción inherente, que nunca descansa, y que cada tanto vuelve a emerger e inocular la certeza de que existe otra forma de contemplar el mundo, experimentar la vida y tener contacto y conexión con lo real. Y de repente ve a su padre, Jacob (Bob Odenkirk, de Breaking Bad), que la observa desde la calle. Es extraño: Jacob murió hace años. Alma se distrae, se pasa de largo un cartel de PARE y sufre un brutal accidente.

Más o menos de este modo comienza Undone, una animación para adultos creada mediante rotoscopia, técnica con la que se hicieron películas como la incomparable Despertando a la vida y la paranoica Una mirada a la oscuridad, ambas de Richard Linklater. Esta técnica, bastante antigua (de principios del siglo XX), consiste en rodar con actores y escenarios reales y posteriormente generarles una versión animada, dibujando y pintando sobre lo filmado, donde se puede transformar, agregar o quitar escenarios, acciones y personajes. La rotoscopia les confiere a las escenas un estilo visual ambiguo, entre hiperrealista y onírico, que genera cierta extrañeza. Y, la verdad, no parece existir una técnica más adecuada para una historia como la que plantea Undone.

No conviene comentar demasiado acerca del argumento, que ofrece algunos giros y algunas estimulantes sorpresas. A lo largo de ocho capítulos de media hora cada uno, se despliega un drama familiar acerca de cómo son percibidos y distorsionados los hechos y sobre cómo se categorizan las experiencias y los cambios que se producen en el cerebro. Es una historia de fantasía, misterio y viajes espaciotemporales. Es un relato sobre el tiempo como construcción mental y la muerte como ilusión. Sobre las enfermedades mentales y las formas de lidiar con ellas. Sobre lo fantástico filtrándose en lo cotidiano. Es, dicho de otra forma, la historia de un despertar.

La serie está disponible en Amazon Prime Video. Detrás del proyecto se encuentra Kate Purdy, que forma parte del equipo creativo de BoJack Horseman, la melancólica y retorcidamente brillante comedia animada de Netflix. Junto a ella está Raphael Bob-Waksberg, creador de esta notable ficción protagonizada por un caballo misántropo, narcisista y depresivo. Purdy contó a The AV Club que todo comenzó con el final de la segunda temporada de BoJack cuando Bob-Waksberg le sugirió explorar un par de ideas que habían trabajado en algunos episodios, en especial aquellas que se relacionaban con las trampas de la mente. Las ideas se ramificaron y entonces ambos guionistas se plantearon crear una serie enteramente dedicada a las distintas vías y formas de percepción y distorsión de la realidad. Purdy venía de una depresión muy profunda, entre otros asuntos por el terror a heredar la esquizofrenia de su abuela, y usó parte de la experiencia como plataforma sobre la que construyó la historia de su protagonista.

Alma es sorda. De niña le realizaron un implante que, mediante el uso de un audífono, le permite recibir los sonidos del mundo. A veces, cuando quiere aislarse, se quita el dispositivo y se sumerge en la intimidad del silencio. La historia se desarrolla en San Antonio, Texas. No es casual. Purdy vivió en México, su padre fue profesor de español y muchos de sus amigos de la infancia y adolescencia eran mexicano-estadounidenses, además de que la familia iba a México en las vacaciones. Siente que esa cultura está “subrepresentada”. Fuera de las cadenas cuya programación es latina, no hay “suficientes personas latinas en la televisión”, ha dicho la guionista. “Pensé que era una excelente manera de representar tanta cultura y diversidad, de poner en el centro de atención a personas que generalmente no son centro de atención. Al mismo tiempo, no se trata de mostrar ese aspecto, esa característica, como la única razón”.

En uno de los capítulos se muestra el cambio que produce en Alma recibir el implante que le permitirá oír. El tejido de sensaciones —confusión, desorientación y fascinación— que se genera en Alma al poder escuchar el mundo con claridad por primera vez es prácticamente el mismo que se produce en el espectador al adentrarse en el universo de Undone. Así como el cerebro de Alma no estaba habituado a procesar los estímulos exteriores y transformarlos en sonido, tampoco el espectador está habituado a ver este tipo de narraciones en televisión.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.