Foto: Cannabis Training University

El gobierno posterga venta de marihuana por “cuestiones técnicas” y las empresas productoras esperan la “luz verde” para distribuirla

6min
Nº1896 - al de Diciembre de 2016

Cuando informó cuáles eran las dos empresas que plantarían la marihuana que se venderá en las farmacias, en octubre del 2015, el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, no quiso dar una fecha de inicio de la comercialización. Los antecedentes no eran buenos. En el gobierno de José Mujica los encargados de poner en práctica el sistema habían anunciado varias veces cuándo ocurriría, pero nunca cumplieron los plazos autoimpuestos. Precavido, Roballo solo dijo que necesitarían un período “no menor” a ocho meses para tener todo pronto. Y eso sí se cumplió.

Si bien una de las empresas productoras aseguró la semana pasada que tienen “todo pronto” y solo esperan la “luz verde” del gobierno para empezar la distribución de la marihuana a las farmacias antes de fin de año, el presidente Tabaré Vázquez anunció en una entrevista con “El País” que la venta comenzará en 2017.

El retraso en la implementación de la parte más compleja de la ley que regula el mercado de cannabis —aprobada hace tres años— se debe a “cuestiones técnicas” y no a “una decisión política”, dijeron a Búsqueda fuentes del Poder Ejecutivo.

Postergación.

La denominada “ley de marihuana” aprobada en 2013 preveía tres vías excluyentes entre sí de acceso al cannabis con fines recreativos: el autocultivo, los clubes de consumidores y la venta en farmacias. Pese a los intentos de las autoridades por instrumentar la tercera vía antes del fin del gobierno, la puesta en marcha de la comercialización quedó en manos de la administración Vázquez.

Entre los impulsores de la norma había temor de que el futuro presidente —que en la campaña electoral de 2014 había expresado su discrepancia con que las farmacias vendieran marihuana— pusiera trabas a una norma que no contaba con su respaldo.

La designación de Milton Romani como secretario general de la Junta Nacional de Drogas (JND) despejó las dudas. La implementación avanzó lentamente y Romani dejó el cargo en junio, no sin antes anunciar que era muy probable que el cannabis se vendiera antes del final del invierno. Su sucesor, Diego Olivera, prefirió no dar fechas concretas, aunque destacó en varias oportunidades que el gobierno está trabajando para cumplir con la ley.

En las últimas semanas el gobierno manejó la posibilidad de que el Instituto de Regulación y Control del Cannabis abriera el registro de consumidores interesados en comprar marihuana, el paso previo a la venta. Había superado dos escollos: conseguir una cantidad mínima indispensable de farmacias interesadas en participar en el negocio y desactivar una huelga de funcionarios del Correo, en cuyas oficinas se deberán anotar los futuros compradores.

En el Poder Ejecutivo resolvieron bajar el perfil del tema marihuana y las declaraciones públicas. No obstante, el jueves 1º “El País” publicó una entrevista con el presidente Vázquez en la que le consultó sobre la aplicación de la ley y el mandatario anunció que todavía falta para concretar la venta.

“Estamos en una etapa todavía no definitoria del tema; hemos avanzado en algunos puntos. Tenemos que liquidar sobre todo la parte de comercialización y el manejo de la venta de marihuana por parte de las farmacias. En otros aspectos se ha avanzado, ustedes lo saben. En esto no puedo decir lo mismo que dije en los otros temas: que podamos definir todo antes de fin de año. No lo creo. Esto es un proyecto y como tal, evolutivo. Lo único que voy a decir es lo que digo siempre: no hay que consumir drogas. Esto no es liberalización del uso de la marihuana y vamos arriba con el uso de la marihuana. No hay que consumir drogas. Pero bueno, tenemos que aplicar la ley que hay y la vamos a ir aplicando con mucha responsabilidad, viendo y evaluando los resultados que vayamos obteniendo. Si son positivos, muy bien, y si no lo fueren tendremos que tomar las medidas que haya que tomar”.

Consultado acerca de qué es lo que “dificulta comenzar con la venta”, Vázquez respondió: “Son muchos los trámites, no es fácil el registro de los usuarios y la seguridad que debemos darles no solo a los que producen sino a los que van a vender la marihuana. Quiero dejar en claro que no habrá turismo cannábico. En fin, es un tema complejo y se tiene que tomar con mucho cuidado”.

Dos días antes de que el mandatario hiciera esas declaraciones, Guillermo Delmonte, el CEO de International Cannabis Corporation (ICC), una de las dos empresas que tiene la licencia para cultivar la marihuana, dijo a la cadena de noticias “Bloomberg” que tienen todo pronto para distribuirla y resta “esperar a que el gobierno decida en qué farmacias van a vender”.

“Para el final del año esperan empezar a vender. Tenemos la producción, tenemos todo pronto, tenemos stock y estamos esperando la luz verde para empezar a distribuir”, añadió al ser interrogado acerca de las dificultades que surgieron con las farmacias.

La empresa tenía, al 23 de noviembre, un stock de 100 kilogramos de marihuana cosechada, según un comunicado que divulgó en el mercado de valores de Toronto en el que detalla sus operaciones. El documento señala que los costos de producción son de U$S 0,60 por gramo y que las farmacias les pagarán U$S 0,90. ICC “espera que los costos continúen siendo reducidos a medida que construye su planta de producción y aumenta” la cosecha, dice el documento. Según Delmonte, la planta tiene una capacidad para producir 10 toneladas de marihuana al año.

La otra licenciataria tiene en stock un poco menos de 100 kilogramos.

Respecto a la posibilidad de comenzar la distribución, jerarcas del gobierno consultados por Búsqueda aseguraron que las afirmaciones de Delmonte “no son precisas”, porque el envasado del producto no está terminado. Añadieron, no obstante, que “está demorado por trámites excesivamente lentos” en el Ministerio de Salud Pública.

Un nuevo “commodity”.

Delmonte fue entrevistado por “Bloomberg”, porque el 29 de noviembre ICC comenzó a cotizar en la Bolsa de Valores de Toronto. El estreno fue exitoso, según la cadena de noticias. La empresa uruguaya “es una de las varias compañías de marihuana que han tenido ganancias espectaculares en el mercado canadiense este año”, informó. El “frenesí” que existe en el mercado de valores de Canadá por el tema del cannabis se explica, al menos en parte, porque el país inició un proceso para legalizar esa droga.

Delmonte dijo a “Bloomberg” que eligieron la Bolsa de Toronto porque “al igual” que en los sectores “del gas, el petróleo o la minería”, las “empresas de cannabis” han recurrido a ese mercado “para obtener capitales”.

El 29 de noviembre ICC debutó en la Bolsa de Canadá, en una oferta pública en la cual su acción terminó a 1,14 y se comercializaron 3,5 millones de acciones (lo que significa un valor de la empresa de casi 4 millones de dólares. Además, según informó “Bloomberg”, ICC cerró una emisión de oferta privada de 13 millones de dólares canadienses por 112 millones de acciones.

La Secretaría Nacional Antilavado de Activos que funciona en Presidencia de la República autorizó la entrada de ICC en la Bolsa de Valores siempre que no negocie más del 49% de sus acciones y que quienes recibieron la licencia para cultivar marihuana mantengan el control de la compañía.

En el comunicado emitido antes de su salida a la Bolsa, ICC informó que pretende usar los U$S 13 millones para “construir infraestructura necesaria para producir y procesar el cannabis recreativo, medicinal e industrial”. Planea también “asociarse con compañías farmacéuticas para desarrollar productos medicinales y aprovechar la oportunidad de exportarlos a los nuevos mercados legales después de recibir las autorizaciones correspondientes”. A su vez, tiene como objetivo “construir una posición dominante en Sudamérica” aprovechando que Uruguay fue el primero en flexibilizar las normas.

La compañía proyecta plantar cáñamo industrial para producir y exportar derivados de aceite y fibra. Pero la “línea más importante” de crecimiento, añadió Delmonte, es la producción de “cannabis medicinal” para abastecer a países de la región y de Europa.

“El mundo empieza a ver el cannabis como un commodity internacional y no solo con fines recreativos”, declaró Delmonte a “Bloomberg”.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.