Marcelo Abdala, durante una conferencia de prensa del PIT-CNT, en su sede central. Foto: Santiago Mazzarovich / adhocFOTOS.

La central hará una demostración de fuerza con un acto a fin de mes; “esté quien esté frente a nosotros va a haber Consejos de Salarios”, arengó el secretario general Marcelo Abdala ante cientos de delegados

El PIT-CNT prepara el “combate” por la negociación colectiva con el que busca marcar la cancha a los candidatos presidenciales

6min 1
Nº2034 - al de Agosto de 2019
escribe Martín Mocoroa

La clave siempre es la correlación de fuerzas. Es eso lo que determina avances y retrocesos, se trate de una empresa, de una rama de actividad, de un país, de una región o hasta de un organismo multilateral como la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Y es eso lo que les explica el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala, a centenares de delegados de todo el país que lo escuchan atentamente y llenan la cancha y las gradas del gimnasio que tiene en su sede el Sindicato Único de las Telecomunicaciones (Sutel).

En esa variable clave, el “viento sopla de frente” para los intereses de los trabajadores, les dice. Se siente en la región: en Brasil, en Argentina, en Chile, en Paraguay. También en la OIT, donde según Abdala —que participó como delegado en Ginebra en la conferencia de junio— hay que buscar con “microscopio” posiciones como las del PIT-CNT. Por eso, por la correlación de fuerzas, prosperó en ese organismo la queja de las cámaras empresariales uruguayas contra aspectos de la ley de negociación colectiva y ahora el gobierno uruguayo tiene plazo hasta el 1º de noviembre para iniciar acciones legislativas que establezcan modificaciones.

El próximo 28 de agosto el PIT-CNT se propone mostrar que tiene fuerza para caminar contra el viento. Lo hará con un paro general parcial, desde las 9 a las 13 horas, con una concentración frente a la Universidad de la República, una marcha hacia el obelisco y un acto. Para prepararse apeló a las asambleas, una vieja fórmula que hasta puede resultar anacrónica en tiempos de WhatsApp y redes sociales. En las últimas semanas, Abdala y el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, encabezaron “decenas y decenas” de reuniones en lugares de trabajo en Montevideo, Paysandú, Salto, Río Negro, Soriano, Florida, y San José. La agenda continúa este viernes 23 en Artigas, Tacuarembó, Rivera y Cerro Largo. El congreso de delegados celebrado en Sutel el viernes 16 fue uno de los mojones más relevantes de esa serie de encuentros preparativos.

“Hoy venimos a resolver que habrá que ser derrotados. Que en Uruguay esté quien esté frente a nosotros va a haber negociación colectiva, va a haber Consejo de Salarios, porque hay una clase trabajadora unida, con disposición de combate, y que va llegar a las grandes mayorías nacionales para que los intereses reaccionarios se rompan los dientes”, arengó Abdala, en un encuentro en el que las distintas corrientes sindicales —con algún matiz— dejaron sus diferencias de lado para poner el foco en esa causa.

Lo que está en juego.

Abdala desarrolló con mayor profundidad dos puntos de la queja de las cámaras empresariales ante el comité de normas de la OIT. Primero se refirió al cuestionamiento a la ultractividad de los beneficios, que determina que por principio general las conquistas obtenidas en un convenio son por tiempo indeterminado a menos que se haya establecido un plazo específico. Los empleadores entienden que eso debería ser al revés, es decir, que cada beneficio debería vencerse con el convenio salvo que se hubiera acordado otro período de tiempo. Para el PIT-CNT, eso implicaría un “retroceso terrible”.

Pero mucho más “peligroso” consideró Abdala el segundo punto que abordó. Las cámaras sostienen que el sistema actual de negociación colectiva es de “arbitraje forzoso” y piden pasar a uno de “negociación libre y voluntaria”.

“La visten con unas palabrejas muy atractivas. Hay que tener cuidado con las palabras, las palabras también están en disputa. ¿Quién no va a estar de acuerdo con algo que es libre y voluntario? ¿Y quién no va a estar en contra de algo que es forzoso? Pero en el fondo dicen abiertamente que lo que quieren es que, si queda algo de negociación, sea bipartita, sin participación del Estado, y por empresa.(…) Gente, esto ya lo vivimos. Entre el 92 y el 2005 no se convocaron los Consejos de Salarios. En ese período predominó la utopía reaccionaria de la negociación libre y voluntaria. Por debajo de un 20% de los trabajadores tuvieron algún derecho a la negociación colectiva. Lo que predominó ahí fue la desregulación salvaje”, argumentó Abdala.

La posición que adoptó la OIT es, para el secretario general del PIT-CNT, “muy preocupante”. Para trabajar en la orientación indicada hay una comisión con tres representantes del gobierno, tres de los trabajadores y tres de los empresarios. Lo que se discute allí, como ya había desarrollado, no implica avances para sus intereses, sino un “retroceso en chancletas”. Por eso llamó a dar pelea en otra cancha.

“El problema de la defensa de la negociación colectiva no es un problema de gabinete, no es un problema de cúpula, no es un problema de los tres miembros del Poder Ejecutivo, de los de los trabajadores y de los empresarios que están en la mesa de conversaciones. Es un problema que debemos abordar desde un punto de vista de clase y de masas en defensa de nuestros intereses sagrados. Es así que debemos instalar en la calle la movilización, la defensa de la negociación colectiva”, afirmó levantando aplausos.

La última trinchera y las “balas invisibles”.

El discurso inicial de Abdala, que se extendió por casi una hora, se vio respaldado luego por las intervenciones de referentes de otras corrientes sindicales. En esa línea se manifestó, por ejemplo, el presidente de la Federación de Obreros y Empleados de la Bebida (FOEB), Fernando Ferrerira. La FOEB lidera junto con la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) y a la Asociación de Empleados y Obrereros Municipales (Adeom) la corriente En Lucha, que se consolidó en el último congreso como la segunda fuerza, después de las mayoritarias Articulación y el Partido Comunista.

“La negociación colectiva nos permitió crecer más de 50% en promedio del salario real, nos permitió avanzar en beneficios, en condiciones de trabajo. Claro que quizás falte mucho por hacer, pero sin dudas que sin esa negociación colectiva —lo vivimos a partir de los 90— no hay posibilidad de crecimiento salarial, de mejores condiciones de trabajo ni de conquistar beneficios”, dijo Ferreira, y llamó a lograr una “gran movilización de masas” el próximo miércoles.

Sergio Sommaruga, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep) fue otro de los 12 oradores que intervinieron en el encuentro, quizás el más enérgico y aplaudido. El Sintep integra una tercera línea dentro de la interna sindical conocida como el grupo de los ocho. No se trata de una corriente, sino de una coordinación de la que forman parte, entre otros, los trabajadores postales, los ferroviarios y los de UTE.

Para Sommaruga, los cuestionamientos planteados por las cámaras empresariales lo que hacen es “poner en cuestión la solidaridad de clase” y “dinamitar” la posibilidad de que se establezcan “derechos salariales y laborales” para el conjunto de los trabajadores de un sector de actividad. De esa manera, las conquistas quedan sujetas a la fuerza que pueda tener cada sindicato.

“Esto que está planteando lo tenemos que tomar con profunda preocupación y con profundo compromiso de clase. Tenemos que salir a hablar, tenemos que cumplir una función pedagógica. Porque no es verdad que dentro de nuestra propia clase tenemos todo el territorio ganado. Hay una disputa ideológica, hay balas invisibles que apuntan a la consciencia para que el propio trabajador sea el que serruche la rama en la que está parado. Y nosotros tenemos que salir hacia la disputa hablando con todos los trabajadores y trabajadoras. Explicando lo que está en riesgo”, dijo.

Envalentonado, dijo que también estaba en riesgo la seguridad social con la reforma ya aprobada en Brasil y las que están planteadas en Argentina, Ecuador y Chile. Para Sommaruga se trata del “nuevo Plan Cóndor del neoliberalismo”. Continuó ganando en intensidad hasta desembocar en un emocionado recuerdo a referentes sindicales: “Nosotros somos continuadores históricos de los mártires de Chicago, de Sacco y Vanzetti, de D’Elía, de León Duarte, de Cuesta. Somos la última trinchera contra el proyecto del capital”.

En setiembre, el PIT-CNT iniciará un ciclo de encuentros con los candidatos a la presidencia. En esos intercambios el foco principal estará puesto en sus expresiones respecto a la negociación colectiva. Eso estuvo presente en varios de los discursos del encuentro que aludieron a las insinuaciones de cambios al sistema actual planteadas por blancos y colorados.

“Claro que estamos de campaña. Nosotros ya resolvimos de qué lado estamos. Estamos del lado de la clase. Que resuelvan ellos de qué lado se paran”, dijo, por ejemplo, Favio Riverón, presidente de la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio y Servicios.

Noticias relacionadas

▪ Grado cinco en Derecho Laboral cuestiona al TCA por habilitar a sindicatos minoritarios a participar en la negociación colectiva

▪ El PIT-CNT y expertos en Derecho Laboral ven con preocupación el avance de fallos de la Justicia civil que limitan la ocupación

▪ PIT-CNT plantea impuesto al robot y al cambio de “trabajo vivo por muerto”, para que la tecnología no aumente la desigualdad

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.