Vázquez y Martínez en conferencia de prensa. Foto: Javier Calvelo/ adhocFotos

El presidente y el intendente: parecidos pero cada vez más lejos

4min 3 2
Nº2008 - al de Febrero de 2019
escribe Juan Pittaluga

Los dos son socialistas, masones e hinchas de cuadros chicos. Apalancaron su carrera política como intendentes de Montevideo, pero antes supieron destacarse en la actividad privada. Generaron liderazgos a base de carisma —más protocolar uno, más descontracturado el otro— con el olfato necesario para saber en muchas ocasiones qué es lo que la gente quiere escuchar. Con casi 20 años menos, se supone que Daniel Martínez debería ser el sucesor natural de Tabaré Vázquez, pero la relación entre ambos nunca fue buena y es cada vez más ríspida, al punto de que el presidente preferiría el 1º de marzo de 2020 traspasarle la banda a otro de los precandidatos frenteamplistas.

El tenso vínculo histórico, que buscó recomponerse al inicio de este período de gobierno, tuvo esta semana un cruce público que dificulta la posibilidad de cualquier otro acercamiento y seguramente se profundizará con el correr de la campaña electoral.

El lunes 11, El Observador informó que Martínez, actual intendente de Montevideo y precandidato a la Presidencia por el Frente Amplio, recibió en enero el “respaldo” de Vázquez ante un proyecto municipal de transformar la estación central de AFE en un hub de alta tecnología e innovación, al estilo de Silicon Valley, Estados Unidos. El mismo día, Vázquez emitió un comunicado para aclarar que la información era falsa y que no fue presentado ni a él ni al Poder Ejecutivo ningún proyecto para la estación central. Horas antes, el ministro de Transporte, Víctor Rossi, respondió a Martínez saliéndose de la agenda de comunicación tradicional de cada lunes tras los Consejos de Ministros. “Yo tengo los pies en la tierra, no en el aire”, dijo a los periodistas en la Torre Ejecutiva.

La relación entre ambos nunca fue buena y es cada vez más ríspida, al punto de que el presidente preferiría el 1º de marzo de 2020 traspasarle la banda a otro de los precandidatos frenteamplistas.

Lejos de retractarse, Martínez dio una rueda de prensa para afirmar que entre octubre y noviembre sí se reunió con Vázquez, quien le manifestó que estaba de acuerdo con que entregara el proyecto a los ministros involucrados en la estación central. “Nosotros tiramos una idea. Lo que me importa es hablar la idea, si sirve o no sirve”, dijo Martínez, quien contestó directamente los dichos de Rossi. “Yo respeto todo, también parecía imposible llegar en un año a pasar a tener superávit en la intendencia, y se logró. ‘No es posible’ es una frase que habría que desterrarla en la época en la que nos toca vivir”.

El pronunciamiento de Martínez no quedará solamente en palabras: la semana que viene la intendencia convocará a varios actores para presentarles su iniciativa para la estación central. Según explicaron a Búsqueda fuentes municipales, continuar con el proyecto demuestra su confianza en la idea y su capacidad de actuar por sobre el posicionamiento público del presidente.

Ese comportamiento va en línea con su estrategia electoral, que busca desmarcarse del gobierno y cuestionar algunas de sus políticas, advertido de la baja popularidad de Vázquez en la población. Incluso, Martínez ya le transmitió a autoridades del Poder Ejecutivo que discrepa con ciertos puntos de la gestión y así lo planteará a lo largo de la campaña para diferenciarse de Carolina Cosse, su principal rival en la interna y quien adoptó un perfil más oficialista en las primeras semanas de la campaña, incluso el martes 12 en referencia al tema AFE. “Si tuviera que pensar en un lugar en Montevideo, ya lo tenemos: el Latu”, zanjó.

Simplemente una conversación

El enojo por el proyecto de AFE es el último en una lista de hechos que desde el primer gobierno del Frente Amplio han molestado por igual a ambos líderes. En una situación similar a la actual, en abril del año pasado Martínez le envió una carta a Vázquez en la que le expresó su preocupación y la de los vecinos de la capital ante lo que percibía como un aumento de personas que viven en la calle. (Búsqueda Nº1.964).

Al presidente le molestó la filtración a la prensa por el planteo público de un tema de irritabilidad en la ciudadanía, por lo que meses después uno de los ministros de su mayor confianza le respondió a Martínez en una actitud similar a la de Rossi esta semana. Marina Arismendi, titular del Ministerio de Desarrollo Social, señaló que no existió ninguna carta del intendente, sino “simplemente una conversación” entre ambos y puntualizó que la situación de los indigentes ya se encontraba atendida en varios de los grupos que integra su cartera.

Presidente e intendente están además molestos con el manejo que desde los dos bandos se hizo en torno al ferrocarril central que, por exigencia de UPM, el gobierno pretende construir entre Montevideo y Paso de los Toros.

Presidente e intendente están además molestos con el manejo que desde los dos bandos se hizo en torno al ferrocarril central que, por exigencia de UPM, el gobierno pretende construir entre Montevideo y Paso de los Toros. Martínez busca hacer cumplir la Ley de Ordenamiento Territorial (Nº18.308) y otras regulaciones municipales por las cuales toda obra del gobierno nacional requiere autorizaciones de la intendencia. Para otorgarlas, desde la comuna se reclama al Ministerio de Transporte un estudio de impacto territorial; en contrapartida, el Poder Ejecutivo obvió los pedidos de la intendencia y, para empezar a construir el tren, solamente espera por la autorización ambiental de la Dirección de Medio Ambiente (Dinama).

Aunque los cruces políticos públicos entre Vázquez y Martínez se repitieron más durante el actual período, se remontan al 2007, cuando el intendente era presidente de Ancap. En junio de ese año, la empresa estatal sufrió un desabastecimiento de supergás. Martínez culpó a la herencia de gestiones anteriores a cargo del Partido Colorado y del Partido Nacional, mientras Vázquez criticó la falta de atención a la población, responsabilizó a la empresa, ordenó una auditoría externa y forzó la salida del gerente general del ente, Sergio Lattanzio.

“Lógicamente no está en el detalle de lo que pasa en Ancap. Por eso, si bien la intención era buena, para mí, ese no era el camino”, opinó entonces Martínez sobre la actitud del presidente ante la salida de Lattanzio. “Yo he dicho que no estoy de acuerdo, pero lo acepto”, agregó.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.