La inversión para remodelar el parador fue de US$ 4 millones. Foto: Nicolás Der Agopián

Se realizará una instancia de conciliación y en caso de no llegar a un acuerdo, la empresa prevé reclamar US$ 11,5 millones por “daños emergentes vinculados al cierre del proyecto”

En duda continuidad de concesión otorgada por IM a privados para la explotación de Kibón, tras supuesto incumplimiento municipal

3min 4
Nº2011 - al de Marzo de 2019

Tras una inversión de US$ 4 millones, en 2014 abrió sus puertas al público un renovado Kibón en un punto privilegiado de la rambla capitalina. Pensado como un moderno centro de eventos de más de 1.200 metros cuadrados, el exparador prometía consagrarse como punto de referencia tanto para el rubro empresarial como familiar.

Sin embargo, a siete años de que la Intendencia de Montevideo (IM) le otorgara la concesión del lugar por una década a la empresa Afacor S.A. para la remodelación, acondicionamiento y explotación del lugar, hoy está en duda la continuidad del emprendimiento privado ante supuestos incumplimientos municipales establecidos en los pliegos de licitación.

El próximo 11 de marzo se llevará a cabo una instancia de conciliación entre la comuna y representantes de Afacor S.A., ya que la empresa que realizó la inversión y promovió el proyecto asegura que el gobierno departamental no cumplió con los compromisos acordados, dijeron a Búsqueda fuentes al tanto de las negociaciones. En caso de no llegar a un acuerdo, la empresa prevé iniciar acciones legales y reclamar a la IM US$ 11,5 millones, dijeron las fuentes.

Uno de los principales motivos que generaron el descontento de la empresa fue que la comuna no cumplió con trasladar de sitio la terminal de ómnibus que actualmente funciona junto a Kibón. “La empresa que ganó la licitación cumplió con la inversión de US$ 4 millones para la remodelación que tardó dos años, mientras que la otra parte no cumplió con lo acordado en la licitación”, explicó una de las fuentes consultadas.

Según los pliegos del llamado, una vez adjudicada la concesión, el espacio ocupado hoy por el transporte colectivo pasaría a conformar la zona licitada. La idea era que el lugar fuera destinado a la creación de estacionamientos y espacios verdes, y que la terminal cambiara su ubicación a un futuro “intercambiador Buceo” que nunca llegó a concretarse. Además, la presencia de un carro de chorizos en la puerta de Kibón no colabora en la mejora del entorno que se establecía en la adjudicación, opina la empresa adjudicataria.

Otro de los puntos que Afacor S.A. denuncia que no se cumplió es lo relativo a la demora de la intendencia en responder a oportunidades de negocios que surgieron a lo largo de los años. Al parecer, la falta de celeridad tuvo como consecuencia la pérdida de oportunidades, tales como la instalación de ofertas gastronómicas.

Hoy ambas partes se encuentran en negociaciones y una vez celebrada la tentativa de conciliación, que ya se prorrogó dos veces según fuentes de la intendencia, los accionistas resolverán si continúan con acciones civiles tendientes a reclamar indemnización “por daño emergente relacionado al cierre del proyecto”.

Acuerdo

El objetivo de esta etapa es evitar el juicio y analizar una nueva propuesta de la comuna para evaluar la continuidad de la concesión, a la que todavía le quedan tres años. Sin embargo, las fuentes indicaron que esa no es la intención de los accionistas, ya que la gestión actual no es suficiente para amortizar el monto invertido en los tiempos previstos. “Están perdiendo fortunas”, aseguró un informante.

Consultados por Búsqueda, desde el estudio Soneira & Asociados, representantes de Afacor S.A., no quisieron hacer comentarios. Sin embargo, Ernesto Beltrame, director de Asesoría Jurídica de la IM, dijo a Búsqueda que actualmente el asunto es analizado “a fondo” en el Departamento de Desarrollo Económico de la comuna.

“Hay que ver qué parte es verdad y qué parte no, y en eso se está, en etapa de conciliación. Ya tuvimos una instancia que se prorrogó y es muy probable que la próxima también lo haga, dado que se está en ese análisis”, sostuvo Beltrame. Según afirmó, una vez que se llegue a las conclusiones de la negociación, desde Jurídica evaluarán las diferentes estrategias a implementarse.

“En una citación a conciliación ni siquiera se fundamenta el porqué, no se dan las causas o razones de hecho y de derecho. Es una instancia para evitar el juicio, que luego puede prosperar o no”, comentó.

Ricardo Posada, director del área de Promoción Económica de la IM, prefirió no referirse al asunto hasta celebrarse las negociaciones en cuatro días, aunque reconoció que Afacor S.A. presentó la solicitud de audiencia a raíz de diferencias con la comuna. “La empresa está pagando el cánon conforme a los términos acordados, está dentro de los plazos. Si tienen un planteo para hacerle a la IM, lo contestaremos formalmente”, explicó.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.