Solera Vinos y Tapas, el lugar de encuentro para los amantes del vino y la buena mesa en José Ignacio

Escondite de bons vivants

2min 1
Nº2007 - al de Febrero de 2019
Escribe: Marcela Baruch. Fotos: Luciano Dogliotti

Después de años en la venta de vinos en Montevideo y José Ignacio, la sommèliere Soledad Bassini cumplió el sueño de abrir Solera Vinos y Tapas el 19 de diciembre de 2017, una tienda de vinos con bar de tapas. Para lograrlo, pasó un invierno jugando al albañil, carpintero y sanitario junto a su pareja y actual socio Fernando Rodríguez, quien además se dedica a la fabricación de aberturas. Ubicado en el camino Eugenio Sainz Martínez, entre la Ancap y la tienda Santas Negras, Solera lo componen dos contenedores unidos por un módulo que ellos construyeron —y que rápidamente convirtieron en una acogedora tienda/bar— para formar una herradura.  Abiertos todo el año, en el invierno a Solera le fueron sumando un espacio exterior techado y un cómodo deck. Poco tiempo después, reacomodaron una barra, las botellas de vino en sus racks actuales, cavas con caviar uruguayo, quesos artesanales y puros. En el proceso forjaron su clientela, entre ellos varios chefs y dueños de restaurantes de la zona que hoy los siguen y ayudan a crear un ambiente cálido, como de entre casa. En ellos se apoyaron para afianzar la cocina hasta lograr un menú que sorprendió a la mesa de cuatro de galería este verano. 

Miniaturas de pescado hechas con harina de arroz y aderezadas con alioli de lima, albondiguitas, costillitas de cerdo para comer con la mano, almejas de La Coronilla a la provenzal (sujetas a disponibilidad), y pimientos del piquillo rellenos de cabra y hierbas de la huerta —plantadas en la entrada de Solera—, son algunas de las preparaciones que se pueden elegir de un generoso menú servido en pequeñas porciones a precio asequible. Entre ellas suman opciones sin gluten y varios platos vegetarianos. En la noche en que galería visitó esta tienda, se compartieron las almejas, el pollo al ajillo con la receta de la madre de Bassini, que lo deja cremoso, albóndigas, costillitas y unas tapas de morcilla salada con nueces. De beber, en vez de las doce etiquetas de vino por copa que ofrecían ese día, entre blancos, tintos y rosados, se eligió una botella de rosé mendocino Hey Rose del enólogo Matías Riccitelli, que se vende como el resto de los vinos a precio de vinoteca con un descorche adicional modesto de 300 pesos. La cena optó por un postre chajá casero, entre un flan de Baileys con dulce de leche casero, torta de chocolate belga y masa de boniato, y arroz con leche.  En esa camaradería que genera este espacio, la mano generosa de uno de los cuatro comensales de la mesa se escabulló a la caja a pagar antes de que galería pudiera pedir la cuenta. Este es el clima ameno que se produce entre livings y mesas altas, donde los clientes inician viarias charlas con sus vecinos, comparten una copa de vino y recomendaciones sobre la comida, logrando un escenario de encuentro que hace sentir locatario hasta al turista. 

Miscelánea

En esta tienda se encuentran 280 etiquetas de vinos uruguayos, regionales, europeos, australianos y norteamericanos. 

Además de los vinos, hay 12 tipos de cervezas nacionales e importadas.

Bassini ofrece consultoría para el armado de cavas personales y de cartas de vinos en restaurantes.

Solera Vinos y Tapas puede reservarse para eventos.

Camino Eugenio Sainz Martínez, casi Ruta 10. Tel. 4486 2167. Abre todos los días del mediodía a la medianoche. Precio promedio por persona: 800 pesos.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.