Venta de marihuana para uso recreativo, en una farmacia de Pocitos. Nicolás Celaya /adhocFOTOS

Gobierno prepara un proyecto de ley para financiar investigaciones sobre cannabis con dinero producido por la venta de marihuana

4min 1
Nº2028 - al de Julio de 2019

Siete académicos están sentados en una sala próxima a los laboratorios en los que trabajan. Son las 15:55 del jueves 27 de junio. Una interrumpe el diálogo y se disculpa. “Perdón, me tengo que ir, me está esperando para reunirme un empresario brasileño del rubro cannábico”, dice como al pasar. Algunos lo toman como natural, otros todavía sonríen. “Pensar que hace unos años esto hubiera sido impensado”, comenta un colega.

La escena expresa la creciente participación de la academia uruguaya en el área cannábica, la cual no está exenta de dificultades. Por eso, el Poder Ejecutivo prepara un proyecto de ley para facilitar la investigación científica, dijeron a Búsqueda fuentes del sector.

Consultado al respecto, el presidente del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca), Diego Olivera, confirmó que en el gobierno están trabajando “en una posible actualización de la normativa sobre cannabis a los efectos de facilitar y promover la actividad científica nacional en el tema” .

El objetivo de la propuesta, según el jerarca, “sería el de garantizar la disponibilidad de fondos para el financiamiento de investigaciones que tomen como base la planta y sus compuestos en diversas áreas de desarrollo humano y productivo”. El proyecto prevé tomar un porcentaje de los ingresos del Ircca “que tienen como origen la venta de cannabis y constituir uno o más fondos concursables que sean elaborados, efectuados y evaluados por referentes de las principales instituciones públicas vinculadas a la ciencia”, explicó.

La redacción del articulado, que está siendo analizado por Presidencia de la República, surgió del trabajo entre el Ircca, la Secretaría Nacional de Drogas, la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología, y legisladores oficialistas como el diputado Julio Batistoni.

Investigadores

A principios de junio, durante el evento BIO International Convention en Filadelfia, Estados Unidos, una delegación oficial presentó a Uruguay como hub para recibir proyectos de inversión en marihuana medicinal para la industria de la biotecnología.

El auditorio estaba repleto cuando los uruguayos presentaron el documento Informe específico: investigación, desarrollo e innovación (I+D+i ) en cannabis, elaborado por Atilio Deana, responsable de la Unidad de Valorización y Transferencia Tecnológica (UVITT) del Programa de Desarrollo de Ciencias Básicas (Pedeciba), junto a Uruguay XXI.

“Son pocos los países que están incursionando en la regulación del cannabis, por lo cual entendemos que es una oportunidad del país poder ofrecer oportunidades tanto para inversiones en desarrollos como en I+D+i en este sector”, plantea Deana en el informe con datos actualizados al 29 de mayo, al que accedió Búsqueda.

El documento incluye un análisis de las Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (FODA). “Uruguay tiene una ventana de oportunidad muy valiosa a través de la reciente regulación del consumo del cannabis. Sin embargo, consideramos que esta oportunidad no ha sido bien aprovechada atrayendo a empresas en el sector de I+D+i de cannabis medicinal”, evaluó Deana.

La ley que reguló el mercado de cannabis fue aprobada en diciembre del 2013. Según el relevamiento, en Uruguay el campo de la investigación académica cuenta con 22 investigadores principales con su propio grupo (o investigadores senior dentro de grupos establecidos) y reúne a 124 investigadores especializados en investigación en cannabis (investigadores junior y estudiantes de maestrías y doctorados). De estos 25 grupos de investigación, 19 son de la Universidad de la República. Los demás están en el Instituto Clemente Estable, en el Instituto Pasteur Montevideo, en el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) y la Asociación Española.

Las principales áreas de investigación son: cannabis medicinal (15 grupos de investigación), genética (2 grupos), genómica y bioinformática (2 grupos), agronomía del cannabis (4 grupos), métodos analíticos de detección de drogas (1 grupo), detección de hongos contaminantes del cannabis­ (1 grupo).

Pocas

La oferta de I+D+i la componen “muy pocas empresas en Uruguay” que tienen actividades de I+D+i en el sector del cannabis.

“A pesar del entorno jurídico positivo con relación al cannabis, no ha habido surgimiento significativo de empresas startups del sector académico, también llamadas spin-offs intensas en conocimientos fundamentalmente enfocadas a los biomateriales del cannabis y al cannabis medicinal”, detalla el trabajo.

“Hay que destacar la venida de empresas extranjeras e instalaciones de algunas de ellas en zonas francas que se dedicarán mayoritariamente a cannabis medicinal”, describe el informe.

Fortalezas y debilidades

Entre las fortalezas de Uruguay está, según el informe, una “comunidad científica sólida” en el sector agrícola y químico que es fácilmente transferible al cannabis­ y una gama de diferentes fondos para apoyar proyectos de I + D (entre los que está la ANII, el Ministerio de Industria, entre otros). En el país hay antecedentes de empresas startups intensivas en conocimiento y una fuerte política de Estado para la regulación del cannabis con un “entorno político y económico estable que asegura una buena implementación de las actividades de I+D+i”.

Las debilidades en investigación, desarrollo e innovación son “en planta industrial piloto”. Por otra parte, las agencias de financiamiento uruguayas apoyan la I+D+i para proyectos de tamaño pequeño-mediano. Hay una “escasez de fondos para proyectos de I+D+i muy grandes”, mientras el país “no tiene un entorno ideal de derechos de propiedad intelectual al no haber adherido aún al sistema internacional del Tratado de Cooperacón de Patentes”.

Las oportunidades del cannabis medicinal están vinculadas al crecimiento a escala mundial (con una tasa de crecimiento anual de 24% para 2021) y que esto se vincula a empresas que buscan invertir en países donde el cultivo de esa planta está regulado. Algunas empresas canadienses son muy potentes y hay también empresas de otros sectores, por ejemplo, mineras o del sector finanzas, con fuertes inversiones en cannabis.

Las amenazas son “una fuerte competencia” en el sector de I+D+i de los países donde el cannabis­ está siendo regulado, como Canadá y EE.UU. una tendencia mundial hacia la despenalización del cannabis, y “graves dificultades” para manejar el dinero en transacciones internacionales con relación al negocio del cannabis, resume Deana en el informe de Pedeciba y Uruguay XXI.

Noticias relacionadas

▪ Es una “lástima” que se venda cannabis “como medicina” cuando hay pocas “bases científicas” para recomendarlo

▪ Uruguay quiere facilitar la llegada de más inversiones en el sector cannabis, mientras su ventaja comparativa “se va achicando”

▪ En un ambiente “más polarizado que nunca”, Uruguay pelea para que no haya un “retroceso” en la política internacional de drogas

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.