Editorial

La canarioexplotation

3min
Nº2012 - al de Marzo de 2019
por Adela Dubra

El cine uruguayo se enfoca en el interior. Pasan cosas interesantes. La muestra más reciente es En el pozo, escrita y dirigida por los hermanos Bernardo y Rafael Antonaccio, ambos de Durazno, aunque desde hace años instalados en Montevideo. La película, que acaba de estrenarse, tiene esa sencillez que se logra cuando hay un importante trabajo en el guion, en las actuaciones, en la dirección. Y tiene un manejo de la tensión, la sensualidad y la violencia que no se ha visto tan bien tratado en otras producciones locales. La crítica saludó En el pozo como “la primera gran sorpresa del año” y como “la película más tensa que haya generado el cine uruguayo hasta ahora (incluidas las de terror)”, sin ser esta una cinta de terror. 

El año pasado apareció también, de manera sorpresiva aunque sin el impacto provocado por la obra de los hermanos Antonaccio, La noche que no se repite. Narra una historia de malentendidos, juegos de poder, crimen y violencia en el interior, más precisamente en San José de Mayo, donde fue filmada. Los responsables también son dos: Aparicio García y Manuel Berriel, ambos de San José, que escribieron el guion a partir de la novela del también maragato Pedro Peña. En la perturbadora calma que se respira en esos lugares donde supuestamente no pasa nada, La noche que no se repite es claramente un thriller con toques de comedia negra. Berriel, uno de sus responsables, prefiere definirla dentro del subgénero que han decidido llamar “canarioxplotation­”, en referencia al cine exploitation, el conjunto de producciones de bajo presupuesto enfocadas en temas escabrosos y escandalosos sin escatimar en escenas de sexo y violencia. Quentin Tarantino y Robert Rodriguez, amantes de este subgénero, rindieron su homenaje más explícito y disparatado con Grindhouse.

La irrupción de estas películas quizá haya sido sorpresiva, pero no surgió de la nada. Tal vez sean réplicas de otros movimientos de la corteza cinematográfica  producida en Uruguay. Allí aparece Clever, también escrita y dirigida por una dupla, Federico Borgia y Guillermo Madeiro, que se estrenó en 2016 después de haber pasado por el festival de Busán, en Corea del Sur. Clever es una comedia dramática sobre un loquito de las artes marciales y el tuneo que marcha al ficticio pueblo de Las Palmas con la intención de decorar su Chevette para una competencia de tuning. También se puede ir un poco más atrás en el tiempo y encontrar, por ejemplo, Mal día para pescar o El lugar del hijo, la notable película de Manolo Nieto, que se encuentra en el interior filmando su tercer largometraje, El empleado y el patrón. En El lugar del hijo Nieto filmó en Salto y hay algunas escenas de campo con rondas de hombres que están notables. Que vuelva a filmar en el interior ya genera buena expectativa. 

Ahora, mirando hacia adelante, se viene Los tiburones, de Lucía Garibaldi, que fue premiada como Mejor directora en el festival de Sundance. La película cuenta la historia de Rosina (Romina Bentancur), una adolescente que vive en un balneario del interior y que, para acercarse a Joselo, un pescador un poco más grande que ella, se inventa torpemente una historia relacionada con la supuesta aparición de tiburones en la costa. Enfocar la cámara hacia el interior ofrece la oportunidad no solo de ver otros escenarios y retratar otras realidades y costumbres, otras formas de observar y hablar. También ofrece la oportunidad de conocer nuevos talentos. Delante y detrás de cámaras.

2.7.0.0

2.7.0.0

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.