Un “cubo” de Itaú en San Pablo, donde realiza sus desarrollos tecnológicos. Foto: Itaú

Ya existen acuerdos comerciales y se están explorando otros buscando colaboración en plataformas de chatbox, inteligencia artificial, medios de pago y, eventualmente, el otorgamiento de préstamos

Los bancos dejaron de ver a las fintech como sus “enemigos”

5min 3
Nº1986 - al de Septiembre de 2018
escribe Eloísa Capurro

Entre los jugadores del sistema financiero el discurso cambió. Los gerentes bancarios ya no hablan de las fintech —empresas tecnológicas de servicios financieros— como “enemigas” y ahora subrayan que esa “disrupción” puede ser un buen complemento de su negocio.

Pero el cambio de actitud llegó desde afuera y bajó a través de las directrices que emiten las casas matrices de las instituciones que operan en la plaza local. La consultora CBinsights reportaba en febrero que desde 2013 los principales bancos estadounidenses compraron 18 fintech. Y un artículo de la revista Forbes marcaba que a fines de 2017 el sector financiero estadounidense concretó 58 acuerdos comerciales con estas startups, por un valor de US$ 4.300 millones.

En Uruguay, las fuentes consultadas por Búsqueda descartaron que se esté cerca de que un banco compre a una fintech. Pero ya existen acuerdos comerciales, otros en exploración y algunos cerca de ser difundidos. Fuentes financieras dijeron que BBVA e Itaú estarían en negociaciones con firmas locales; la colaboración se daría en plataformas de chatbox, inteligencia artificial, medios de pago y, eventualmente, el otorgamiento de préstamos.

“Los bancos y las fintech no son enemigos, son amigos. Las fintech pueden innovar de forma eficiente y a un costo sensiblemente menor. A nivel internacional ya las han comprado. En lo local vemos que los bancos están escuchando cada vez más que la gente quiere otras cosas: ya no soporta estar 15 minutos haciendo una fila, llenando formularios para abrir una cuenta bancaria o llamando a un call center. Cambiaron las percepciones de valor de los consumidores”, dijo a Búsqueda Sebastián Olivera, de la Cámara Uruguaya de Fintech.

Esa asociación, con 15 miembros, identificó 34 startups financieras a nivel local aunque dentro de la Cámara Uruguaya de Tecnologías de la Información hay más de 80 empresas.

Los gerentes bancarios ya no hablan de las fintech —empresas tecnológicas de servicios financieros— como “enemigas” y ahora subrayan que esa “disrupción” puede ser un buen complemento de su negocio.

“Uruguay tiene un gran potencial para posicionarse como un lugar donde es bueno, bonito y barato testear para luego escalar. Somos seguros y confiables en comparación con otros países de América Latina. Tenemos el talento y la capacidad de la gente. Solo tenemos que ponernos de acuerdo”, agregó Olivera.

Desde los bancos algo de eso empieza a suceder. Scotiabank está “en contacto” con el segmento, mientras que Citibank ya ha incorporado algunos procesos que nacieron de asociaciones con fintech extranjeras.

“No existen mercados sin amenazas. Todos los negocios están expuestos a que te compitan o te desintermedien. Ahora ha habido una explosión en la que la tecnología permite generar valor a menor costo. Pero el negocio financiero se da compartido por distintos agentes, y las fintech no son la excepción. Veo una complementariedad fuerte en dar servicio o establecer alianzas con distintos actores”, opinó el gerente general de Santander, Juan Carlos Chomali.

En Brasil Santander compró Webmotors, una plataforma de comercialización virtual de autos. En España mantiene alianzas con Apple Pay y fundó OpenBank, el primer banco online del país. En la plaza uruguaya mantiene una plataforma de comercio exterior, Santander Trade.

“Estamos incorporando data analitics para la base de clientes. Además, la tecnología es capaz de realizar trabajos repetitivos y manuales, permitiendo que el empleado pueda crecer agregando más valor al trabajo que hace. Toda la industria va incorporando tecnología. Aunque luego vuelves a la realidad: para algunas cosas la gente prefiere hablar con una persona y no con un robot. Esto es una evolución, no una revolución”, estimó el ejecutivo.

Centros de innovación.

Varias instituciones bancarias comenzaron también a incorporar esa innovación de las fintech incluso desde los primeros pasos. Así, crean centros desde los que fomentan el emprendedurismo y pueden, eventualmente, integrar esas nuevas soluciones a sus modelos de negocio.

Itaú tiene en San Pablo un espacio denominado “cubo”, que pretende generar soluciones para otros sectores como la industria o la salud. A nivel local dijeron que apuntan a tener una “plataforma abierta” con las empresas que otorguen “valor” a sus clientes mientras que se cumpla con estándares de seguridad, se dé garantías en el manejo de los fondos y “se pague un precio justo por la utilización de los servicios del banco”. (ver recuadro)

Scotiabank tiene “fábricas digitales” en México, Perú, Chile y Colombia, entre otros. “En Uruguay vamos a ser beneficiarios de esa tecnología que están armando en otros países. Es una parte del banco que trabaja con su propia metodología pero para el banco, dedicada todo el tiempo a darle soluciones digitales a los clientes”, explicó el gerente financiero de la filial uruguaya de ese grupo, Mauricio Pelta.

Si bien no hay planes para crear una de estas “fábricas” a nivel local, el banco busca incorporar metodologías ágiles de trabajo y mantiene acuerdos comerciales con Mercado Libre o Pedidos Ya. Además, la plataforma Scotia go permite pagos electrónicos.

“Estamos en contacto con muchas fintech porque creemos que, a pesar de lo que se estimó en el pasado, en vez de competidoras son socias. Hablamos con ellas de desarrollos móviles, funcionalidades de los canales y experiencias en otros países para compartir las mejores prácticas. Las fintech pueden ser un socio importante por su capacidad innovadora. Son mucho más rápidas de lo que podemos ser los bancos y sus formas de innovar son a veces mucho más eficientes”, opinó.

También Citibank está “en conversaciones” con la Cámara de Fintech y ya incorporó plataformas que surgieron de asociaciones en el exterior. Son, sobre todo, soluciones para que las empresas se conecten con el banco desde sus propios sistemas contables, ahorrando tiempo, incrementando los controles y mejorando la seguridad de las operaciones.

“Eso se logró a través de un partnership con una Fintech de Singapur. También tenemos el sitio Citi connect, que permite recibir información crítica para la conciliación de cuentas. Y tenemos una solución de cobranza electrónica que surgió en asociación con una fintech argentina”, explicó Ignacio Capparelli, gerente de soluciones transaccionales y de comercio exterior de Citibank Uruguay.

En Uruguay, las fuentes consultadas por Búsqueda descartaron que se esté cerca de que un banco compre a una fintech. Pero ya existen acuerdos comerciales, otros en exploración y algunos cerca de ser difundidos.

“Lo bueno del ecosistema es que es global, entonces no cuesta nada poner en contacto a una fintech uruguaya con nuestros centros de innovación globales o con la persona que maneja los canales digitales para la región. Lo hemos hecho y estamos buscando puntos en común para trabajar en equipo”, agregó.

A nivel global, Citibank tiene centros de innovación en Dublín y Singapur. La consultora CBinsights lo rankeó como el banco estadounidense que más acuerdos exclusivos ha realizado con fintech entre 2012 y 2017.

“Son empresas que tienen versatilidad y flexibilidad para proveer soluciones que los bancos muchas veces no tenemos. Una fintech puede actuar como acelerador de las soluciones que necesitan los clientes. Y un banco provee una base de usuarios fidelizada y dispuesta a probar nuevas soluciones desde una estructura que da cumplimiento a un marco normativo que evita riesgos operacionales o de ciberseguridad. Ni que hablar del capital y la licencia para operar. Cada uno tiene lo suyo para aportar”, señaló Capparelli.

Desde el Banco Central del Uruguay, el regulador del negocio financiero, su presidente, Mario Bergara, dijo la semana pasada que no tiene la visión de que las fintech “pasarán por encima al sistema bancario, porque la capacidad de adaptación de las instituciones tradicionales ha demostrado ser importante”, consignó El País.

✔️ “Nos falta integración”

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.