Un dominicano en una pensión montevideana. Foto: Nicolás Der Agopián

Más de 4.600 inmigrantes están por debajo de la línea de pobreza

4min
Nº1980 - al de Agosto de 2018
escribe Nicolás Yelpo

Como país forjado desde la inmigración, en Uruguay proliferan los apellidos españoles, italianos, ingleses, franceses, alemanes, polacos, turcos, algunos estadounidenses, entre otros. De esos orígenes surgieron las primeras oleadas. Pero en la más reciente, que está en curso, provienen como nunca antes de Venezuela o de algunos países de Centroamérica.

El total de extranjeros en territorio uruguayo asciende a un poco más de 80.000, calculó Búsqueda a partir de los microdatos de la Encuesta Continua de Hogares (ECH) del Instituto Nacional de Estadística (INE) realizada a lo largo de 2017. El análisis a partir de esa base permite elaborar un perfil socioeconómico de las nacionalidades más representativas (ya que la validez muestral de los orígenes menos importantes es limitada).

Si bien cada vez es más frecuente encontrar a un centroamericano o venezolano atendiendo un mostrador o trabajando como mozo, para muchos la inserción económica y social es difícil. De hecho, en 2017 a algo más de 4.600 inmigrantes, el 5,7% del total, no le alcanzaba para adquirir una canasta básica de bienes y servicios. El 46% de estos inmigrantes “pobres” llegaron en los últimos cinco años.

Orígenes

Algo más de 28.300 de los aproximadamente 80.000 inmigrantes totales (35%) se radicó en el país entre 2013 y 2017. De esos, 5.645 habían llegado hace menos de un año al momento de realizarse la encuesta.

Los que llegan en mayor número son los argentinos, pero su afluencia no es la más reciente. Las personas de esa nacionalidad residentes en Uruguay superan los 27.300; unas 1.600 llegaron entre 2016 y 2017. Pero uruguayos y argentinos comparten el molde en muchos sentidos, y no son los que más sorpresas generan al cruzarlos por las calles de Montevideo. Los centroamericanos o de islas caribeñas, en cambio, son parte de la oleada más reciente: en el año previo a la ECH llegaron alrededor de 1.200 personas de ese origen. El número total supera en algo los 5.000, de los cuales 3.600 se instalaron entre 2013 y 2017.

El total de extranjeros en territorio uruguayo asciende a un poco más de 80.000, calculó Búsqueda a partir de los microdatos de la Encuesta Continua de Hogares (ECH) del Instituto Nacional de Estadística (INE) realizada a lo largo de 2017.

Provenientes de esa región predominan dominicanos y cubanos, ya que entre ambos acumulan más de 3.000 radicados en Uruguay. De los casi 1.500 dominicanos, cerca de 800 llegaron sobre 2017, mientras que los cubanos ingresaron en mayor número en los cuatro años previos.

Una tendencia similar muestran los venezolanos, que son más de 3.700 y se consolidaron como la tercera nacionalidad con más inmigrantes en Uruguay, después de Argentina y Brasil. Algo menos de 3.000 llegaron a partir de 2013 y 790 lo hicieron a menos de un año de realizada la ECH de 2017.

Por otro lado, el 90% de las 25.000 personas que viven en Uruguay pero vienen de orígenes fuera de América Latina llegaron al país antes de 2013.

Mercado de trabajo

Del análisis efectuado por Búsqueda con los microdatos de la encuesta surge que existen 40.282 inmigrantes ocupados de los 52.000 que tienen edad de trabajar.

En una conferencia realizada el 25 de julio en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social con motivo del Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora, el representante de los trabajadores en el Directorio del Banco de Previsión Social, Ramón Ruiz, presentó los números que ellos disponen sobre los inmigrantes inscriptos y los sectores en los que trabajan.

Son 34.208 los registrados para 35.875 puestos formales (alguno tiene más de un empleo). El comercio es el rubro con mayor cantidad de inmigrantes (19%), seguido por la producción agropecuaria, forestación y pesca (11%), la industria manufacturera (9%), las actividades administrativas (7%), la enseñanza (6%), y los restaurantes y hoteles (6%).

Búsqueda calculó que en 2017 hubo 3.411 inmigrantes desocupados. Argentina, al ser el principal origen, lidera tanto en los ocupados como en desempleados: fueron 17.244 los argentinos residentes en Uruguay que trabajaron y cerca de 1.200 los que no pudieron acceder a un empleo.

Brasil fue el segundo país con más cantidad de trabajadores en territorio uruguayo (6.244). Sin embargo, en 2017 había más venezolanos (319) que brasileños (311) desempleados. Quienes nacieron en Venezuela pero en 2017 trabajaban en Uruguay eran aproximadamente 2.400 personas.

En el caso de los centroamericanos, los ocupados sumaron ­­­—en conjunto— más de 3.600 trabajadores; los desocupados eran 423.

Ingresos

En números generales los inmigrantes tienen un promedio de ingresos superior a la media nacional.

Mientras que el ingreso mensual per cápita promedio en Uruguay fue el año pasado de $ 23.693, según los cálculos realizados a través de la ECH, para los inmigrantes fue de $ 30.600, pero con resultados muy disímiles cuando se los analiza según su nacionalidad.

En 2017 a algo más de 4.600 inmigrantes, el 5,7% del total, no le alcanzaba para adquirir una canasta básica de bienes y servicios.

Quienes menos ganan son los venezolanos —con un promedio de $ 24.275—, seguidos por los brasileños y los centroamericanos. Entre aquellos de ese último origen es difícil realizar estimaciones dado que, para varias nacionalidades, la cantidad de observaciones no son estadísticamente relevantes. De todas formas, para los dominicanos se pudo estimar un ingreso per cápita medio de $ 20.850.

El promedio general es impulsado hacia arriba por los inmigrantes provenientes de países de fuera de América Latina, ya que declararon un ingreso medio de $ 35.711 (y un máximo de $ 566.200).

Pobreza

Estos datos permiten observar en qué parte de la escala de ingresos están las personas. Venezolanos y brasileños son los que están en peores situaciones, ya que un quinto de los primeros y un cuarto de los segundos se encuentran dentro del primer quintil de ingresos.

El 46% de estos inmigrantes “pobres” llegaron en los últimos cinco años.

A su vez, al comparar con la “línea de pobreza” establecida por el INE para 2017, el 15,3% de los venezolanos estaba por debajo, mientras que los brasileños eran 9,4% y los centroamericanos 8,6%.

Vuelven a quedar en el otro extremo los nacidos fuera de América Latina, Centroamérica y el Caribe, dado que el 43% pertenece al quintil más alto de la pirámide de ingresos.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.