Federico Barreto, responsable del INJU, advierte sobre los prejuicios que enfrentan los adolescentes que buscan trabajo. Foto: Nicolás Der Agopián

Incluso “poner en el curriculum vitae dónde viven es complicado (...) se necesita un cambio de mentalidad”, dice director del INJU

Muchos jóvenes que cometieron delitos están “deseosos” de trabajar pero las oportunidades de empleo “no son suficientes”

4min 1
Nº2007 - al de Febrero de 2019

Al recuperar su libertad, tras pasar un tiempo recluido en el Instituto Nacional de Inclusión Social Adolescente (Inisa), un joven se propuso conseguir trabajo para no volver a caer en la delincuencia. Estuvo buscando empleo durante meses, sin éxito. Ya con pocas esperanzas, le pidió ayuda a una de las responsables de Nada Crece a la Sombra, un programa socioeducativo en las cárceles.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.