El cineasta serbio durante el rodaje del filme. Foto: AFP

“El Pepe, una vida suprema”, el documental que retrata la vida del expresidente José Mujica

Mujica critica su pasado de “romper” en la película de Kusturica, pero dice que “la cosa más linda” es entrar armado a un banco

4min 1 1
Nº2034 - al de Agosto de 2019

Alrededor de una mesa, entre los árboles y con el canto de los pájaros como banda sonora, el entonces presidente José Mujica, el cineasta serbio Emir Kusturica y el escritor y exguerrillero tupamaro Mauricio Rosencof, intercambian puntos de vista sobre los bancos. Están a la entrada de la chacra del primero en Rincón del Cerro y la cámara se mueve entre ellos, que sonríen mientras se pasan el mate y gesticulan animados.

Es “el escalón más alto de la delincuencia humana, no sangrienta, al cual se puede apetecer. Es la gloria del capitalismo hacer plata con el dinero de otro. No ya con el trabajo, ¡con el dinero de otros! ¡Es la quintaescencia! ¡Es el destilado del capitalismo!”, argumenta Mujica ante la atenta mirada de Kusturica, que asiente.

“Te voy a dar la respuesta de Mackie Navaja en la Ópera de dos centavos de Bertolt Brecht. El descargo que hace frente al juez Mackie Navaja (acusado de robar un banco): ‘Señor juez ¿va a comparar usted el asalto de un banco con la fundación de un banco?’”, agrega Rosencof.

“Es la cosa más linda entrar a un banco con una 45 así… Todo el mundo te respeta”, desliza Mujica con una sonrisa que es compartida por los otros dos integrantes de la charla.

Es una de las tantas escenas de la película que la plataforma digital Netflix estrena para decenas de países el viernes 23, según anunciaron varios medios uruguayos y argentinos y el Movimiento de Participación Popular (MPP) en sus redes sociales. Se llama El Pepe, una vida suprema, y fue dirigida y guionada por Kusturica y filmada en los últimos años de Mujica como presidente de Uruguay. (*)

Además de diálogos sobre la guerrilla y los años de cárcel de Mujica y los tupamaros y alguna autocrítica al respecto, la película incluye reflexiones sobre la situación actual de la humanidad y proyecciones sobre lo que puede ocurrir en el futuro, según constató Búsqueda en un adelanto.

Una de las protagonistas del guion es la actual vicepresidenta Lucía Topolansky, esposa de Mujica. Es más, gran parte de la película se detiene en detalles de la larga historia de amor entre Mujica y Topolansky y los muestra juntos compartiendo su vida cotidiana. La perra Manuela, definida en forma sarcástica como “lo más fiel de todo el gobierno”, también aparece en algunos tramos.

La película, que estuvo a cargo de las productoras K&S Films, Rasta International y Moe y fue producida por el argentino Hugo Sigman, ya fue estrenada en setiembre de 2018 en la Mostra de Venecia, donde recibió el premio Cict-Unesco Enrico Fulchignoni (Conseil International du Cinema et de la Télévision). Allí, Mujica y Kusturica la vieron juntos y terminaron con lágrimas en los ojos. Luego fue presentada en varios festivales internacionales.

El cineasta serbio es otro de los protagonistas del film. El mate es uno de los temas recurrentes, ya que Mujica le enseña a Kusturica cómo tomarlo. También la murga tiene una presencia importante, pero la canción principal de la película es A don José, interpretada por Los Olimareños.

Dentro de los tramos donde Mujica se refiere en forma crítica a su pasado, hay uno en el que dice: “Destruir una pared es rápido y fácil; ahora, construir una pared no es rápido y fácil. Pero para aprender esto hay que envejecer. Cuando somos jóvenes vemos que es fácil romper, mucho más difícil es volver a levantar”.

También asegura que los años de reclusión fueron fundamentales en su vida. “No sería quien soy. Sería más con pose de estatua sin haber pasado esos años de soledad en la cárcel”, sostiene.

En varios tramos de la película Mujica se muestra dentro de su casa, haciendo tareas hogareñas, o en el campo, labrando la tierra y enseñando a adolescentes a plantar. Durante las entrevistas, se refiere a la importancia de ser austero y a la forma en la que vive siendo presidente.

“Yo soy republicano, pero ¿sabés cuál es el defecto? Que las presidencias tienden a hacer algo parecido a las monarquías: alfombra roja… Y las repúblicas tienen que ser otra cosa”, se queja ante la atenta mirada de Kusturica.

También se refiere a la eventual sucesión de su liderazgo. “Los mejores dirigentes son aquellos que cuando se van dejan un conjunto de gente que los supera ampliamente”, asegura.

Kusturica y Mujica
Foto: AFP

En otra parte de su film, Kusturica incluye un episodio que muestra a Mujica muy enojado con un veterano que lo increpa en un bar de Montevideo. El incidente se desarrolla a los gritos y termina con el expresidente agarrándolo de la solapa antes de abandonar el bar.

—¿Vas a gobernar para los uruguayos y no para el Fondo Monetario y todos esos tigres para los que estás jugando?— inicia la discusión el veterano al acercarse a Mujica.

—¿Y quién te dijo? Si al Fondo Monetario no le hemos pedido ni un vintén. Si no tenemos cuenta con el FMI— responde ya ofuscado Mujica.

—Pero ellos te ponen límites.

—Límites tenemos todos, ¿qué te crees? ¿Qué: en tu casa no te ponen límites?

—Es una lástima porque están perdiendo el Uruguay. Y por culpa tuya.

—No seas viejo maula. Sos un cagón de mierda.

(*) Se postergó el estreno del documental de Kusturica sobre Mujica

Noticia relacionada

▪ El Frente Amplio tiene “la enfermedad del segundo batllismo” y puede perder por eso; lo importante es “preservar el estandarte”

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.