Foto Encuentro de IPEs: Es el último encuentro de las Instituciones de todo el país que trabajan fomentando el emprendimiento en Uruguay.

Por un país más emprendedor

7min
Nº2046 - al de Noviembre de 2019
  • Espacio contratado

El área de Emprendimientos de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) busca colaborar intentando ser “una fábrica de pequeñas y medianas empresas (Pymes) dinámicas” las cuales, además y complementariamente, son impulsadas con otros varios instrumentos. En la actualidad hay 178 proyectos de emprendimientos en marcha en tres años de actividad, pero bien pueden superar los 200 a fin de 2019, según las proyecciones estimadas.

Primero fue una idea. Luego el deseo de darle sentido y ponerla en marcha. Era un grupo de compañeros de clase en la UTU de Colonia. Habían llegado a la conclusión de que instalar alambrados eléctricos en los campos era un trabajo pesado para las personas que trabajan en el medio rural. Por eso idearon un sistema para enrollar y desenrollar el alambre de forma más práctica utilizando elementos mecánicos. Con el apoyo de la Intendencia de Colonia, que actuó como institución patrocinadora, los jóvenes se presentaron al proyecto de Validación de ideas de negocios, que ofrece el área Emprendimientos de la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) junto con la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII). Tenían dos objetivos: construir un prototipo funcional y ponerlo a prueba con algunos productores. El resultado de esta validación fue exitoso. Por eso, se aplicó también a la herramienta Semillas ANDE y así se convirtieron en el proyecto Agro Riel, que están ejecutando a partir de la creación de la empresa.

El perfil del emprendedor y el territorio

Un emprendedor es una persona que tiene determinadas habilidades. Sus rasgos principales son la búsqueda del logro, superarse siempre, desafiar el status quo. Es una persona persistente que asume riesgos tratando de calcularlos. Visualiza un problema y se hace cargo de la solución. 

Hay emprendedores en distintos sectores de la actividad y en momentos diferentes, sean de lucro o sin lucro. Desde un artista a un profesional, pasando por alguien que está dentro de una organización y tiene esas habilidades emprendedoras. 

El emprendedor es la persona. El emprendimiento, en cambio, en ANDE se lo visualiza como un negocio en sus etapas iniciales de puesta en marcha, en los momentos que está buscando el mecanismo que le garantice ingresos recurrentes y una operativa de trabajo. Una vez que alguien tuvo una idea, la empezó a implementar y comienza a funcionar, a generar una forma de trabajo y de ingresos, con una respuesta de valor adecuada y permanente, dejaría de ser un emprendimiento y pasaría a ser una empresa. 

Más de 200 emprendimientos en tres años

Se espera que al terminar 2019, ANDE supere los 200 emprendimientos apoyados desde que inició su gestión hace tres años. En el período se examinaron y evaluaron más de 850 perfiles en siete convocatorias. Del total de proyectos aprobados, el 41% se desarrolla en el interior del país y 59% en Montevideo.

Otro dato importante a destacar es que la participación de las mujeres en los proyectos alcanza casi 44%. Es un indicador muy alto porque las mujeres emprenden mucho menos que los hombres, se debe y es fruto de la propuesta de llegar a todo el país y admitir actividades como el diseño, la alimentación, la educación, productos químicos, cosmética y demás, que fomentan esa participación. 

Los estudios muestran que en la actualidad los nuevos puestos de trabajo se generan por empresas nuevas y no por empresas de larga trayectoria o grandes empresas. Entonces es la búsqueda de impulsar que haya nuevas unidades económicas para que se generen impactos positivos para el país lo que mueve los apoyos de ANDE.

El desafío es que el emprendimiento sea un protagonista del desarrollo económico del país. Y es el emprendedor como actor para que las cosas sucedan. Está demostrado en el mundo y en Uruguay también que los nuevos empleos, las nuevas empresas que generan más dinamismo económico no son las tradicionales sino las nuevas.

A ANDE le interesan los emprendimientos más dinámicos, que cubren necesidades y solucionan problemas de forma novedosas. Son los que pueden generar un desarrollo mayor, que necesitarán en corto tiempo incorporar más gente porque están creciendo o ya están pensando en la exportación desde el momento que nacen.

M!Humanity es un proyecto creado por cuatro emprendedores uruguayos con la ayuda del programa Semilla ANDE, recordó Agustina Roig. Es una colección de 350 personajes para todas las edades, que busca trabajar la identidad individual y social, y aspiramos a vender la licencia de uso de los personajes en todo el mundo. Nos contactamos con el Centro de Innovación y Emprendimientos (CIE) de la Universidad ORT, que es nuestro patrocinador, y que nos conectó con la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE). La verdad que el Capital Semilla nos sirvió de mucho. Primero en lo económico, luego nos contactó con mucha gente, nos dio capacitación, asesoramiento y nos organizó. Te ayudan a formar una empresa y lo hacen bien.

Un aporte propio junto a otras instituciones

Cuando ANDE comenzó a operar hace tres años ya existían otras instituciones que apoyaban a emprendedores. Sobre lo que existía fue la mirada inicial de la Agencia para definir su estrategia de trabajo y detectó un amplio campo para trabajar con base en una mirada de país y tratando de detectar a esos emprendedores que tienen un valor diferencial. Se apostó a complementar más que a sustituir lo que existía.

Se fueron sumando las Instituciones Patrocinadoras de Emprendimientos (IPEs) que acompañan en el territorio a los emprendedores. Se trata de organizaciones de desarrollo local, departamentos de desarrollo de las intendencias, centros comerciales, incubadoras de empresas focalizadas en el desarrollo de emprendedores, las universidades y gremiales, entre otras. 

Así se constituyó una red de más de 70 instituciones en todos los departamentos del país y que son los brazos ejecutores de las acciones de ANDE. La estrategia fue llegar a todo el territorio y a Montevideo a través de otras instituciones, que son las IPEs, que están en el contacto diario con los emprendedores. Estas instituciones con la cara visible de ANDE, aunque no dependen de ella y tienen sus iniciativas propias. Una verdadera red nacional de actores.

Los instrumentos para impulsar emprendimientos

Hay una máxima que dice que la diferencia entre las personas que tienen ideas y el emprendedor es que este las lleva adelante. Y otra máxima señala que si una idea o proyecto tiene que fracasar, lo mejor es que fracase lo antes posible y con la menor cantidad de recursos.

Así es que en conjunto con la ANII existe el instrumento Validación de ideas de negocios, que son fondos para simular o hacer experimentos en los mercados con los potenciales clientes y ver si ellos identifican que realmente hay un negocio y estarían dispuestos a comprar lo que se ofrecerá.

Si la idea funciona, ANDE ofrece el programa Semilla ANDE, que es un apoyo económico para poner en marcha la empresa, fortalecer su funcionamiento y consolidación. Los primeros años de una empresa son muy duros porque hay mucho para invertir y gastar, y aún no se están generando tantos ingresos. Con este capital semilla el objetivo es que se piense en una empresa fuerte que quede preparada para seguir creciendo.

Las instituciones que patrocinan tienen sus especializaciones en distintas etapas del proceso y trabajan en diferentes sectores de la actividad, que tienen la vocación de que haya nuevas unidades de negocio en el país. 

Salto Pallets es una empresa ubicada en el departamento de Salto, que se dedica a hacer envases de madera para la región, como cajones y bins, dijo Vicente Rizzo. Lo que más estamos haciendo para exportar y para las grandes plantas industriales son pallets. Estudiamos la zona y no había nadie que se dedicara a producir lo que hacemos nosotros. Nuestra meta es abastecer al mercado de la naranja y al mercado cárnico de la región. Cuando empezamos no teníamos capacidad de producción. Fue gracias a la ANDE, a través del programa Semilla, que tuvimos la oportunidad de cotizar un mejor producto y aumentar el rendimiento en la producción. Y, con una idea de agregar valor, salir a captar mejores clientes y más mercados.

Red de apoyo, nueva ley y desafíos

“Desde la puesta en marcha de la agencia definió que uno de los pilares estratégicos tenía que tener directa relación con la creación de los emprendimientos”, explica el presidente de ANDE, Cr. Martín Dibarboure. “Por eso, desde el día cero ANDE está comprometida con esta temática por entender que la creación de las empresas es un factor de desarrollo de un país”.

Así lo explica Dibarboure: “Esta definición estratégica tiene tres dimensiones bien claras de intervención. La primera, que ha sido la más demandada por los beneficiarios, es el apoyo directo al emprendedor, que necesita en edades tempranas apoyo en incubadoras, en mentorías, en validación de ideas, en capital semilla. La segunda es trabajar en el fomento de la cultura emprendedora en asociación con el sistema educativo y otras instituciones que trabajan en la temática. Y la última dimensión es la integración, fomento y potenciación del ecosistema de instituciones que trabajan con emprendedores”, por ejemplo a través de la organización junto a la Universidad General Sarmiento de Argentina el 9STProdem, de un seminario taller que reunió a más de 300 profesionales de Latinoamérica en Uruguay para compartir experiencias y capacitarse en tema de emprendimientos dinámicos.

Se trata de generar habilidades emprendedoras en jóvenes y niños a través de programas como Empresas Juveniles de Desem y Red Global de Aprendizaje coordinado por Ceibal. Porque el mundo emprendedor, a diferencia de otros, es muy colaborativo. Se entiende que realmente hay que sumar esfuerzos porque los recursos nunca son suficientes y es mejor aprovechar el esfuerzo entre todos.

ANDE forma parte y coordina la Red de Apoyo a Futuros Empresarios (RAFE). Todos sus miembros, que suman un centenar de instituciones y organizaciones, buscan mantenerse informados, en contacto, generar sinergias, trabajar en conjunto. Pensar con una mirada estratégica hacia dónde llevar al país en tema de emprendimientos.

En setiembre pasado, el Parlamento aprobó la ley de Emprendimientos, de tres capítulos que se están reglamentando. Un capítulo habla del fomento de la cultura del emprendimiento; como política pública y de interés del país, apoyar a los emprendedores y a los emprendimientos.

Se crea la figura de la Sociedad Anónima Simplificada, que busca solucionar algunos problemas que tienen los emprendedores a la hora de crear y abrir sus empresas para recibir capital y funcionar de manera mucho más profesional. Se está reglamentando, tendrá menores costos, será más fácil y rápido de crear y de disolver.

Y el tercer capítulo de la ley habla de las inversiones, de pequeñas inversiones y básicamente lo que se focaliza en una herramienta que se llama crowdfunding (multitud de inversores), es decir, varios inversores pequeños invirtiendo en un emprendimiento. Se apuesta a que quede habilitado para hacerlo también desde Uruguay.

Y vuelven a resonar los desafíos. Como se dice en ANDE, “trabajamos para fabricar las empresas del futuro”. Hay que trabajar en que emprender es posible, hay instituciones que acompañan y ayudan. Hay fondos públicos que bajan el riesgo de animarse. Hay que tener conocimientos, pero esto se sigue alimentando con otros que les interese comprar lo que se produce”. 

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.