¿A quién sirve la inclusión financiera?

3min 5 1
Nº1977 - al de Julio de 2018
por Guillermo Sicardi

Nadie duda de la practicidad de tener una cuenta bancaria, tarjetas de crédito o mover el dinero en forma electrónica; pero esa decisión debe ser tomada en forma libre y voluntaria por cada persona y no ser una imposición del Estado.

Los bancos privados siempre se quejaban de la baja “bancarización” de la sociedad, pero tampoco hacían mucho por mejorar ese indicador: cobraban costos muy altos por mantener una cuenta, demoraron en incorporar tecnología (entre otras cosas por la presión de los sindicatos) y no tenían demasiado interés en el segmento de “personas”.

Continúa leyendo, forma parte de nuestra comunidad.