Con la inauguración de una nueva piscina, Enjoy Punta del Este da por terminada la primera fase de su proyecto de ampliación

Renovar para crecer

4min 1
Nº2020 - al de Mayo de 2019
Fotos: Camila Montenegro

Cuesta imaginar la rambla de la playa Mansa de Punta del Este sin pensar en una de las construcciones más icónicas de la zona: el hotel y casino Enjoy Punta del Este. A más de 20 años de su apertura, el hotel se encuentra en pleno proceso de transformación, y con la inau-guración, el viernes 10, de su nueva piscina climatizada, dio por terminada la primera fase del proyecto de crecimiento.

Con el objetivo de actualizar la infraestructura, innovar, ofrecer nuevas experiencias y mejorar el confort de los huéspedes, en el año 2016 se comenzó con la renovación de las habitaciones. “Hoy llevamos casi 200 habitaciones remodeladas, y en 2017 se empezó a trabajar en la nueva piscina”, explicó a galería el director de Hotel y Relaciones Públicas de Enjoy Punta del Este Javier Azcurra.

La puesta a punto de las habitaciones implicó una remodelación de prácticamente 70% de las 294 que tiene el hotel.
La puesta a punto de las habitaciones implicó una remodelación de prácticamente 70% de las 294 que tiene el hotel.
Foto: Martín Gutiérrez
Foto: Martín Gutiérrez

La puesta a punto de las habitaciones implicó una remodelación de prácticamente 70% de las 294 que tiene el hotel. Las restantes se modernizarán en una segunda etapa. Se actualizaron los baños, la decoración y el mobiliario. “El hotel es un establecimiento con más de 22 años de antigüedad y obviamente muchas de las habitaciones obedecían a las normas y la estética de sus orígenes”, explica Azcurra. “Se remodeló principalmente en lo estético”.

Pero el resort es mucho más que sus habitaciones. Por esa razón, el cambio ha sido transversal a los diferentes servicios que ofrece, incluyendo el restaurante Las Brisas (uno de los espacios gastronómicos más importantes del hotel, con una privilegiada vista a la rambla y la costa atlántica), el spa, el night club y, por supuesto, el casino. El casino, que es uno de los principales de América Latina, tiene más de 500 slots y 75 juegos de mesa, una sala de poker equipada al mejor nivel, y un bar dentro de la sala. Los slots y mesas de juego se renuevan periódicamente para traer las últimas tendencias a escala mundial. También se amplió el estacionamiento subterráneo en 100 plazas y se hizo una intervención en el lobby a cargo del diseñador e interiorista uruguayo Nelson Mancebo.

Eso no es todo. Luego de seis meses de restauración, en marzo, cuando se cumplían cinco años de su fallecimiento, se reinauguró el mural que el célebre Carlos Páez Vilaró pintó en 1997 para el entonces nuevo hotel. Originalmente, la pintura estaba  en un muro de 21 metros de largo por 3,20 de alto, y fue trasladada a un panel de 16 metros de largo por el mismo ancho, al lado de OVO Restaurant y de la entrada del casino.

Pero la frutilla de la torta es la nueva piscina climatizada. Dos años atrás, como parte del proyecto de un nuevo espacio de disfrute, se renovaron el spa y el gimnasio. Azcurra explica que la decisión de construir una nueva piscina cerrada responde a los pedidos de los clientes, “especialmente aquellos que nos visitan fuera de la temporada de verano, cuando las actividades al aire libre no son tan propicias en Punta del Este”. Y los visitantes respondieron agradecidos. “El nuevo espacio de la piscina grande y cerrada ha tenido un feedback fantástico durante las primeras semanas que ha estado abierta. Los clientes nos han dicho que hacía falta un espacio para poder disfrutar con la familia o la pareja durante la época más fría del año, cuando nuestras actividades en los paradores de la playa o la piscina al aire libre no se pueden usar, y las opciones se reducen mayoritariamente a lo que sucede dentro del hotel. La piscina cerrada era algo que nos reclamaban, pero no se imaginaban que íbamos a realizar un espacio tan amplio y sofisticado. Estamos orgullosos del resultado”, cuenta el director del hotel.

Diseñada en conjunto por el estudio de arquitectura chileno Larrain y el uruguayo Gómez Platero, el espacio se distingue por el tamaño y amplitud de sus instalaciones (tiene una superficie total de 5.171 m2, de los cuales 1.330 son de piscina) y por la calidad de los materiales utilizados y de las terminaciones.

“Se buscó que fuera sustentable, por eso se eligieron materiales nobles, que no se degradan, importados de Europa y Canadá. También se eligió que el sistema de calentamiento del agua fuera eficiente energéticamente. Queríamos que cumpliera con tres premisas: que el espacio fuera bien amplio y sofisticado, que tuviera un espacio para el relax con un circuito de chorros de agua, y, por último, que ofreciera la posibilidad de disfrutar de la gastronomía desde la piscina, lo que se logró con la instalación del bar”, explica Azcurra.

Con esta primera fase terminada, resta continuar por las 94 habitaciones que faltan y la renovación del restaurante gourmet St.Tropez. En un tiempo, con las nuevas fases de crecimiento concluidas, el hotel quedará a la vanguardia en tendencias de hospitalidad y turismo.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.