Raúl Sendic voló en primera clase y durmió en una habitación business suite de U$S 522 la noche

Un viaje de 12 parlamentarios a Zambia generó críticas de colegas

4min 4
Nº1860 - al de 2016
escribe Raúl Santopietro

Lusaka, la capital de Zambia, no es conocida por su atractivo turístico. Los verdosos parques Lower Zambezi y Kalimba Reptile así como las enormes cataratas Victoria están a las afueras de la ciudad. Allá por 1905 nació exclusivamente por la fortuna de ser una de las paradas del ferrocarril que unía Rodesia y Tanzania y hoy sigue siendo una ciudad de paso en África. Pero desde que se independizó del Reino Unido hace 51 años, para Zambia Lusaka lo es todo; es su centro político y financiero. Allí viven dos de los más de 13 millones de zambianos. Casi todos son negros, apenas hay un 1,1% de blancos. La pobreza se ve. Solo un tercio tiene agua corriente en sus casas y la esperanza de vida es de 43 años.

Hasta allí viajaron el vicepresidente Raúl Sendic y otros 11 representantes más formando la delegación uruguaya en la 134ª Asamblea de la Unión Interparlamentaria y Reuniones Conexas celebrada entre el sábado 19 y miércoles 23 en la capital de Zambia.

La asamblea trató siete puntos. La elección de autoridades, “cooperación mundial contra la amenaza a la democracia”, “asegurar la protección duradera del patrimonio cultural” y el tema central: “Rejuvenecer la democracia: dar la palabra a los jóvenes”. Además, se incluyó como “punto de urgencia” el “dar una identidad a los 230 millones de niños indocumentados en el mundo”.

La lista de la delegación uruguaya estuvo integrada por el vicepresidente Sendic, el presidente de la Cámara de Representantes Gerardo Amarilla (Partido Nacional), los senadores Luis Alberto Heber (Partido Nacional), Rubén Martínez Huelmo (Frente Amplio), Ivonne Passada (Frente Amplio), Daniela Payssé (Frente Amplio) y los diputados Felipe Carballo (Frente Amplio) y Gonzalo Novales (Partido Nacional), el secretario general del Senado José Pedro Montero, la secretaria general de Diputados Virginia Ortiz, el secretario Oscar Piquinela y la asistente de Secretaría Carina Galvalisi.

Luego de cuatro días de trabajo el documento final aprobado por la asamblea concluyó en la necesidad de “actuar a favor de un renacimiento de la democracia” ya que “solo el 1,9% de los parlamentarios tiene menos de 30 años y eso es preocupante”. El objetivo es “incrementar la representación de los jóvenes en nuestros parlamentos, en particular instaurando cuotas y revisando las restricciones relativas a la edad legal para presentarse como candidatos”, dice la resolución.

Carballo resaltó a Búsqueda la importancia de que Uruguay esté en la asamblea. Para el legislador “sirve mucho” formar parte de un “ámbito de intercambio con parlamentarios de otros 178 países porque muestran sus realidades y sus resultados en temas que afectan a todos los países”. Carballo tomó lo discutido en la Unión Interparlamentaria sobre la falta de jóvenes en política y planteó que en Uruguay se baje a 18 años la edad necesaria para ser electo diputado, senador y presidente.

“Un exceso”.

El diputado colorado Fernando Amado nunca viajó desde que asumió en 2010 y tiene una visión crítica sobre los viajes de los parlamentarios. Recuerda que una vez fue a Buenos Aires invitado por el Congreso Judío Mundial y el Parlamento no le pagó nada. Aunque asegura no ser “fundamentalista”.

“No digo que no debería ir nadie. Pero me parece de sentido común que en un lugar como el Parlamento hay que cuidar los recursos y dar señales. Una delegación de tanta cantidad de personas, y no solo de legisladores, a Zambia parece un exceso”.

Según Amado, hay “compañeros” y algunos “funcionarios” que creen que “también tienen como trabajo ser diplomáticos”.

Eso me parece una equivocación y una inmoralidad. Se gastan recursos públicos en viajes que son dignos de turismo exótico. Porque la única chance de ir a Zambia es con el lomo de Juan Pueblo ”.

Amado dijo que sabe que si denuncia este tipo de cosas después lo acusan de querer “atacar el sistema”, pero él asegura que “es exactamente al revés”. Y recordó que cuando el Frente Amplio era oposición denunciaba estos hechos y ahora es quien los realiza.

El diputado Gonzalo Mujica (Frente Amplio) defiende la participación de los legisladores en el Parlatino y en la Unión Parlamentaria, porque “son los únicos ámbitos en que al país lo representan miembros oficialistas y de oposición”.

“Pero no defiendo los excesos y el mal uso. Los viajes deben estudiarse caso a caso y es muy discutible el tamaño de la delegación”, dijo a Búsqueda.

Carballo defendió la cantidad de viajantes asegurando que el país “se ganó” esa representatividad y que “debe cuidarla”. Dijo que el “punto de urgencia” que trató la asamblea fue propuesto por Uruguay y que al regreso de la misión la delegación presenta un informe político. “El tema es que pocos quieren leerlo”, dijo.

Y sobre los gastos Carballo informó que Uruguay paga por estar dentro de la Unión Parlamentaria y que en esta misión el Parlamento pagó los pasajes y les dio dinero para viáticos, aunque se negó a decir la cantidad.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.