Nicolás Maduro. Foto: AFP

Uruguay propone diálogo sin “condiciones” para Venezuela, lo que genera sorpresa entre diplomáticos y el respaldo de Maduro

4min 3 1
Nº2007 - al de Febrero de 2019

El canciller Rodolfo Nin Novoa se puso los lentes y empezó a leer en voz alta un documento que detallaba el “Mecanismo de Montevideo”. Los grabadores y micrófonos de los periodistas captaban las declaraciones del ministro, que minutos más tarde provocarían sorpresa y un poco de desconcierto en algunos diplomáticos extranjeros.

Para varias representaciones radicadas en Montevideo, el anuncio de Uruguay, México y los países de la Comunidad del Caribe (Caricom) de proponer un proceso de diálogo en Venezuela que no imponga como condición el llamado a elecciones implicaba un “cambio” de postura del gobierno de Tabaré Vázquez, dijeron varias fuentes diplomáticas consultadas por Búsqueda.

El jueves 7 la Torre Ejecutiva fue sede de la primera reunión del Grupo de Contacto Internacional (GCI) promovido por la Unión Europea (UE) que buscará ayudar a “crear las condiciones” para que “emerja un proceso político y pacífico” en Venezuela. Ese proceso tenía como objetivo final fijar elecciones “libres” y “transparentes” en ese país, según el comunicado emitido el domingo 3 por la UE, firmado por su alta representante para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, y por el presidente Tabaré Vázquez.

En la conferencia de prensa del miércoles 6, sin embargo, Nin aclaró que Uruguay no apoyaba poner condiciones al diálogo. El “Mecanismo de Montevideo” propone “establecer un proceso que se desarrollará en cuatro fases, durante un período razonable y previamente acordado por las partes”. Constaría de cuatro pasos: “diálogo inmediato”, “negociación”, “compromisos” e “implementación”. El primero supondría generar condiciones para el “contacto directo entre los actores involucrados”; el segundo, la “presentación estratégica de los resultados”, buscando “puntos en común” y áreas de “acuerdos potenciales”; el tercero implicaría la “construcción y suscripción de acuerdos”; mientras que el cuarto culminaría con la “materialización de los compromisos” con el “acompañamiento internacional”.

La posibilidad de diálogo ya fue descartada por Juan Guaidó, el líder de la Asamblea Nacional que se autoproclamó como presidente encargado y que es reconocido como la autoridad legítima por el Grupo de Lima y por más de una decena de países europeos.

Si el gobierno de Nicolás Maduro y los líderes de la oposición aceptan entablar el diálogo, leyó Nin, se invitará a acompañar el proceso a Rebeca Grynspan, ex vicepresidenta de la República de Costa Rica y actual secretaria general Iberoamericana; así como a los señores excancilleres de Uruguay y México, Enrique Iglesias y Bernardo Sepúlveda; y David Simons, expresidente del Tribunal Supremo de Barbados, como alto representante de Caricom.

“Nosotros vamos al diálogo sin condiciones. Júntense, hablen, acuerden, arreglen, después si hay plebiscito, elecciones, liberación de presos, eso dependerá de ellos”, declaró Nin.

El miércoles 6, Maduro dijo que daba su “respaldo absoluto” al “Mecanismo de Montevideo” y calificó de “todo un éxito” el plan de “las cuatro fases”, informó la agencia EFE.

La posibilidad de diálogo ya fue descartada por Juan Guaidó, el líder de la Asamblea Nacional que se autoproclamó como presidente encargado y que es reconocido como la autoridad legítima por el Grupo de Lima y por más de una decena de países europeos. Maduro, por su parte, dijo en varias ocasiones que está dispuesto a llamar a elecciones, pero solo legislativas, único poder del estado controlado por la oposición.

La postura anunciada por Nin, que es la que presentó en el grupo de trabajo, es muy distinta a lo que decía la convocatoria europea. A la actividad están invitados representantes de Francia, Alemania, Italia, Holanda, Portugal, España, Suecia, el Reino Unido, Bolivia, Costa Rica, Ecuador y Uruguay. Hasta el miércoles 6 no estaba claro en calidad de qué iba a participar México, según los informantes. De hecho, no estaba en la lista de países mencionados en el comunicado emitido por los europeos.

En los “términos de referencia” que acompañaba el anuncio de la UE estaba claro que el objetivo del grupo de trabajo era que se llevaran a cabo “nuevas elecciones con todas las garantías”. Hablaba de la liberación de los presos políticos, el reconocimiento del rol constitucional de la Asamblea Nacional, la eliminación de los obstáculos para que los partidos y líderes opositores participen en una contienda electoral, entre otros puntos. Fijaba como plazo 90 días de trabajo.

La oposición había celebrado que Uruguay se sumara al esfuerzo europeo porque suponía un cambio de postura del gobierno de Vázquez, que es de los pocos de la región que no reconoció a Guaidó y que asistió a la toma de posesión del nuevo mandato presidencial de Maduro. La embajadora de Canadá en Montevideo, Joanne Frappier, había dicho a Búsqueda el lunes que estaba “feliz” por el cambio de Uruguay.

Diplomáticos consultados el miércoles 6 dijeron que la expectativa de los europeos era conocer la posición de Uruguay y de México. La conferencia de prensa y el “Mecanismo Montevideo” generó “sorpresa” y cierto “desconcierto”, reconocieron los informantes. “No está claro cómo va a salir todo (por el jueves 7), es importante que surja un proceso claro”, dijo uno. Al final de la reunión, la UE deberá discutir si “hay un acuerdo para seguir adelante” y si “vale la pena”, añadió.

Entre los gobiernos que viajaron hay países que consideran que es necesario “poner presión esta semana y la que viene” para forzar a Maduro a llamar a elecciones. Diplomáticos europeos aprovecharán su paso por Montevideo para mantener reuniones bilaterales con sus contrapartes sudamericanas después de la cumbre en la Torre Ejecutiva, relató otra de las fuentes.

Satisfacción

El canciller Nin había adelantado el martes a la Comisión de Asuntos Internacionales del Frente Amplio (Carifa) algunos de los puntos que terminaron en el “Mecanismo Montevideo”. Su contenido fue bien recibido por legisladores oficialistas.

“Comparto cómo se ha conducido la Presidencia y la Cancillería en la búsqueda junto a México de una solución genuina, independiente y valiente a la propuesta de Estados Unidos”, dijo a Búsqueda el diputado del Movimiento de Participación Popular y presidente del Parlasur, Daniel Caggiani.

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.