• Cotizaciones
    martes 23 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    El crecimiento económico no asegura que se reduzca la pobreza entre los niños, advirtió experto

    Hace cuatro años, el Banco Mundial definió a Uruguay como un país de renta alta. Es decir, con un ingreso nacional bruto per cápita que supera los US$ 16.000. El crecimiento económico que permitió alcanzar ese estatus estuvo acompañado por la baja de la pobreza y la casi eliminación de la indigencia.

    Pero pese a esos logros, la incidencia de la pobreza entre los niños y jóvenes se sigue manteniendo alta. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (a abril de este año), el país tiene un índice de pobreza de 9,4%. De acuerdo con el informe, el 20,1% de los niños menores de 6 años viven en la pobreza. En Montevideo se acerca a un tercio del total: 29,5%.

    El fenómeno no es exclusivo de Uruguay. También sucede en otros países que tienen renta alta, debido a que no es fácil acompasar el crecimiento económico con la reducción de la pobreza en niños y jóvenes.

    En los años 60, el presidente de Estados Unidos, Lyndon Johnson, le declaró la “guerra” a la pobreza. En ese momento el 22% de los niños eran pobres. Cincuenta años después, con administraciones de distintos partidos y perfiles, se ubica en el 18%. “Cincuenta años de esfuerzo han tenido una efectividad muy limitada, y esto no es porque los gobiernos norteamericanos no hayan puesto recursos y esfuerzos”, dijo Armando Barrientos, experto sobre políticas sociales de la Universidad de Manchester, Inglaterra.

    “En la medida en que los países se desarrollan, la pobreza se va concentrando en los niños”, agregó.

    Barrientos participó el lunes 31 en un seminario sobre Protección Social en el marco de la firma de un acuerdo entre el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

    El experto dijo que si bien la región tuvo mejoras en los registros económicos eso no significó un cambio en el perfil etario de la pobreza: “Siguen siendo los niños quienes tienen niveles mucho más altos de pobreza que el resto de la población”. Además, mostró evidencias de que si no se hubieran aprobado programas para la atención de niños y adolescentes, la pobreza en este sector sería aún mayor.

    Barrientos dijo que los niños deben tener “más prioridad” en las políticas de protección social y que eso implica cambiar las políticas sociales, que han tenido un “sesgo hacia el adulto mayor”.

    El director de Evaluación y Monitoreo del Mides, Juan Pablo Labat, dijo que lo “interesante” del planteo de Barrientos es que se “mete” con un tema clave de discusión en la izquierda: si el crecimiento del Producto Interno Bruto permite una mejor distribución de la riqueza. “Cuando te crezca el PIB eso no se va a dar”, comentó a Búsqueda.

    El jerarca, que participó del seminario junto a autoridades del Mides, del Ministerio de Trabajo y del Ministerio de Educación, entre otros, dijo que Barrientos demostró que aunque el país crezca económicamente, no se soluciona la pobreza. “Lo que nos dicen es que el capitalismo produce pobreza infantil. Y si no asumís que tu máquina produce eso, es difícil poder atender los resultados que genera”, afirmó.

    Labat sostuvo que las políticas para la “infancia sirven, pero no arreglan, no alcanzan”.

    “Dada la infantilización de la pobreza no se puede pensar que eso se combate con la infantilización de la política. Si la familia no tiene los activos para sostener al niño no hay política de la infancia que valga. Por eso el Sistema de Cuidados puede tener una importancia más significativa que las políticas de transferencias monetarias”.

    El director del Mides agregó que es un “delirio” pensar que solo con un programa como Uruguay Crece Contigo se puede sacar a los niños de la pobreza. “No alcanza con las políticas de infancia, salud y educación; eso no alcanza para que no haya infantilización de la pobreza. ¿Por qué se da esto? Hoy tenés X sueldo y tu ingreso per cápita es X. Pero si tenés un hijo ya tu ingreso es X sobre dos. Por eso el apoyo del Estado a la crianza tiene que ser más vigoroso”, argumentó.

    Por eso reiteró la importancia del Sistema de Cuidados, destinado a la atención de personas en situación de dependencia, como niños, adultos mayores e individuos con cierto tipo de discapacidad.

    Contexto difícil.

    El Sistema de Cuidados, una de las principales iniciativas del gobierno de Tabaré Vázquez, fue mencionado como un buen ejemplo por la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena. “Lo estamos usando como ejemplo para otros países”, informó en el seminario.

    Bárcena defendió las políticas de transferencia de dinero a los sectores más necesitados. Esos programas, en la región, “cuestan un 0,4% del PIB”, afirmó. “Estos son los programas que no hay que cortar porque son una puerta de entrada a los sistemas de protección social y a la productividad también”.

    Aunque destacó que la región hizo “esfuerzos muy importantes en el gasto social”, advirtió que desde 2015 en adelante algunos gobiernos “están comenzando a mostrar una tendencia a la disminución del gasto social”.

    “Aquí ponemos el dedo en la llaga, se cortan algunas décimas, pero esas décimas son muy relevantes en la política social: se corta en educación, en vez de ir para arriba y llegar al 6%, se corta en salud y en protección del medioambiente”, dijo.

    Bárcena dijo que si bien se redujo la pobreza y la indigencia durante años, en varios países de la región se observa un crecimiento de esos índices. Por eso señaló que “no se puede seguir con la bonanza de los productos básicos” y que los países deben invertir en educación, investigación y desarrollo.

    “Lo que está en cuestión es que el estilo de desarrollo predominante no es sostenible. Lo demuestra la tasa declinante de la producción y el comercio. Vivimos una concentración de riqueza como nunca”, advirtió.

    La representante de la Cepal resaltó que en la década anterior hubo un “contexto favorable”: “Había un ambiente de progresismo, había un ambiente de universalidad de derechos, proclive a tratar de reducir la pobreza y la desigualdad con políticas activas y sociales y hacerla a través de un mercado laboral mucho más equitativo”.

    “¿Dónde estamos hoy? Estamos en un contexto más difícil, menos crecimiento en una región fragmentada, que cuestiona las políticas progresistas. Casi todos los países dicen ‘hay que volver al neoliberalismo puro, al mercado de nuevo’”, dijo.

    Bárcena añadió que ve un “gran retroceso” y puso como ejemplo la “preocupante” situación en Brasil, que recientemente aprobó normas que afectan las relaciones laborales.

    Información Nacional
    2017-08-03T00:00:00