• Cotizaciones
    sábado 15 de junio de 2024

    Programas ambientales de gobierno ponen acento en agua, transformación energética y cambio climático

    El tema tiene presencia y planteos dispares entre los postulantes: Silva y Delgado proponen un enfoque de continuidad, el programa de Raffo tiene pocas menciones y Ojeda no tiene propuestas acordadas; el Frente Amplio plantea regular el uso de agua para hidrógeno verde

    De la mano de una campaña electoral que toma impulso, también empiezan a cobrar relieve los programas y las propuestas de los precandidatos que competirán en las elecciones internas de junio. En ese terreno —aunque todos dicen considerarlos como ejes centrales— los temas ambientales aparecen con distinto grado de protagonismo y con propuestas dispares.

    El cuidado del agua es uno de los puntos más compartidos. El Frente Amplio, que ya presentó un texto único, propone “construir una política de Estado para garantizar el acceso al agua potable y saneamiento”, al convocar a un “diálogo por el agua” a largo plazo que incluya la cobertura de saneamiento en el interior, la recategorización de las cuencas de prioridad para consumo humano y la complementariedad productiva sustentable con el ambiente. También asegura que se concretará la puesta en marcha del Proyecto Casupá, que se desplegarán nuevas medidas que mejoren la calidad del agua bruta y que se incorporará “el escenario de crisis hídricas derivadas del cambio climático” para la realización de inversiones, mientras se busca mejorar el nivel tecnológico de los recursos humanos y materiales de OSE.

    El precandidato blanco Álvaro Delgado aún no presentó oficialmente su programa, pero el coordinador de su equipo, el subsecretario del Ministerio de Ambiente, Gerardo Amarilla, adelantó a Búsqueda algunos de los principales lineamientos. Según dijo, el agua será uno de los puntos centrales y proponen “ampliar y seguir trabajando” en la mejora de su calidad en todo el país a través de la extensión de la inversión en saneamiento iniciada en el actual período, y también mediante el monitoreo de calidad de agua industrial.

    “Hay todo un capítulo referido a aguas subterráneas que va en sintonía con mejorar el conocimiento y la dinámica de los acuíferos para utilizar mejor ese recurso, sobre todo en épocas de escasez de lluvia”, comentó.

    En tanto, la precandidata Laura Raffo no menciona en el documento Propuestas para hacer historia ningún proyecto particular referido al saneamiento. En relación con el cuidado del agua, el concepto solo aparece como uno de los puntos a trabajar en la agenda del Mercosur (“agua dulce, aguas subterráneas y océanos”) y como un aspecto a tener en cuenta para habilitar un régimen de aplicación de agroquímicos en zonas sensibles.

    El senador nacionalista y también precandidato por el Partido Nacional Jorge Gandini, por otro lado, prevé entre los puntos centrales de su política ambiental impulsar un “plan nacional de efectiva protección y manejo de la costa atlántica y del Plata”, así como estudiar la incorporación de la Dirección de Ordenamiento Territorial al Ministerio de Ambiente.

    Entre los precandidatos colorados, las propuestas son dispares. Desde el equipo de Andrés Ojeda dijeron a Búsqueda que aún no tienen “completamente definidas ni aprobadas las propuestas”. El comando de Robert Silva, en cambio, sí adelantó algunas líneas programáticas. Dado que desde su creación el Ministerio de Ambiente ha estado liderado por miembros de Ciudadanos —sector político que respalda su candidatura—, la idea para un próximo período es “mantener una continuidad en la política ambiental y construir una visión de Estado a largo plazo”.

    Justamente, uno de los principales objetivos es alcanzar el 100% de cobertura en el abastecimiento de agua potable, haciendo especial foco en las áreas rurales dispersas y en asentamientos periféricos de las ciudades. Además, apuntan a fortalecer el trabajo conjunto con la Administración Nacional de Educación Pública para mejorar las condiciones de las escuelas rurales en términos de cantidad y calidad de agua.

    En cuanto al saneamiento, proponen continuar con el proyecto previsto para todo el país y se explorarán nuevas alternativas para comunidades fuera de la red de OSE, como “efluentes decantados, sistemas condominiales y tecnologías eficientes de tratamiento”.

    El precandidato por el Partido Independiente y actual ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, también propone en su programa “generar una política de largo plazo para la protección del agua y en particular de las fuentes de agua potable”. Para eso, plantea completar la ejecución de los proyectos iniciados —como Arazatí y la universalización del saneamiento en el interior del país—; impulsar iniciativas para mejorar la eficiencia en los sistemas de distribución de agua potable y también para la mejora de la calidad del agua “en servicios bajo riesgo de presencia de arsénico”.

    Para Cabildo Abierto y su líder, el senador Guido Manini Ríos, el cuidado del agua será también “un eje principal”, con énfasis en las aguas subterráneas, la protección de perímetros de las tomas de agua para consumo humano y la protección de zonas costeras. También prevén entre sus puntos principales el cuidado de la erosión de suelos, el fortalecimiento de la previsión de eventos hidrometeorológicos extremos y sistemas de alerta temprana y la regulación del uso de suelos para forestación.

    Puntos claves

    En las propuestas que serían desarrolladas por un eventual gobierno de Carolina Cosse o Yamandú Orsi se reconoce que “es necesario dar respuesta al cambio climático y la crisis ambiental” e implementar, por ejemplo, nuevas políticas de recuperación de suelos. Además, entre las acciones prioritarias se hace referencia a transformar la matriz productiva y proteger la calidad de los ecosistemas, al “promover la planificación y el ordenamiento territorial de usos y actividades”, fomentar la conservación, utilización sostenible de los recursos genéticos, restringir el uso de plaguicidas que pongan en riesgo la salud y el medio ambiente y adoptar medidas para la prevención, mitigación y adaptación de los daños producidos con mayor frecuencia por la variabilidad asociada al cambio climático.

    En la misma línea, el programa de Silva también reconoce “la urgencia del cambio climático” y compromete una política climática centrada en la reducción de emisiones de CO2 y la promoción del desarrollo sostenible. Según el programa, exigirán el cumplimiento de los acuerdos internacionales sobre cambio climático y buscarán convertir a Uruguay en un líder regional en el desarrollo de sistemas de producción sostenibles, “promoviendo la producción agropecuaria y agroalimentaria resiliente frente al cambio climático”.

    Desde el equipo del precandidato colorado Gabriel Gurméndez explicaron a Búsqueda que el cambio climático es uno de los puntos centrales de su propuesta ambiental. Según indicó Darío Peña, integrante del equipo técnico, su prioridad será la adaptación; esto se debe a que hoy Uruguay emite muy poco CO2 a escala global (cerca de 0,03%), por lo que la idea será trabajar la mitigación para que “redunde en un valor agregado para los productos”.

    “Tenemos la mejor carne, la mejor lana y los mejores granos, y si a eso le agregamos una certificación de neutralidad en cuanto a carbono, vamos a poder colocar nuestros productos en mercados muy exigentes y que pagan mejor. Queremos impulsar la mitigación para que ayude a lograr una economía más pujante”, explicó Peña, al asegurar que buscarán “salir de la falsa dicotomía industria versus ambiente”.

    Amarilla también dijo que buscarán avanzar en la certificación ambiental de la producción de manera de incluir la sostenibilidad en todas las líneas productivas del país, así como impulsar la mejora en la gestión de permisos y autorizaciones ambientales, con el fin de “facilitar, simplificar y reglar los procesos”.

    Peña dijo que prevén trabajar el concepto de economía circular, al fomentar los sistema de retornabilidad de envases. El programa del Frente Amplio también menciona este aspecto y señala que buscarán transformar las pautas de consumo para avanzar en la recuperación y reciclaje de los residuos “en clave circular” a través del rediseño de los procesos productivos. Además, el texto señala que se intentarán “recuperar” los ecosistemas naturales, productivos y costeros a partir de un manejo más sostenible y del “desestímulo económico de formas de producir contaminantes”.

    Amarilla, en tanto, afirmó que si bien en este período se ha avanzado mucho respecto al cierre de vertederos, el objetivo en un próximo gobierno será “aterrizar proyectos que todavía se encuentran en etapa de evaluación de viabilidad económica” vinculados a la transformación de residuos en otros productos. Mientras tanto, la propuesta de Silva respecto a la gestión de residuos asegura que se continuará con la implementación del Plan Nacional de Gestión de Residuos, el cierre de vertederos a cielo abierto y la promoción de tecnologías sostenibles de tratamiento de residuos. Además, busca impulsar la clasificación en origen y la implementación de medidas para disminuir el uso de plásticos de un solo uso.

    En la propuesta de Raffo el concepto de cambio climático no aparece. Tampoco el de biodiversidad ni el de residuos. Sin embargo, al ser consultada por Búsqueda, la precandidata explicó que el medio ambiente “atraviesa transversalmente” todas las iniciativas presentadas. Por ejemplo, señaló, cuando hablan de que el campo debe ser un motor de la producción nacional para insertarse en mercados internacionales, están hablando de “cumplir con expectativas medioambientales”; también cuando se refieren a la acción prioritaria en vivienda y ordenamiento territorial con relación a las zonas inundables como uno de los puntos centrales de su propuesta.

    Es así que en las bases programáticas de Raffo la palabra ambiente figura solo cuatro veces: la primera mención se ubica dentro del capítulo “Vivienda y ordenamiento territorial” y refiere a la falta de utilización de materiales constructivos amigables con el ambiente para las diferentes propuestas habitacionales. La segunda también se vincula a ese concepto, pero en relación con la implementación de prácticas sostenibles en el diseño de instalaciones deportivas.

    Si bien no hay un capítulo exclusivamente dedicado a las políticas ambientales, el documento refiere a algunos puntos particulares, como el impulso a la movilidad eléctrica. En ese sentido, menciona que se iniciarán los primeros recambios de baterías en vehículos, por lo que “es importante promover su segundo uso”. También señala que la disposición final de las baterías deberá coordinarse entre el Ministerio de Industria, Energía y Minería y el Ministerio de Ambiente.

    Las dos últimas menciones al ambiente se encuentran en el capítulo “Bienestar animal”, al hacer referencia a que en coordinación con la cartera de Ambiente y las intendencias se buscará “uniformizar el concepto de ecoparques y reservas naturales” en todo el país, para alejarse “del viejo concepto de jardín zoológico victoriano”.

    Transformación energética

    Amarilla mencionó como ejes principales de lo que será la política ambiental de Delgado los desafíos que supone el hidrógeno verde, no solo por la evaluación de impacto de los proyectos, sino para la producción de combustibles verdes y sus potenciales insumos para el agro.

    En esa línea, el Frente Amplio también planteó la necesidad de profundizar la transición energética, al generalizar el uso de energías renovables y la descarbonización de la economía y el transporte. Según el texto, la idea será “regular gradualmente que el transporte público urbano y el de carga operen con fuentes eléctricas o químicas como el hidrógeno”, al tiempo que prevén regular el uso del agua para la producción de H2 verde.

    El Partido Independiente, en tanto, buscará mantener la política de promoción de generación eléctrica a partir de fuentes renovables “en condiciones de eficiencia”, además de promover el uso sustentable de la energía, y la consolidación de la hoja de ruta del H2 verde como prioridad.

    Ciencia, Salud y Ambiente
    2024-04-24T20:53:00