• Cotizaciones
    martes 11 de junio de 2024

    Con ANEP, ASSE y Cancillería entre los que más contratan, el gasto público en viajes tendió a normalizarse tras la pandemia

    Aunque pasó inadvertido, durante unos días el canciller de la República fue Luis Alberto Heber, el ministro del Interior, y al frente de Economía no estuvo Azucena Arbeleche sino Omar Paganini, titular de Industria, Energía y Minería. Fueron designaciones interinas previstas para cuando un ministro se ausenta por viaje al exterior —como en el caso de la jefa del equipo económico— o por licencia y el subsecretario de la cartera no puede subrogarlo al estar también en misión oficial afuera o de vacaciones.

    Son casos anecdóticos y poco frecuentes, pero ocurrieron ambos este año en el contexto de una normalización del flujo de viajes realizados por los ministros —y otros funcionarios públicos— iniciada ya desde 2021, cuando las vacunas permitieron contener el avance del Covid-19 en Uruguay y el mundo. En consonancia con ello, el gasto en este rubro, en particular en pasajes aéreos y también marítimos —presumiblemente cruces a Argentina en los barcos del empresario Juan Carlos López Mena—, volvió a cifras más habituales. Así surge de un análisis efectuado por Búsqueda de los montos adjudicados que se recogieron de la base de datos de la Agencia Reguladora de Compras Estatales (ARCE).

    Los viajes internos y al exterior que requirieron la contratación de servicios por parte del sector público, así como otras erogaciones conexas, habían alcanzado un máximo de $ 392 millones en 2018, que convertidos al tipo de cambio promedio de ese año (de $ 30,7) equivalieron a US$ 12,8 millones. El monto bajó en 2019 y, ya en emergencia sanitaria y con las fronteras cerradas por el Covid-19, en 2020 cayó abruptamente (casi 60% en términos reales) a un mínimo histórico de $ 165 millones o US$ 3,9 millones. Zoom y otras plataformas similares suplieron, en muchos casos, las actividades presenciales.

    En 2021 empezaron a levantarse las restricciones a la movilidad comunitaria y, con ello, a los viajes internos y las salidas al exterior: las compras por parte del Estado de pasajes en las distintas modalidades de transporte (ómnibus, barco, avión) y los gastos en viáticos duplicaron en valores reales los del año anterior, pues rondaron los $ 360 millones, que en dólares significaron US$ 8,3 millones. A su vez, en 2022 se destinaron a este rubro $ 347 millones, un descenso de 11% real, aunque visto en dólares el gasto (US$ 8,4 millones) fue levemente mayor. De ese monto, en torno a 18% provino de viajes fuera de fronteras (US$ 1,6 millones).

    Las cifras oficiales de 2023 disponibles hasta la semana pasada ($ 206 millones, es decir, unos US$ 5,3 millones al tipo de cambio actual) sugieren que, de mantenerse el ritmo de gasto en viajes, el año cerraría con un incremento al menos nominal.

    Ministros y otros

    El recuento de las resoluciones del Poder Ejecutivo en las que se aprobaron misiones oficiales permite concluir que los ministros superaron las 25 salidas al exterior en lo que va del año y hubo una cantidad algo menor de viajes fuera de fronteras en el caso de los subsecretarios.

    Por lo que implica su función, el canciller Francisco Bustillo fue el que más misiones tuvo (siete), algunas para eventos protocolares, como la asunción del nuevo rey de España, y otras para atender asuntos bilaterales —con Argentina, Brasil y China— o participar en cónclaves internacionales.

    En uno de esos viajes, a Brasilia, el ministro de Relaciones Exteriores estuvo acompañado por varios de sus colegas de gabinete, como Arbeleche y Paganini. Ellos fueron otros de los que más salidas afuera tuvieron en lo que va el año (cuatro y tres, respectivamente). En marzo la titular de Economía asistió a la asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo, en Panamá, y al mes siguiente —cuando por unos días Paganini la subrogó interinamente al estar de licencia el subsecretario Alejandro Irastorza— fue a las reuniones semestrales del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial en la capital estadounidense.

    Este año el ministro de Defensa, Javier García, viajó a la 13a edición de LAAD Defence & Security en Río de Janeiro. En marzo asistió a la reunión del Grupo Bilateral de Trabajo Uruguay-Estados Unidos, en Washington D. C.

    Su par de Ganadería, Fernando Mattos, estuvo en Chile participando en la Conferencia Ministerial sobre Sistemas Alimentarios de Bajas Emisiones. La semana pasada cerró un viajó a China reuniéndose con el ministro de Agricultura y Asuntos Rurales y con el vice de Recursos Hídricos.

    Pablo da Silveira, titular de Educación y Cultura, estuvo en abril en Buenos Aires para la inauguración de la Feria del Libro y en la Celebración del Día de Uruguay. Hace pocas semanas visitó Valencia, España, para asistir al V Encuentro Internacional de Rectores de Universia.

    El ministro Tabaré Viera estuvo en marzo en la feria de turismo ITB Berlín. Para junio tiene aprobada la misión que lo llevará al 10° Foro Político Latinoamericano sobre Turismo de Reuniones, en Panamá.

    Pocas semanas antes de renunciar tras haber adjudicado una vivienda a una militante cabildante, la ministra Irene Moreira asistió, en Varsovia, Polonia, al Congreso Económico Europeo 2023. Allí también mantuvo encuentros con autoridades y visitó urbanizaciones y fábricas construidas en sistemas de viviendas prefabricadas con estructuras de madera, según lo descripto en la respectiva resolución. Otra la autorizó a ir a Buenos Aires al Foro de Ministros y Autoridades Máximas de la Vivienda de Latinoamérica y el Caribe.

    Con poco más de dos meses en el cargo, después de haber reemplazado a Adrián Peña, el ministro de Ambiente, Robert Bouvier, cruzó a la capital argentina para participar en una conferencia relativa a su área.

    Los montos de gastos en viajes señalados no refieren solo a los secretarios de Estado, sino que son un total que abarca cualquier tipo de traslado contratado por el Estado. De hecho, cada año son decenas las resoluciones en las que se autorizan salidas al exterior de directores de reparticiones, mandos medios y funcionarios de menor jerarquía para asistir a foros intergubernamentales de variada temática —ambiental, energética, de seguridad, del Mercosur, etcétera—, a ferias comerciales, a conferencias, talleres o conmemoraciones en el extranjero. En algunos casos media una invitación de la organización o del país anfitrión, por lo que esos viajes son sin costo para el Estado uruguayo.

    En lo que va de 2023 el personal militar es de los que fue al exterior con mayor frecuencia, casi siempre en capacitaciones y muchas veces por invitación.

    Por ejemplo, el comandante en jefe de la Fuerza Aérea y otro funcionario fueron a fin de abril a una Feria Aeroespacial que tuvo lugar en México. El traslado y el alojamiento lo costeó la Fuerza Aérea de ese país, por lo que cada uno llevó US$ 140 de viático para cinco días de estadía.

    Con gastos de alojamiento y comida a cargo del Ejército argentino, durante más de un mes, dos oficiales estuvieron en Buenos Aires asistiendo a un curso de “asalto aéreo”. Y, pagado por la Organización de Estados Americanos, un teniente segundo participó en un curso de “desminado humanitario y desactivación de explosivos”, del 11 de enero al 23 de marzo, en España.

    Gasto por organismo

    De los $ 347 millones destinados en 2022 al rubro viajes que surgen de la información de la ARCE, los entes autónomos fueron los principales contratantes (40%), seguidos por el Poder Ejecutivo (27%).

    Los entes autónomos en traslados y viáticos internos y al exterior gastaron $ 137 millones; la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) explicó más de la mitad de ese monto ($ 88 millones); el resto fue de los bancos República y de Previsión Social.

    Por su lado, la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) destinó $ 73 millones en traslados y viáticos el año pasado (en una cifra global de los servicios descentralizados de poco más de $ 85 millones). Ese organismo es un contratante habitual de vehículos con chofer.

    De los $ 93 millones que gastó el Ejecutivo, más de la cuarta parte (casi $ 25 millones) fueron gastos del Ministerio de Desarrollo Social en traslados dentro del país. Relaciones Exteriores destinó a esto casi $ 16 millones, la cartera encabezada por Arbeleche asignó $ 12,2 millones y Educación, unos $ 11 millones.

    El rubro insumió $ 16,4 millones en el caso de los gobiernos departamentales.

    Economía
    2023-05-31T18:46:00