De las escupidas, de los sudores y de las letrinas

escribe Javier Alfonso 

Al entrar a la sala los intérpretes ya están en acción: los personajes comienzan a desplegar sus alas. Ya sabemos que son arquetipos. Marianella Morena, autora y directora de Muñecas de piel, lo ha explicado una y otra vez: condensan rasgos y conductas de decenas de personas involucradas en la Operación Océano. “De la fiscalía al escenario”, dice el texto promocional. Álvaro Armand Ugón y Sofía Lara componen al hombre abusador y la joven menor de edad abusada. Él, de formales pantalón y camisa, apoltronado en un señorial sillón berger orejero, con cara y actitud corporal de suficiencia. Ella, en ropa interior, se prepara para la noche y baila al ritmo de la música electrónica, que suena fuerte. Completa el tríptico la fiscal (Mané Pérez), de semblante agobiado, sumergida en su escritorio tapado por montañas de papeles.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a una nota gratuita.