En año de transición, un virus llevó a la economía uruguaya a una crisis que parecía corta y deja problemas para el 2021

17 minutos Comentar

Nº 2105 - 7 al 13 de Enero de 2021

escribe Ismael Grau

Después de tres períodos frentistas en los que la economía creció fuerte al principio y terminó anémica, el 2020 iba a ser un año de transición: una variopinta coalición de centroderecha asumiría el poder con la promesa de corregir desequilibrios macro y revitalizar al sector privado. Pero un nuevo coronavirus que parecía un lío de los chinos, se hizo pandémico y contagió también a Uruguay. Así, con el distanciamiento social como único antídoto para contener los contagios hasta que lleguen las vacunas, el país vivió su primera crisis desde el 2002. En los meses de parálisis aumentaron las actividades virtuales y el desempleo, aparecieron las ollas populares y se deterioraron los números fiscales debido a los gastos extra en salud y apoyo a los más afectados. La estrategia gubernamental funcionó al principio, pero la “libertad responsable” descarriló en el final del año y el crecimiento exponencial de la enfermedad puso bajo amenaza la recuperación de la economía.

Esta nota es exclusiva para suscriptores de BÚSQUEDA
Elegí tu plan y suscribite

Suscribite

¿Ya sos suscriptor? Iniciá sesión

Probá nuestro servicio, registrate y accedé a 5 notas gratuitas.