Hora de trabajar

3 minutos Comentar

Nº 2082 - 30 de Julio al 5 de Agosto de 2020

Sr. Director:

El lunes 27 estuve detenido media hora, a la salida de la obra de la nueva Terminal Pesquera Nacional en Capurro.

Se está construyendo a buen ritmo con un despliegue de la mejor ingeniería nacional, argentina y brasileña que hará a esta la terminal más moderna y funcional del hemisferio. Modestia aparte por mis pequeñas contribuciones, como la construcción de muelle sólido en celdas de tablestacas para los muelles de descarga, que los hará aptos para equipos pesados y automatizaciones en el futuro. Es un proyecto modelo, como un último saludo a la bandera en los avances como puerto verde que Montevideo consiguió piloteado por el Lic. Vallejos. Esta obra es además un ejemplo sobresaliente de utilización benéfica de dragados, disminuyendo significativamente la contaminación de las aguas del Río de la Plata en la zona de vertido tradicional, y transformando un lodo contaminante en relleno de playas de acopio.

El lunes, un cartel del sindicato marítimo protestaba, cruzando la única entrada, por el empleo de exnavales como patrones de un pequeño remolcador uruguayo que apoya la obra y mueve a los artefactos navales operados por especialistas en pilotaje en roca por cabezales múltiples intercambiables.

Como los conozco, sé que los patrones son excelentes, de buen nivel. Los equipos de pilotaje esta semana rompieron su propio récord, y aparentemente el pecado de los patrones es no ser miembros del sindicato. No los quieren, aunque son uruguayos y tienen en orden todos sus papeles, y títulos habilitantes. El pecado es no ser miembros del sindicato.

Si este es el caso, se equivocaron de esquina… Deberían cortar la calle Yacaré frente a la Prefectura, para exigir que se cambie la ley y solamente se dé patente de patrón a miembros del sindicato. Porque hablé recién con el armador del remolcador, y ni se había enterado de esta movilización contra los patrones, nadie se enteró, salvo los pobres camioneros e ingenieros que debimos esperar un rato al cuete, que esos sindicalistas exigían la remoción del patrón para que pusieran un socio del sindicato.

Es hora de trabajar, pero de verdad, y de respetar la ley

El derecho a parar y protestar tiene límite, el derecho de los demás al trabajo honrado y a ganarse la vida.

Y el derecho de los pesqueros de tener cuanto antes un puerto nuevo, digno y confortable, con todos los chiches tecnológicos para garantizar la seguridad alimentaria y exportar al mundo por avión pescado fresco natural recién pescado a precios de novela; un paseo nuevo para los montevideanos y turistas como era antes el muelle Mántaras hace 40 años; y un lugar de trabajo, de descanso y de placer para todas las tripulaciones de la pesca del Atlántico Sur que operarán allí.

Un Uruguay nuevo espera, con compromiso y con trabajo.

José Zorrilla

Ingeniero civil

cartas al director
2020-07-30T00:00:00