¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

Un colegio consciente

Las directoras generales del Colegio Bilingüe Ciudad Vieja, María Inés y Ana Laura Segredo, resumieron la propuesta educativa

El Colegio Ciudad Vieja promueve desde hace 35 años una formación bilingüe, con un fuerte foco en la educación ambiental y patrimonial, enfatizando valores que favorezcan la mediación, la paz y la convivencia. Sobre esto, y más, hablaron las directoras generales de la institución, María Inés y Ana Laura Segredo. 

¿Cómo describirían la propuesta educativa?

María Inés Segredo: Nuestro proyecto educativo se extiende desde los tres meses hasta secundaria. La propuesta bilingüe alcanza los mayores estándares de certificación internacional de Cambridge­ y culmina con un viaje de inmersión cultural al Reino Unido. Nos enfocamos en educar para una ciudadanía activa global, asumiendo el compromiso de brindar a los estudiantes experiencias educativas transformadoras que desarrollen su mente, corazón y voluntad. Cocreamos con ellos caminos para su formación como ciudadanos competentes, sensibles y comprometidos en la construcción del bienestar personal y social.

¿Por qué consideran importante trabajar en los diferentes niveles la educación patrimonial y ambiental?

Ana Laura Segredo: La formación para la ciudadanía activa se visualiza en el diseño colectivo de gestión curricular a través de tres ejes: ambiente, patrimonio y mediación, y convivencia. Inspirados en la idea de distritos creativos, y priorizando la sustentabilidad, estos son articulados potenciando el uso de los espacios y estructuras existentes en la zona. La educación patrimonial forma parte de la tradición del colegio. Los bienes patrimoniales, tan cercanos y accesibles para nuestros estudiantes, se convierten en un recurso capaz de implicarse con la diversidad cultural. Nos enorgullece verlos apropiarse de espacios reservados para el “mundo adulto”. Bajo el lema “Tu acción transforma”, interactúan con los vecinos para mejorar en “clave de verde” las calles del barrio, exponen sus obras en el Museo de Artes Decorativas, participan en hallazgos arqueológicos con el Museo Histórico, intervienen la peatonal con juegos reciclables o irrumpen en un organismo público con el coro del colegio. Asimismo, las actividades acuáticas y deportivas se realizan en el Club Hebraica y el Club Guruyú, y las muestras de arte escénico y culturales en museos y galerías de arte del entorno.

¿En qué consiste el proyecto Aula Verde?

A. L. S.: Es un nodo de la educación ambiental que tiene como escenario el Patio Mainumby­. Se trata de un espacio baldío transformado en el primer jardín urbano de flora nativa, cuyas especies brindan biodiversidad y funcionalidad ecológica, y donde confluyen propuestas de ciencia, arte y tecnología. Tenemos nuestra huerta, programas de reciclaje, participación en The Globe Programme, y una fotogalería en convenio con el Centro de Fotografía de Montevideo (CdF). Por el Aula Verde recibimos el Premio Nacional de Ambiente 2021 y somos parte de la plataforma SOS Impacto. 

Trabajan por la mediación y la convivencia. ¿Qué acciones realizan en ese sentido?

A. L. S.: Ejercitamos el diálogo como la forma legítima de consensuar y disentir con el otro, en espacios de reflexión y participación activa de los estudiantes para la toma de decisiones y resolución de conflictos. Participamos activamente en los lugares donde se construyen valores, se toman decisiones, se exponen nuestros hilos culturales y se promueven proyectos para la comunidad. Por eso, nuestros estudiantes son promotores culturales bilingües en los museos, realizan intervenciones con los turistas, recuperan espacios comunitarios o debaten sobre temas de interés en la Junta Departamental, representando roles con estrategias de simulación. 

¿Qué espacio les dan a las familias dentro de la institución?

M. I. S.: Familia e institución están ligadas y su potencial se amplifica trabajando juntos. Generamos situaciones flexibles y accesibles de participación real para estar cerca de la educación de sus hijos e hijas. Fortalecemos nuestros vínculos con actividades como aulas abiertas, la Tertulia, Familias en Acción y espacios de formación con profesionales, como lo fue el conversatorio sobre el uso de pantallas y su impacto en el aprendizaje. El uso de nuestra app y otras herramientas tecnológicas son vías simples y efectivas de comunicación que inspiran cercanía y confianza.

¿Cuáles son los principales desafíos que enfrentan como educadores?

M. I. S.: Desafiarnos como docentes a través de la formación permanente y la construcción colectiva es el camino que venimos transitando desde hace 35 años porque nuestros alumnos ya son el futuro. Esta convicción nos orienta e interpela en la búsqueda constante de nuevos escenarios para el aprendizaje y el diseño de experiencias educativas transformadoras.