Helen Mirren, la reina de la interpretación

La actriz británica, conocida especialmente por su interpretación de Isabel II, cumplió 75 años

La actriz británica, conocida especialmente por su interpretación de Isabel II, cumplió 75 años

Actriz impecable, todoterreno, admirada y respetada, desde las tablas del teatro a la gran pantalla, pasando por la televisión. Helen Mirren cumple 75 años con una carrera repleta de grandes interpretaciones y personajes memorables, como su papel de Isabel II en la película La reina, por el que ganó un Oscar en 2007. La cumbre del éxito le llegó, muchos dirían, tarde, después de cumplir los 45, pero Mirren no necesitaba ser mundialmente conocida para ser una actriz excelente. Aun así, lo es, y sigue dando muestras de su talento interpretativo varias décadas después.

Hija del inmigrante. El nombre que aparece en su certificado de nacimiento es Helen Lydia Mironoff, con fecha 26 de julio de 1945. Nació en Hammersmith (Londres), de padre ruso y madre escocesa. Su abuelo era un diplomático a quien la Revolución bolchevique lo sorprendió en Londres. La actriz nunca escondió sus orígenes. Según recogió la agencia de noticias EFE, en 2003, al ser nombrada Dama del Imperio Británico dijo: "Soy hija de un inmigrante y una parte de mí siente como si ya hubiese sido aceptada". Cuando la pequeña tenía 10 años, su padre decidió variar la grafía de su apellido para que sonase más inglés, y pasó a ser Mirren.
Desde una temprana edad, Helen dejó ver la vocación que la empujaba hacia la interpretación. En el colegio al que asistía en Londres participaba en obras de teatro y, apenas terminó el instituto, se volcó de lleno a la actuación. Con la mayoría de edad fue aceptada en el National Youth Theatre, que le permitió formarse en el arte dramático.

Un año después pasó a formar parte de las filas de la Royal Shakespeare Company, en la que se desarrolló como intérprete durante los siguientes 15 años. Mientras seguía formando parte de producciones teatrales, comenzó a trabajar en cine. Tenía 23 años cuando se estrenó el primer filme en el que participó, A midsummer night's dream (1968) adaptación de El sueño de una noche de verano, de William Shakespeare. Sin embargo, su carrera en la gran pantalla comenzó a destacar entre el gran público a finales de la década de los 70, por sus papeles en películas como Calígula, Excalibur, 2010: El año que hicimos contacto o La locura del rey Jorge, entre otras. Por este último título fue nominada por primera vez al Oscar. 

Con la miniserie Prime Suspect (1991), su fama creció considerablemente. Además de ser reconocida entre los seguidores del teatro y el cine, se coló en la casa de millones de espectadores británicos a través de la pequeña pantalla. La ficción estuvo al aire entre 1991 y 1996, y volvió en 2003 y 2006. En ella, Mirren da vida a Jane Tennison, una policía que investiga asesinatos en serie mientras lidia con un entorno de trabajo sexista y hostil.

La reina. En 2006, la actriz se metió en la piel de uno de sus mejores personajes hasta la fecha o, por lo menos, el más aclamado y reconocido por la crítica y los espectadores: el de Isabel II. Esta interpretación le valió el Premio de la Academia a Mejor actriz, que recogió en 2007, en la que fue su tercera nominación. Ya había estado nominada, pero como actriz secundaria, por La locura del rey Jorge, en 1995, y Gosford Park, en 2002. Volvió a estar nominada al Oscar a Mejor actriz en 2010 por La última estación. Por su trabajo en The Audience, pieza teatral en la que también dio vida a la monarca británica, ganó un Tony en 2015.
Cuando recibió el Globo de Oro, también por La reina, Mirren puso el foco en la monarca. "(El espectador) se ha enamorado de ella y no de mí. Yo solo he intentado hacerla lo más parecida posible a la realidad", comentó la británica. 


Además de estos premios, a lo largo de su carrera ha cosechado otros dos Globos de Oro, cuatro BAFTA y un Emmy.  El año pasado volvió a meterse en la piel de otra mujer poderosa: Catalina II, conocida como Catalina La Grande, emperatriz de Rusia, en la serie homónima del canal televisivo Sky. En el terreno personal, Mirren es muy discreta y pocos detalles han trascendido de su vida privada, salvo que está casada desde 1997 con el director Taylor Hackford, su primer y único marido, y que no tiene hijos. En una entrevista con The New York Times publicada en 2016 confesó que nunca había aspirado a casarse o formar una familia convencional, a lo que el reportero le inquirió que cómo se sentía al estar tan adelantada a su tiempo. "Sí, estaba adelantada a mi tiempo", dijo. "Me molesta un tanto no haber nacido un poco más tarde. No haber pasado más de mi juventud en este mundo mucho más excitante", aseguró.

A partir de EFE