• Cotizaciones
    jueves 20 de junio de 2024

    La Clínica Mayo instala oficinas en Uruguay por su estabilidad, cercanía a mercados atractivos y público objetivo creciente

    Apuntan a pacientes con casos complejos que se atienden en seguros médicos

    La ubicación “estratégica” y la estabilidad política económica pusieron a Uruguay en la mira de una institución referente de la medicina en el plano internacional. La Clínica Mayo, fundada en 1889 en Estados Unidos (EE.UU.) y con sede central en Rochester (Minnesota), abrió el pasado jueves 27 una oficina administrativa y de información en el extremo este de Montevideo, en el edificio Art de Carrasco. Así, Uruguay se transforma en el cuarto país de América del Sur en tener una sucursal de este tipo en América del Sur, luego de Ecuador, Colombia y Perú.

    José Solís-Padilla, director ejecutivo de la Clínica Mayo para la región, dijo a Búsqueda que ven “una tendencia al alza de la llegada de pacientes de todas las Américas”. En ese marco, creen que la presencia en Uruguay les permitirá acercarse también a otros mercados más atractivos como Brasil, Argentina, Chile e incluso Paraguay.

    La oficina administrativa tiene como uno de los objetivos facilitar a los pacientes el acceso a los tratamientos médicos de la Clínica Mayo, que figura en el primer lugar del ranking mundial de hospitales de la revista Newsweek, así como el primero en EE.UU. de su par U.S. News & World Report. Entre sus funciones está ayudar en los trámites de viajes, alojamiento e internación de los interesados. La mayoría de estos pacientes son clientes de seguros privados de salud.

    “Lo que queremos es atender a los pacientes que ya van desde acá a la Clínica Mayo de forma particular, complementar eso” con más servicios, dijo Solís-Padilla. También desde esta oficina, añadió, se espera tener puertas abiertas para “investigación conjunta, intercambios académicos y conexiones con las sociedades médicas y demás actores de la salud”.

    Diagnósticos “certeros”

    En 2022 la Clínica Mayo, presente en otras tres ciudades de Estados Unidos (Phoenix, Scottsdale y Jacksonville) y en la capital británica, Londres, atendió a 1,4 millones de pacientes procedentes de 130 países. Tiene en su plantilla unos 7.000 médicos asalariados, de los cuales ninguno cobra incentivos por una operación, subrayó el director ejecutivo. Esto también forma parte de la manera de trabajar que promueven.

    “No cubrimos una sola especialidad. Al ser tantos médicos se debió desarrollar una forma de comunicación a la hora de atender a un paciente. (…) Cada paciente que va a la Clínica Mayo por primera vez pasa una hora con un internista. Este consulta en tiempo real con un cardiólogo, un cirujano, con quien haga falta, y prescribe los exámenes que sean necesarios. Están todas las especialidades trabajando juntas, algo que no es común siquiera en Estados Unidos. En la mayoría de las veces, los resultados están en una hora. Y a lo sumo, un diagnóstico requerirá dos o tres días”, resaltó Solís-Padilla.

    Las consultas más frecuentes de pacientes del extranjero refieren a tipos complejos de cáncer, sobre todo, pero también a temas neurológicos y cardiológicos de difícil tratamiento y diagnóstico.

    Más allá de la ubicación estratégica de Uruguay, de su conectividad con los países de la región y su estabilidad política y buen ambiente para los negocios, también hay un público objetivo creciente. Los afiliados a los seguros de salud privados integrales (Hospital Británico, Summum, Blue Cross & Blue Shield, Seguro Americano, Medicina Personalizada o Medicare) ascendieron en diciembre pasado a 116.540; cinco años atrás eran 101.204 y hace 10, 89.182. En una década crecieron 30,7%.

    La demanda por una medicina más exclusiva, con más comodidades e incluso vínculos con instituciones médicas del exterior se refleja en la proliferación de los llamados “servicios VIP” presentes en al menos seis mutualistas de plaza, los mismos que la oposición quiere limitar por ley. Los viajes por cuestiones médicas al extranjero, incluyendo a la cercana Buenos Aires, por un tema de celeridad y economía cada vez son más frecuentes.

    “Uruguay es importante, más allá de su estabilidad, que nos da certezas, y que está ganando relevancia en la región como una plataforma de conectividad, tiene un desarrollo médico interesante. Hay mucho talento acá”, dijo Solís-Padilla.

    Ciencia, Salud y Ambiente
    2023-05-03T20:56:00