• Cotizaciones
    domingo 14 de julio de 2024

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
    $ Al año*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    ¡Hola !

    En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
    $ por 3 meses*
    En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
    * A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

    Una idea peligrosa

    N° 1970 - 24 al 30 de Mayo de 2018

    Hoy en día, muchos uruguayos empezamos a sentir que estamos perdiendo ese “paisito” distinto que tanto orgullo nos generaba, como consecuencia de un gobierno que no logra cumplir con una de sus tareas principales: otorgar seguridad a sus ciudadanos.

    El cambio de autoridades en el Ministerio del Interior que muchos reclaman ya perdió el tren de la utilidad. El problema es otro: es la actitud de todo el Poder Ejecutivo, que nunca mira más allá de la complacencia de su electorado o potenciales votantes. No ejerce la autoridad necesaria para ponerse por delante de la tropa, liderando un plan realista que tenga en cuenta el bien de todos. Prefiere correr de atrás, dejando que el que debería ser guiado sea el guía (no vaya a ser que pierda votos).

    Pues bien, si la decisión del oficialismo es esa, es bueno saber qué es lo que piensa el votante ante la peligrosa situación de inseguridad que se vive hoy. Y si todavía pensamos que nuestros problemas no son graves comparados con otros países de la región, no tenemos más que cruzar el Río de la Plata y escuchar a Patricia Bullrich. La ministra de Seguridad del vecino país defendió los niveles de seguridad de Argentina comparándolos con los de Montevideo, algo impensado una década atrás.

    Es cierto que la ministra argentina usó equivalencias equivocadas, contraponiendo un país con una ciudad, pero el diario El País corrigió el error en un informe publicado en abril a partir de datos del Observatorio de Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior uruguayo y del Ministerio de Seguridad argentino. El saldo es igual de malo para los que estamos de este lado. En materia de homicidios, en 2017 se cometieron 238 en Uruguay, lo que representa una tasa de 8,1 cada 100.000 habitantes. Los últimos datos de Argentina son del 2016: 2.605 asesinatos, lo que arroja una tasa de 6 cada 100.000 habitantes. La cosa empeora cuando se comparan Montevideo y Buenos Aires: la tasa aquí es de 11,7 homicidios cada 100.000, mientras que del otro lado del río es de 6,8. Cerca del doble.

    Si el camino elegido es esperar a saber qué piensa el votante, la encuesta de la empresa Opción Consultores difundida por Búsqueda en su edición anterior nos ayuda a entender cómo se sienten los ciudadanos cuando se ven indefensos y sin el apoyo que sus gobernantes deberían ofrecer. El sondeo se enfoca en una pregunta muy interesante: “¿Usted se encuentra de acuerdo o en desacuerdo respecto a que los militares colaboren con la policía en el combate a la delincuencia?”. El resultado que arroja es que casi tres de cada cuatro entrevistados (74%) están de acuerdo con la participación militar. La posición es mayoría en todos los partidos, con menos margen en la izquierda, aunque llama la atención el alto grado de aprobación (69%) entre los que votarían a José Mujica.

    No es criticable que la gente piense así. Este tipo de clima es el resultado de cierta desesperación de la población cuando empieza a creer que se le acaban las opciones.

    ¡Pero eso es lo más peligroso! Nos vuelve a la memoria aquello de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. No repitamos errores del pasado; los militares tienen su rol constitucional e institucional que de ninguna manera debemos quebrantar.

    Si creemos que no hay opciones, estamos equivocados. Una democracia puede y debe ser fuerte ante aquellos que no la respetan, pero es el gobierno —y no los militares— el que debe ofrecer la seguridad a la población. Estamos hablando de prevenir pero también de reprimir el delito. Y si tanto le asusta al Poder Ejecutivo esa palabrita: ¿está dispuesto a enfrentar las consecuencias de no aplicarla?

    Es como dijo en VTV Noticias el exdiputado Gonzalo Mujica, ahora en el Partido Nacional: “En el marco de la ley, la función represiva del aparato policial debe ser ejercida plenamente”. Por no hacerlo, las consecuencias empiezan a dibujarse con el resultado de la encuesta de Opción. Aun aceptando que nos pueda resultar dolorosa, la realidad nos demuestra que la democracia también debe saber defenderse, sin que eso implique violentar sus instituciones.

    ?? Panorama desolador