¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

El Jardín de Luxemburgo es un oasis verde en pleno París

Con millones de visitas por año este parque —originalmente de María de Médici— y pulmón de la ciudad ofrece actividades gratuitas durante el verano europeo

Una pareja de veteranos lee, sentados cada uno en una de las sillas verdes, con sus piernas estiradas apoyadas en otras dos sillas frente a ellos. Una joven, de unos 18 años, descalza, con sus auriculares puestos, se pone protector solar. Un grupo de adolescentes juntó ocho sillas y armó un círculo. Ubicaron un par de sillas más en el centro que usan de mesa para el pícnic. Seis mujeres con valijas, sombrero y zapatos deportivos conversan en sueco y se detienen a tomarle fotos a la réplica, en tamaño pequeño, de la estatua de la libertad, que está rodeada de árboles y otros turistas. Una señora de sombrero rosado y una bolsa de tela que cuelga de su silla, con lo que parecen ser compras del supermercado, rellena espacios del sudoku en una revista. Dos grupos de cuatro veteranos cada uno juegan a la pétanque (petanca en español), deporte similar a las bochas originario de la Provenza francesa, en las canchas de arena. 

Escenas así son las que se ven en el Jardín de Luxemburgo, el gran pulmón verde de los barrios 5 y 6 de París, de casi 26 hectáreas. Más bajas, más altas, con resposabrazos, con respaldo recto o, las más codiciadas, de respaldo hacia atrás, tipo reposera, todas de color verde, 4.517 sillas hay desperdigadas por este inmenso parque. Cada día reciben a miles de visitantes que eligen su preferida para ubicarla donde quieran. No son las únicas encargadas de abrazar a vecinos y turistas que visitan el espacio verde, las acompañan unos 3.500 bancos largos, ubicados en los caminos de pedregullo. 

<em> Parte del jardín está diseñado a la francesa, caracterizado por la simetría, y otra a la inglesa, con una naturaleza menos domesticada. </em>Parte del jardín está diseñado a la francesa, caracterizado por la simetría, y otra a la inglesa, con una naturaleza menos domesticada. 

El gran jardín alberga un museo, dos fuentes monumentales, restaurantes y cafés, una colmena de abejas, un laberinto de rosas, seis canchas de tenis, un templete donde se celebran conciertos durante el verano (ver recuadro), y una riqueza de flora en plena ciudad que impresiona. Y, como si todo aquello fuera poco, allí se encuentra el palacio donde hoy funciona el Senado francés, encargado de la gestión, vigilancia y conservación del jardín desde 1879. Abierto todos los días, de 7:30 a 17:30 en invierno y hasta las 21:30 en los meses de calor, el parque llegó a recibir más de 6 millones de visitantes el año pasado, alcanzando el récord máximo en su historia.  

<em> En el jardín se encuentra el palacio donde hoy funciona el Senado francés, encargado de la gestión, vigilancia y conservación de este parque desde 1879.</em>En el jardín se encuentra el palacio donde hoy funciona el Senado francés, encargado de la gestión, vigilancia y conservación de este parque desde 1879.

Casa de reina. Diecinueve años antes de ser exiliada por su propio hijo, María de Médici compró al duque François de Luxemburgo el palacio del Luxemburgo para reformarlo e instalarse allí después del asesinato de su esposo, el rey Enrique IV (1553-1610), dejando atrás su antiguo hogar, el palacio del Louvre, hoy convertido en el famoso museo. El edificio fue la casa de la regenta del reino durante siete años. Construido entre 1612 y 1627 al estilo barroco, la renovación debía ser, según las órdenes de su propietaria, inspirada en Florencia, su ciudad natal. El jardín, en ese entonces más pequeño que el actual, fue diseñado por el francés Jacques Boyceau. 

Después de que Médici fuera obligada a dejar Francia y de su muerte en 1642, el palacio y jardín cambiaron de dueños numerosas veces y experimentaron incontables transformaciones. Uno de los cambios fundamentales lo hizo —a raíz de los planes de renovación de París— el barón Haussmann entre 1852 y 1870, que le imprimió su trazado actual. 

<em> María de Médici adquirió el palacio del Luxemburgo para remodelarlo e instalarse a vivir allí luego del asesinato de su esposo, el rey Enrique IV. </em>María de Médici adquirió el palacio del Luxemburgo para remodelarlo e instalarse a vivir allí luego del asesinato de su esposo, el rey Enrique IV. 

Oasis de la jardinería. Más de 3.000 árboles habitan estos jardines, de los cuales casi 1.000 se plantaron antes del siglo XX. Unos 5.000 m² de su terreno está cubierto de flores, la huerta tiene más de 500 variedades de perales y manzanos, y son más de 400 las especies de orquídeas que hay en su invernadero. Una parte del jardín está diseñada a la francesa, y se caracteriza por la simetría y el principio de imponer orden en la naturaleza, ubicada frente al palacio. La otra, a la inglesa, presenta caminos irregulares, vegetación aparentemente no domesticada, dando una impresión más natural, y estatuas entre los arbustos; zona que se encuentra sobre las calles Rue Guynemer y Rue Auguste-Comte. Tres líneas de césped e hileras de grandes árboles de copas cuadradas reciben a los visitantes que se quieren sentar en el pasto, único sector en todo el jardín donde se permite pisar el verde.

<em> Durante los meses de verano, el jardín abre sus puertas a todo el público de 7:30 a 21:30hrs. </em>Durante los meses de verano, el jardín abre sus puertas a todo el público de 7:30 a 21:30hrs. 

Se respira arte. De toda Europa llegaban visitantes a París especialmente para admirar El Ciclo de Rubens (1625), serie de 24 obras pictóricas sobre la vida de María de Médici, expuestas en el Museo de Luxemburgo, que en 1750 se convirtió en el primer museo de arte antiguo abierto al público. Expuso obras de los más grandes exponentes, como La Virgen del Conejo de Tiziano, La Sagrada Familia de Da Vinci y un centenar de otras más. Todas estas, incluida la serie de Rubens, se encuentran hoy en el Louvre. 

El Museo de Luxemburgo se dedicó exclusivamente a artistas vivos desde 1818 hasta 1937, siendo también pionero en tomar esta línea, y hoy se encarga de presentar dos exposiciones al año. Hasta el 16 de julio se puede visitar la exhibición León Monet, hermano del artista y coleccionista, que invita a conocer la colección de obras (también algunas de su hermano Claude, otras de Pisarro y Renoir) del químico especializado en la producción de colores para telas y pintura, y el papel que jugó en la carrera de su famoso hermano pintor. A partir del 13 de setiembre Gertrude Stein y Pablo Picasso, la invención del lenguaje tomará las paredes del museo, que presentará la historia —y sus efectos en la obra artística— de la amistad que tuvieron estos dos iconos del siglo XX, luego de migrar a la bohemia parisina a principios del 1900.

Las entradas al museo cuestan 12 euros en adelante y están disponibles en museeduluxembourg.fr 

<em>Entre árboles y arbustos se encuentran estatuas y monumentos, siendo la Fuente de los Médici uno de los más emblemáticos.</em>Entre árboles y arbustos se encuentran estatuas y monumentos, siendo la Fuente de los Médici uno de los más emblemáticos.
<em>Fuente de los Médici.</em>Fuente de los Médici.

-

Música en el jardín

Durante todo julio y agosto, el Jardín de Luxemburgo ofrece una extensa grilla de conciertos gratuitos. Casi todos los días de la semana se podrá disfrutar de bandas de jazz, rock, música clásica, pop, tango, un homenaje a Edith Piaf y a la banda sonora de varias películas reconocidas.

La programación completa se puede ver en jardin.senat.fr/programme-kiosque.html