Oficialismo zanjó crisis interna pero inquietó a AFAP privadas y a un gobierno extranjero

3min 3
Nº1948 - al de Diciembre de 2017
Foto: Ricardo Antúnez / AdhocFotos

Si bien el acuerdo político para rever el proyecto de ley que contempla la situación jubilatoria de los llamados “cincuentones” le permitió al oficialismo descomprimir una crisis interna, la salida causó preocupación entre las AFAP privadas y una reacción diplomática del gobierno de Colombia, de donde proviene el grupo empresarial propietario de una de ellas.

El arreglo alcanzado entre sectores del Frente Amplio prevé fijar un tope —hasta 50% de la más barata, hoy la de la estatal República— a las comisiones cobradas por las administradoras de fondos previsionales (AFAP) a sus afiliados. También hace 35% menos oneroso para el fisco el reconocimiento de aportes a los “cincuentones” que entraron obligados al régimen de AFAP tras la reforma de 1996, respecto a lo que hubiera costado con el proyecto original. La preocupación por el impacto fiscal de la iniciativa había llevado al ministro de Economía, Danilo Astori, a considerar su renuncia al cargo.

Para la Asociación Nacional de Administradoras de Ahorro Previsional —que representa a las tres privadas—, el tope a la comisión “no fue una noticia positiva” y las empresas “quedaron dañadas”, dijo a Búsqueda su presidente, Sebastián Peaguda. Tendrán que ir a una “gestión en línea que permita dar un servicio diferencial con menos costos y escalas más chicas” que la AFAP estatal, evaluó.

“A ningún inversor extranjero los cambios en las reglas le son ajenos. Pero se prevé, y más con la institucionalidad uruguaya, que las modificaciones se hagan con técnicos y abriendo la discusión. Sorprende cuando se apresuran cambios estructurales por diferencias políticas”, comentó el ejecutivo, gerente de la AFAP Sura.

Las administradoras privadas son de capitales extranjeros: Sura es del grupo colombiano del mismo nombre; UniónCapital pertenece a Itaú de Brasil e Integración tiene al Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Venezuela como accionista principal.

Peaguda cuestionó además que la vara para las comisiones sea solo un tope y no se establezca un nivel mínimo, un indicador de participación de mercado o de rentabilidad. No incluir esas variables plantea “un riesgo” de que la tendencia sea a “estatizar” el sistema, dejando solo a República, advirtió.

La AFAP estatal es la que tiene la mayor participación en un sector que involucra a 1,3 millones de afiliados y ahorros previsionales por más de US$ 15.000 millones en la actualidad.

Peaguda reclamó un “modelo claro de hacia dónde se va a dirigir” la seguridad social en Uruguay ante la existencia de “dos visiones tan distantes en el gobierno”.

El cambio anunciado preocupó al gobierno colombiano, que inició contactos diplomáticos con autoridades uruguayas, confirmó a Búsqueda una fuente oficial. Se entiende que hay una modificación en las “reglas de juego” que perjudica el negocio de Sura.

“Se sabía”.

Desde República AFAP hacen una evaluación positiva del tope a las comisiones de administración y dicen que “se sabía que en algún momento” habría una modificación de este tipo, según consultas realizadas por Búsqueda

Tras el acuerdo político alcanzado el martes 12, tanto Astori como el ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, aseguraron esta semana que las comisiones cobrados por las AFAP privadas son demasiado altas. La mayor es la de Integración (1,99%, por única vez, del aporte previsional).

La salida política es vista con cautela en ámbitos técnicos del gobierno. Un jerarca reconoció a Búsqueda que el tope a las comisiones “preocupa” por las potenciales repercusiones en el mercado de AFAP. “Nunca es buena la fijación de un precio”, dijo, y admitió que la medida puede afectar de manera significativa las ganancias de las administradoras previsionales.

Sobre el proyecto para los “cincuentones”, el jefe de la misión del Fondo Monetario Internacional que el jueves 7 culminó su visita a Uruguay, Jan Kees Martijn, dijo a Búsqueda que en 1996 se “estableció un sistema sostenible de pensiones de dos pilares” que “ha servido bien al país”. Pero “en los años transcurridos los desarrollos económicos y varios ajustes sucesivos al pilar de beneficios definidos han elevado la responsabilidad fiscal implícita derivada de futuros déficits en el sistema de pensiones. Nuestro consejo es tratar de limitar estos costos adicionales y cubrirlos tan pronto como sea posible a través de reformas paramétricas, a fin de asegurar la sostenibilidad financiera del sistema. Si la resolución de la cuestión de los ‘cincuentones’ conduce a mayores aumentos en los futuros déficits de las pensiones, dichos costos adicionales también deberían estar cubiertos por dichas reformas paramétricas”. 

Regístrate sin costo, recibe notas de regalo.