¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, tu plan tendrá un precio promocional:
$ Al año*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

¡Hola !

En Búsqueda y Galería nos estamos renovando. Para mejorar tu experiencia te pedimos que actualices tus datos. Una vez que completes los datos, por los próximos tres meses tu plan tendrá un precio promocional:
$ por 3 meses*
En caso de que tengas dudas o consultas podés escribir a [email protected] o contactarte por WhatsApp acá
* A partir del cuarto mes por al mes. Podés cancelar el plan en el momento que lo desees

La deuda de Montevideo: pequeñas calles llevan nombre de grandes mujeres

A cinco años de la nueva normativa de nomenclatura, solo el 7% del total de vías con nombre de personas llevan uno femenino

Hasta entonces, de las 5.700 calles existentes en la ciudad, solo 142 tenían nombre femenino, lo que equivalía al 2,5%. En tanto, entre las designadas con nombres de personas, el 93% distinguía a varones y solamente el 7% a mujeres. Fue con el objetivo de reducir esta brecha y de visibilizar a las mujeres destacadas de la historia que el Departamento de Desarrollo Urbano y la Asesoría de Igualdad de Género de la IM trabajaron para concretar la nueva normativa. Hoy, cinco años después, la realidad no ha variado demasiado.

Según datos aportados a Galería por la edila Mara Paracampo, presidenta de la Comisión de Género y Equidad de la Junta Departamental, a finales de 2023 las calles con nombre de mujer ascendían a 158, manteniéndose el porcentaje del 7% en relación con la cantidad de calles con nombres de personas. A su vez, según el proyecto A tu Nombre de Data Uruguay, que trabaja en conjunto con la IM, mientras que en 2019 existían 32 espacios públicos designados con nombre de mujer, hoy estos ascienden a 42.

Paracampo explicó que la poca diferencia entre los números de 2019 y los actuales se debe a que cada designación sigue un proceso compuesto por diferentes actores y etapas. Remarcó, además, que “el tiempo de pandemia enlenteció todo”. No obstante, aseguró que desde la Comisión de Género y Equidad se viene trabajando y proponiendo nombres, que se están aprobando. “Pronto ese porcentaje va a cambiar. Sabemos que vamos a tener mujeres con calle”, advirtió.

María Emilia Pérez Santarcieri, presidenta de la Comisión Especial de Nomenclatura de la IM, coincidió con Paracampo en que el proceso de designación es largo y no colabora en este sentido. No obstante, señaló también que muchas veces hay “mala voluntad”. “Sale de nosotros, va al intendente, del intendente va al comunal, del comunal vuelve al intendente. De ahí, va a la Junta Departamental. En ese camino, muchas veces el expediente se mete en el cajón”, afirmó. Para ejemplificar, mencionó, entre otros, el caso de María Esther Abelenda Pons de Mendizábal, fundadora de El Tinglado. “Aún no salió. Desde 2014 está en un comunal”.

El proceso de designación de las calles comienza en la Comisión Especial de Nomenclatura de la IM, que tiene la función de asesorar al intendente. A ella llegan los expedientes con las propuestas, allí se analizan y si se las considera pertinentes, pasan al intendente. Este los envía al municipio correspondiente, que luego de aprobarlo, lo devuelve al intendente. Recién ahí, la propuesta se envía a la Junta Departamental para su aprobación final, que a su vez tiene su Comisión de Nomenclatura, que muchas veces colige con la comisión de la IM.

Reflejo de la sociedad. Al analizar la nomenclatura de Montevideo, hay otros datos que llaman la atención. Según la información presentada por A tu Nombre en marzo de 2024, al igual que en 2019, Montevideo continúa teniendo más vías con nombres de espacios geográficos (690), de naturaleza (377) y de hechos históricos (351), que de mujeres (158). La categoría hombres es la que se lleva el mayor número de calles (2.126), seguida por la categoría descriptiva (1.634), que refiere a aquellas que no tienen nombres específicos, por ejemplo, Pasaje Peatonal.

El estudio también señala que Montevideo se encuentra entre las ciudades con menor porcentaje de calles con nombre de mujer, pero advierte que este no es un problema exclusivo de la capital uruguaya, sino que se observa en diversas ciudades alrededor del mundo. Mientras que en Montevideo el 6,9% de las calles con nombre de personas son de mujeres, en Milán la cifra apenas llega al 3,2%, en Praga a 4,3% y en Buenos Aires a 6,1%. En tanto, dentro del análisis, la ciudad con mayor porcentaje de calles con nombres de mujer es La Habana, con un 37,8%, seguida por Madrid (18,7%), Berlín (12,51%), París (8,6%) y Lima (8,5%).

Para Pérez Santarcieri, el hecho de que las mujeres aparezcan poco en la nomenclatura de Montevideo se debe a que la ciudad “es un reflejo de la sociedad”. “Las mujeres antes no pesaban en la sociedad, entonces cuando mirás la nomenclatura hasta mediados del siglo XX, solo aparecen 15 nombres de mujeres”, de los cuales muchos de ellos responden a personajes de la literatura, como Fedra, Dulcinea y Blanca del Tabaré. Según señaló, una de las primeras mujeres que tuvo el honor de bautizar con su nombre una calle fue Dolores Pereira de Rossell, una aristócrata y filántropa uruguaya, que junto con su marido Alejo crearon el Hospital Pereira Rossell­ y donaron el predio del zoológico Villa Dolores. En la primera mitad del siglo XX también se les asignó calle a las poetisas Delmira Agustini y Alfonsina Storni y a la científica Madame Curie.

La Comisión Especial de Nomenclatura se creó en 1952. Pérez Santarcieri, que forma parte de ella desde 1991, afirmó que desde su ingreso trabaja para que las mujeres sean visibilizadas en la nomenclatura. “Nosotros no precisábamos que nadie nos moviera, es lo que la razón nos decía. Así empezaron a ingresar nombres de mujeres destacadas, algunas nada conocidas, pero importantes, como Dolores Candales, la primera mujer que grabó un tango”, afirmó. Por esta razón, a su entender, la normativa de 2019 “no era necesaria”. “Está equivocada. Hay que ir dejando que las mujeres ganen en la sociedad, para irlas integrando en la nomenclatura. No hay que poner un número”, aseguró. 

Nomenclatura igualitaria. Sin embargo, fuentes de la IM manifestaron a Galería que el origen de dicha normativa fue el proyecto Mujeres con Calle, que se implementó en 2018, en el marco del Tercer Plan de Igualdad de Género de la comuna. “La campaña surgió en 2018 a raíz de que menos de 150 calles de un total de 5.700 llevaban nombre de mujeres”, se indicó. El objetivo era la nomenclatura igualitaria, incluyendo a más mujeres para que “formaran parte de la memoria e identidad de la ciudad”. Mujeres con Calle invitó a los habitantes de Montevideo a hacer llegar nombres de mujeres para designar calles o espacios públicos. El proyecto recibió en aquel entonces 210 propuestas. Paralelo a esto, se promovió la aprobación de una normativa que a la hora de designar calles con nombres de personas se fijara una proporción entre mujeres y hombres, a fin de reducir la brecha existente.

Para Pérez Santarcieri, esta iniciativa terminó entorpeciendo el proceso de designación porque se presentaron nombres que ya estaban y aparecían otros “estrafalarios”, como Cleopatra y Marilyn Monroe, que “nada tienen que ver con Montevideo”. “Nosotros venimos trabajando con la mirada bien alerta. Estamos haciendo una labor de rescatar nombres verdaderamente importantes. Por ejemplo, hemos dado calle a las primeras mujeres profesionales de cada profesión, que se recibieron por los años 20, y que nadie se acordaba de ellas. Entendemos, entonces, que el barullo entorpece”. Advirtió también que el hecho de tener que cumplir con la proporción dada por la normativa no permite dar lugar a algunos hombres que han tenido una actuación destacada en la sociedad. Al respecto, recordó el caso de Nicolás Revello, un esgrimista, el primer uruguayo que ganó un campeonato mundial en 1908.

Más allá de esto, los datos de A tu Nombre también dan cuenta de que las calles que honran a las mujeres tienen en promedio el 42% de la extensión de las de hombres. En tanto, la extensión total de las calles con nombre de mujer es apenas el 3% de las que llevan nombre de hombre.

La discusión está dada y todo hace pensar que perdurará por años. Lejos de la postura de Pérez Santarcieri, en la IM se ha incorporado el concepto de urbanismo con perspectiva de igualdad de género como marco político para sus acciones. “Entendiendo que las desigualdades entre hombres y mujeres producen usos y apropiaciones diferenciales de la ciudad, nuestro Departamento de Desarrollo Urbano tiene el compromiso de trabajar para que el derecho a la ciudad sea ejercido por todas y todos”, indicaron a Galería.